6727 recetas de cocina   |   16245 noticias de gastronomia   |   565 autores   |   21 empresas



La Trufa Blanca de Alba a 30.000$



share by WhatsApp

Matteo Gaffoglio
Comunicador y experto en gastronomía

Presentación de trufas en Grinzane

No será solamente una subasta, sino un evento para vivirlo como un gran espectáculo, un especial e insólito défilé de importantes personajes de la hostelería mundial que, por un día, dejarán sus cocinas para homenajear a la trufa y a su tierra, estas fueron las palabras pronunciadas por Bruno Ceretto en el 1999, un experto y gran productor de los mejores vinos de la zona de Alba de la cual es también asesor comunal, cuando tuvo la brillante idea de celebrar un mito de la gastronomía, promoviendo una subasta con fines benéficos centrada en el más caro de los productos de terruño que exista al mundo: la Trufa Blanca del Piamonte, donde Alba destaca por su producción y por la mejor calidad, y que es también la capital histórica de la trufa. El acontecimiento tuvo inmediatamente un gran éxito ya desde la primera edición, por las sumas recogidas y, cosa también muy importante, por conseguir atraer a la subasta a muchos profesionales y personajes famosos, verdaderos embajadores de este precioso producto que es el Tuber magnatum Pico, único por su calidad. La sede de la subasta es el histórico Castillo (es también Enoteca Regional) que fue del estadista Conde Camillo Benso di Cavour, ubicado sobre un cerro de la pequeña aldea de Grinzane, a 5 Km de Alba, la capital de la gastronomía piamontesa.

En el año 2000, en la segunda edición, la sede de Grinzane fue conectada vía satélite con la Fuji Television de Tokio, y por primera vez fue posible transmitir en tiempo real una subasta virtual con el Japón. En la sede, un cocinero japonés actuando de traductor e intermediario de excepción entre las trufas y unos centenares de sus compatriotas reunidos en los estudios de la televisión nipona, donde las trufas las veían engrandecidas en la pantalla sin poder olfatearlas y sin poder comprender cuál era el tamaño real de las pepitas. No obstante los muchos esfuerzos por convencerlos para participar y pujar, lograron vender una quincena de pepitas, aunque de tamaño pequeño. Fue el primer éxito por satélite, y, siendo un medio muy eficaz, sobre todo por coordinar las sedes operantes en tiempo real, desde entonces la subasta siguió en adelante siempre con mayor resonancia. Vinieron después en las siguientes ediciones, 2001 y 2002, las conexiones con Alemania (Munich) y los EEUU (Los Ángeles y New York) donde destacaron las pujas más altas entre los profesionales como Piero Selvaggio del Valentino, y Wolfgang Puck del Spago Chian, los dos desde sus restaurantes de Los Ángeles, pero hubo también una puja todavía más alta (34.000$) por una estupenda pepita, la campeona de 800g, hecha por una mozuela de diecisiete años, Ariel Pick con su hermanita Sasha, hijas de un magnate productor televisivo de Hollywood (en ese periodo él iba a estrenar un restaurante de lujo, el Bastide, el más trendy para los Vips de la costa californiana).

?La subasta de la trufa es un escaparate internacional que lleva el nombre de Alba y del territorio regional por todo el globo -así relacionó el senador Tommaso Zanoletti, presidente de la subasta y de la enoteca- ya que la trufa, al ser un producto carísimo es noticia por la atención que despierta en todo el mundo. Desdichadamente este año, más que haber tenido pocas lluvias ha sido la falta de la alternancia entre la lluvia y el calor, lo que ha provocado que haya habido poca producción de trufa, aunque la calidad es muy buena?.

Entre los personajes nuevos amantes de la trufa, como también algunos profesionales, que este año vinieron a descubrirla (y comprarla), se destaca el francés Gerard Depardieu, ahora ya no sólo actor, sino también hostelero (otro artista entregado a la restauración...) por haber abierto un restaurante de clase en París, llegó nada menos que en su avioneta al aeropuerto de Levaldigi de Cúneo (35 Km de Alba) para abastecerse con productos de terruño y una buena provisión de trufa blanca; es más, vivir de protagonista la emocionante y única experiencia de buscador de trufas con perros, acompañado con expertos y de escondida muy temprano en la madrugada.

Entre las ricas iniciativas y los importantes acontecimientos del Ente Feria nacional de la Trufa blanca de Alba, llegada a su 73ª edición, se han destacado con mucho éxito de participantes en los distintos cursos: ?Búsqueda de la Trufa?; análisis sensorial: ?La virtud de tener largas Narices?; ?Trufa, emoción de los sentidos?; ?Cocinar con Trufas?, etc., todos dirigidos especialmente a los jóvenes para que se acerquen al mundo rural que es también de gran interés gastronómico. Según como había sido anunciado, la búsqueda de trufas en el parque Saint James del Buckingham Palace de Londres, desveló que no hay trufas, pero ya que los perros estaban allí, se propuso de simular una búsqueda con unas trufas que los perros supieron detectar sin muchas dificultades, recibieron muchos aplausos por parte de la muchedumbre que estaba de paseo por el parque.

La subasta empezó con los lotes pequeños. Debido a la escasez, las pepitas eran solamente veintiuna, determinadas también en base de la recogida de los productos, fueron distribuidas siete por cada sede de subasta, es decir: el restaurante ?Valentino? de Piero Selvaggio de Las Vegas, la ciudad que va ser la futura capital mundial de la enogastronomía; el restaurante ?Daniel? del joven hostelero francés Daniel Boulud, actualmente el más famoso de New York; y el Castillo de Grinzane-Alba. Piero Selvaggio eligió como subastador el famoso Robin Leach de la Fox News, un mito ya desde los Años Ochenta, mientras el subastador de New York, Daniel Boulud eligió a Mario Bátali, un divo televisivo del programa Food Channel y titular del restaurante Babbo. A las ocho de la tarde el satélite puntualmente entró en función, cuando a Las Vegas eran las once y a New York eran las dos de la tarde.
Por ser la más lejana, Las Vegas empezó la primera, pero antes quiso hacer una presentación del Valentino, el cual está ubicado en un inmenso conjunto hotelero con casas de juegos, el ?Venetian?, con cinco mil habitaciones, todas ocupadas por el evento de la subasta, es en suma una pequeña Venecia reconstruida fielmente en los mínimos detalles.
Los lotes venían pujados en turno convenido en las tres distintas sedes, desde las cuales era posible intervenir pujando con ofertas más altas con intercambios verdaderamente de vértigo. Como en efecto fue ya con el primer lote de Las Vegas ¿Y cómo?, presentando una pepita de 150g adornada nada menos con una pulsera de ?Pure white Diamond? del valor de 75.000$ (la pulsera de diamantes no estaba en venta), elegantemente presentada por dos soubrettes prestadas por el teatro-varieté del conjunto. Este lote con pujas de 1.000$ alcanzó los 7.000$ y se quedó en la ciudad de los juegos, otras trufas pues salieron también adornadas con joyas de gran valor.

Trufa y pulsera de diamantes en Las Vegas

El espectáculo de la subasta se desarrolló inmediatamente con intercambios de pujas, casi todas conducidas por los magnates de Las Vegas, eran siempre ellos quienes decidían la última puja de los lotes. Desde la sede central de la subasta, Grinzane, la nueva organización de esta edición, la GoWine, ya muy conocida por sus exitosos eventos en promover los vinos y sus aficionados en el mundo, puso de respaldo al conductor y subastador, Davide Paolini, el showman Piero Chiambretti, figura muy apreciada por su sentido del humor y sus gags -partes cómicas- pero él no hizo más que retrasar el desarrollo del evento, porque aunque sí animó a los acomodados espectadores, frente a los magnates de la ciudad de los juegos, poco podía hacer, cuando en Grinzane y New York ya estaban en un determinado nivel de pujas ellos, impertérritos, continuaban con el ímpetu inagotable de Robin Leach, pujando por su cuenta y siempre más alto, de modo que hicieron su agosto comprando casi todas las trufas. A las diez menos veinte quedaba todavía media docena de pepitas con la más grande, entonces el subastador Paolini anticipó el lote más gordo, el de 500g (descubierto bajo un tilo por el perro Black en la zona del Roero). Fueron los quince minutos más largos de toda la subasta. En un vaivén de apuestas que cortaba el aliento, al principio con pujas de 500, después de 1.000$, llegaron a la fabulosa suma de 30.000$, que fue adjudicado a un veterano de la subasta que había permanecido en silencio en la mansión de Grinzane, y que no podía ser otro que el célebre cocinero hostelero Wolfang Puck!, que utiliza la técnica de presentarse y pujar en los últimos minutos, derrotando a todos, ¡también a los magnates de Las Vegas!

Trufa presentada por las soubrettes en Las Vegas.

Entre las trufas de Grinzane quedaba todavía una que merecía una buena puesta, una pepita de 400g que fue zarandeada entre los presentes en los cinco minutos que quedaba de conexión, como las pujas llegaron a 8.500$ de golpe el satélite desapareció interrumpiendo la subasta; en ese momento estaba pujando el capitán de la Juventus (el equipo de fútbol de Turín), Alex Del Piero, dichoso él porque se quedó con una trufa de mucho más valor, que por su buena suerte los de Las Vegas no se dieron cuenta, porque la conexión ya se había interrumpido. No obstante la escasez de trufas fueron recogidos 109.000$, limpios de gastox e impuestos, que fueron devueltos para la búsqueda contra el cáncer del Instituto de Candiolo, en las afueras de Turín.

Terminada la subasta alguien se preguntaba por la ausencia del perro Gunther IV que había estado presente en todas las ediciones y que, por primera vez, desertó de la subasta. De pronto vino la respuesta, el dichoso perro heredero de una dama aristocrática alemana no participó porque su tutor, Maurizio Vial, siendo ya presidente del equipo de fútbol del Pisa, le propuso comprar el equipo..., así que ahora Don Gunther como dueño del equipo, va de espectador privilegiado a los partidos, a chupar banquillos Vip, y como forofo aplaudir ladrando al equipo de su corazón...

Wolfgang Puck embajador de la trufa blanca

Pero veamos un poco más cerca el personaje Wolfgang Puck, que se ha convertido en un fenómeno mundial entre los profesionales. Ya han pasado veinte años desde que con su esposa abrieron en 1982, en el famoso Sunset Boulevard de Los Ángeles, el restaurante "Spago" que revolucionó la cocina de la ciudad estadounidense y creó escándalos en los ambientes culinarios del tiempo. Vio hecho realidad su deseo de abrir un restaurante de estilo informal, con la cocina vista, una ambientación relajante, sillas para pic-nic, un menú con platos ordinarios de pasta y pizza, casi para desmitificar la gran cocina profesional; llegando a modificar la costumbre del comer americano. De este modo creó, según él, la "California cuisine" una expresión de la cultura y productos locales.

Hijo de un minero austriaco, empezó la carrera de cocinero muy joven, trabajando en Dijon (Francia), después en el Hotel de París de Mónaco, y en el Maxim de París. En 1973 llega a Nueva York y, un año después, en Los Ángeles, realiza su sueño: terminar con la haute cuisine francesa y abrir un "local-pizzería". Una idea que en los años siguientes se convirtió en un proyecto mucho más complejo: es decir, un tipo de restauración que todavía no existía.

Hoy Puck posee 4 restaurantes de nivel en Los Ángeles junto a la famosa Brasserie Vert en Hollywood; cuatro sedes del restaurante Spago junto a la sede histórica de Los Ángeles (Beverly Hills, Chicago, Palo Alto, y Hawaii); dos "Chinois", híbrido del Chinese-French, uno en Las Vegas y otro en Santa Mónica; también el "Postrío" en San Francisco y Las Vegas; otro en Las Vegas la "Trattoria della Lupa". Sin olvidar el "Wolfgang Puck Bar & Grill" abierto hace pocos meses en Tokio, y los 18 "Wolfgang Puck Cafés & Grand Cafés derramados en los EEUU y Japón.

Recordamos todavía las 25 sedes de los "Wolfgang Puck Express". Y para terminar la cuenta... añadimos las entradas que Puck recibe con la venta de libros de cocina, programas Tv, publicidad en la venta de productos congelados, pizzas, sopas, en los supermarkets de todos los EEUU. En fin, un impero culinario vastísimo que comprende restaurantes, casas editoriales, y programas televisivos, todo desarrollado en el espacio de dos décadas, y nacido (si parece poco...) de una gran ambición y talento de pionero infatigable, con una cocina de las más simple, hecha de platos ordinarios como "pasta y pizza"...

Entre las novedades de este año, la Organización de la subasta, de acuerdo con la Región Piamonte y la Ciudad de Alba, ha decidido otorgar cada año el título de Embajador de la Trufa Blanca a ese personaje que se ha distinguido por promover el conocimiento, el consumo, y la cultura de la mítica Trufa Blanca de Alba. Wolfgang Puck ha sido el primero en recibir este muy merecido privilegio.

Alessandro Del Piero recibe su trufa





  0 COMENTARIOS




SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE





AFUEGOLENTO EMPLEO

AUTOR DESTACADO

   

Bernd Horst Knöller

él personalmente todos los días a hacer la compra para el restaurante y a la subasta de la Lonja de pescadores para encontrar los mejores ejemplares.

3 recetas publicadas

Ver blog del autor














Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2021. 26 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS