6740 recetas de cocina   |   16259 noticias de gastronomia   |   565 autores   |   21 empresas



Olor, Gusto, Sabor Y Umami


share by WhatsApp

Pablote



Todos nos hemos visto asaltados alguna vez por el olor que emanaba de un horno de pan, una barbacoa o el que emanaba de los pucheros de la abuela y en todas estas ocasiones cerrar los párpados, inspirar más fuerte y el ummmmmmm han sido respuestas casi automáticas. En esta ocasión el artículo será breve y científico, con el objetivo de homenajear y recordar el olfato, de corregir algunas falsas ideas acerca del sabor de los alimentos y compartir alguna curiosidad curiosa.

Al olfato (olor) y el gusto (degustación) se les da el nombre de sentidos químicos porque su función es inspeccionar el contenido químico del ambiente. El olor es la respuesta del sistema olfativo a las sustancias químicas transportadas en el aire que son atraídas por inhalación hacia los receptores de las fosas nasales, y el gusto es la respuesta del sistema gustativo a las sustancias químicas en solución en la cavidad bucal. Al comer, el olfato y el gusto actúan conjuntamente. Las moléculas de comida excitan tanto los receptores del gusto como los del olfato y producen una impresión sensorial integrada a la que llamamos sabor. A menudo se infravalora la contribución del olfato al sabor, pero no caeremos en este error si recordamos que quiénes carecen de olfato tienen dificultad para distinguir el sabor de la manzana del de la cebolla. De hecho, un buen cocinero prepara sus platos mimando su olor, sabiendo que esta cualidad es capaz de embaucar al comensal más exigente y favorecer que su opinión acerca de la cocina degustada sea excelente.

Es también importante saber que el olfato es un sentido íntimamente ligado al sistema emocional, sistema que influye enormemente en nuestra memoria y en esos recuerdos que para bien o para mal nos harán tomar decisiones futuras y convivirán largo tiempo con nosotros.

Para acabar con la curiosidad prometida decir que en un principio se pensaba que existen cuatro sabores primarios-dulce, ácido, amargo y salado- y cuatro clases de receptores gustativos, uno para cada sabor. Se asumía que la percepción de cada sabor era el resultado del grado de actividad relativo producido en estos cuatro tipo de receptores. Actualmente está claro que al menos existen cinco sabores primarios: el umami (sustancioso o sabroso) es el quinto.

Y espero que la próxima vez que tengáis un plato entre manos recordéis todo lo expuesto: inspirar, degustar y ¡atentos al umami!

Pablote
www.dgusto.es


  0 COMENTARIOS




SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE





AFUEGOLENTO EMPLEO

AUTOR DESTACADO

   

Bernd Horst Knöller

él personalmente todos los días a hacer la compra para el restaurante y a la subasta de la Lonja de pescadores para encontrar los mejores ejemplares.

3 recetas publicadas

Ver blog del autor














Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2022. 27 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS