Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí (enlace a página de cookies).

Aceptar Cookies
6057 recetas de cocina   |   15861 noticias de gastronomia   |   443 autores   |   21 empresas



Mens Sana In Corpore Sano


share by WhatsApp

Los nutrientes que necesitamos para fortalecer la memoria.

Ya lo decían en la Antigua Roma: hay que cuidar el cuerpo para tener una mente sana; y, ¿qué mejor manera de mantener el talle que con una buena alimentación? La composición de los alimentos que tomamos influye de manera sustancial en el cerebro, ya que existen nutrientes que permiten que la memoria y el intelecto se desarrollen de una manera propicia. 
 
La tirosina, por ejemplo, es una sustancia que permite la creación de neurotransmisores, que hacen que la información llegue de manera adecuada al cerebro, además de favorecer la creación de adrenalina y dopamina, importantísimas para el estado de ánimo. Los lácteos, los huevos, los espárragos, las espinacas o las almendras son alimentos ricos en este aminoácido. 
 
Los mariscos, la leche y sus derivados, la levadura de cerveza y los pescados, así como muchas legumbres y verduras, son ricos en colina, un miembro de la vitamina B que ayuda a que las grasas no se depositen entorno al hígado, además de formar parte indispensable del neurotransmisor más importante (la acetilcolina), que permite la llega de los impulsos nerviosos a los músculos. De esta manera, el cuerpo responde de manera correcta tal y como el cerebro le ha dado instrucciones. 
 
Por otro lado, el ácido glutámico es el estimulante más común en el sistema nervioso. Este elemento produce la energía necesaria para el correcto uncionamiento del cerebro, ayuda a la cicatrización de úlceras y evita la demencia senil y la falta de concentración, entre otras cosas. Podemos encontrar esta sustancia en alimentos como las aves de corral, el sésamo, los huevos y el bacalao. 
 
Además, ciertos minerales como el potasio y el magnesio, presentes en el plátano y el aguacate o las espinacas y los frutos secos respectivamente, ayudan a las funciones renales, el sistema nervioso y el corazón, además de favorecer la capacidad de aprendizaje. 
 
Asimismo, podemos encontrar otros muchos alimentos muy beneficiosos para el organismo: el aceite de oliva ayuda a la creación de membranas celulares; los frutos secos y el cacao son ricos en grasas esenciales, calcio, hierro y fósforo; y la miel, llena de glucosa, permite controlar estados de ansiedad. 

  0 COMENTARIOS








AFUEGOLENTO EMPLEO


AUTOR DESTACADO

   

Alan Coxon

mirar hacia atrás para seguir hacia adelante

1 receta publicada

Ver blog del autor









SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE






Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2020. 24 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS