Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí (enlace a página de cookies).

Aceptar Cookies
6058 recetas de cocina   |   15862 noticias de gastronomia   |   443 autores   |   21 empresas



Quien Se Pica, Ajos Come


share by WhatsApp

Si lo que os pica es la curiosidad de conocer un poquito más el ajo y sus propiedades medicinales, sigue leyendo.

El ajo, es una hortaliza cuyo bulbo se emplea comúnmente en la cocina mediterránea. Tiene un sabor fuerte y ligeramente picante (sobre todo cuando está crudo). Debido a ello se emplea en la cocina como un saborizante natural porque posee un aroma y un sabor característico.  Es mucho más habitual consumir el bulbo y  puede ser añadido en el plato de muchas maneras: a modo de ajo deshidratado, verdes (ajetes), en encurtidos...

Algunos de los platos en donde el ajo es el ingrediente estrella y principal son el ajoblanco, el ajo cabañil, el ajo caliente, el ajo pringue... o en platos más comunes como puede ser un buen gazpacho andaluz, un salmorejo, un pollo al ajillo o incluso en salsas tales como el alioli.

El ajo desde la antiguedad es usado como remedio medicinal de muchas dolencias. Por ejemplo durante el imperio Bizantino, el ajo se utilizaba para tratar úlceras, dolor de oídos y neutralizar algunos venenos.

Es una medicina naturista que tiene una amplia utilización farmacológica aún en la actualidad, siendo eficaz como antibiótico combatiendo hongos, bacterias y virus. Reduce la presión arterial y el colesteros, incrementa el nivel de insulina en el cuerpo y controla los daños causados por la arterioesclerosis y el reumatismo. También se relaciona con la prevención de ciertos tipos de cáncer, complicaciones de las diabetes y en la reversión del estrés y la depresión.

Según el efecto que se esté buscando, ha de ser consumido de diferente manera porque en cada una de ellas produce diferentes sustancias . Por ejemplo, si se ingiere crudo se produce la combinación de la alinasa lo que produce una sustancia denominada alicina. En cambio si cocinamos el ajo, esta sustancia se pierde produciendo compuestos diferentes como la adenosina y el ajoeno que poseen cualidades anticoagulantes y que reducen el nivel del colesterol.


  0 COMENTARIOS








AFUEGOLENTO EMPLEO


AUTOR DESTACADO

   

Alan Coxon

mirar hacia atrás para seguir hacia adelante

1 receta publicada

Ver blog del autor









SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE






Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2020. 24 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS