6729 recetas de cocina   |   16248 noticias de gastronomia   |   565 autores   |   21 empresas



Embrujados por los Integradores Alimenticios


share by WhatsApp

Matteo Gaffoglio
Comunicador y experto en gastronomía



En Italia el consumo de los integradores continúa creciendo, como también crece la facturación que, en el final de año, ya ha alcanzado el millardo y medio de euros, entre las ventas en las farmacias, y los otros canales de ventas, llevan la suma global con un incremento del 12.5% respecto al año precedente. Un italiano de tres los utiliza, convencido que sólo con los integradores puede estar bien y tener una vida sana garantizada. ¿Pero son verdaderamente útiles? Los consumidores de estos productos se olvidan (mejor decir que no lo saben), que esos mismos integradores los podrían conseguir gratuitamente con una alimentación rica y variada. No tienen poderes milagrosos, entonces mucho mejor sería corregir el estilo de vida y comer más sano. Los integradores deben integrar, no sustituir una dieta rica, sana, varia, en breve, un modelo de vida.

?Somos lo que comemos? dice una máxima, ?pero no sabemos cómo hacerlo?. Todavía al gran público falta aprender a nutrirse, es verdad que el hombre con sus estudios consiguió llegar hasta la Luna, pero es igualmente verdadero que, cuando pone los ?pies por debajo de la mesa? para comer, comete una serie de errores. Una prueba evidente es que, por una alimentación errónea, por comer demasiado y de manera desordenada, desde hace un par de décadas, ha crecido un número considerable de personas obesas; cuando se podría mejorar reduciendo gradualmente las comidas, con alimentos que sean muy variados, y comidos con moderación.

Desde un estudio del 2008 de la ?Aiipa?, la Asociación italiana de las industrias que producen alimentos, ha emergido que siete italianos de diez declaran de tener un estilo de vida bueno u óptimo; pero a la prueba de los hechos, el 84% se nutre de manera incorrecta.

Explica el administrador delegado de la Montefarmaco Otc, Stefano Colombo, que los italianos han devenido más atentos, han comprendido que somos lo que comemos y que, en una vida, durante la cual ya el almuerzo es un ?panino? (bocadillo) y las materias primas no garantizan más la calidad de un tiempo; entonces los integradores, según los que están favorable, los consideran que son necesario (así se lo creen). Aunque, según los escépticos, las sustancias contenidas en los integradores son menos eficaces de aquellas de los alimentos que, en efecto, es verdadero.

Por suerte los canales de ventas seleccionan la calidad, pero el Ministerio de la Salud está ahora comprobando para definir normas precisas para este mercado que, desde hace un decenio, no existía, pero ahora está maduro y representa una tentación cautivante para quien quiera aprovecharse. Las cifras son impresionantes:



un italiano de tres hace uso de integradores de varios tipos, y el 62% de quien se declara consumidor afirma de serlo desde un par de años. La cifras provienen de un estudio realizado por Ac Nielsen para FederSalus, la Federación de productores de productos para la salud. La búsqueda analiza también las motivaciones que mueven a los compradores: el 46,1% lo hace por una genérica búsqueda del bienestar psico-físico; mientras, un poco menos, el 42,8%, por especificas exigencias de salud. Entre los integradores más pedidos se encuentran los fermentos lácteos, los adelgazantes y los multivitamínicos.

Lo que alarma es sobre todo el gran consumo de productos comprados en la web, falta de verificaciones y de los controles impuestos por el mercado italiano. El farmacéutico Giovanni Vintani experto de la Aiipa, sostiene que en internet se ha desarrollado un mercado paralelo fuera de control, que no pasa por las manos de un profesional que pueda verificar la calidad y la eficacia. Más de 6 millones de italianos que en la web buscan informaciones sobre la salud y el bienestar, medicitalia.com es el sito visitado por más de un millón de italianos.

Advierte Giovanna Cecchetto, dietista, presidenta de la Andid, asociación nacional de la categoría: "Que es muy peligroso asumir integradores sin pedir consejo a médicos, y esto lo hace un italiano de tres. El sector de los integradores es amplio y requiere mucha atención. Todo el mundo científico y médico está de acuerdo en el no aconsejar integraciones si la alimentación habitual está suficientemente variada, pero solamente en casos de particulares emergencias o patologías, como las mujeres embarazadas, a quién está bajo terapia antibiótica y necesita de un mayor aporte de vitaminas. A quien no presenta particulares necesidades se le debe recordar que las sustancias contenidas en los integradores no tienen la misma eficacia de aquellas contenidas en los alimentos. Entonces es necesario antes de todo corregir la propia alimentación y los propios estilos de vida. Lo mismo vale con los integradores alimenticios como con los adelgazantes".

No podía faltar el parecer del dietólogo, Giorgio Calabrese, que en tema de integradores opina que: "No se puede consentir a los consumidores hacerse una autogestión, comprando los integradores como si fueran normales alimentos de supermarket. Mientras es preciso que sean considerados como fármacos, entonces, es necesaria la prescripción médica con receta y, además, la venta debería ser reservada sólo a las farmacias. Los integradores están compuestos por varios tipos concentrados de nutrientes, adicionados a otros ingredientes, y vienen comercializados con dosificaciones más o menos equilibradas. Entre los varios ingredientes, hay vitaminas, sales minerales, aminoácidos, ácidos grasos esenciales, fibras vegetales, extractos vegetales y todavía otros componentes. Ya se compran por doquier, y el comprador no refleja sobre sus posibles efectos dañinos. A menudo se compra atraídos por noticias de publicidad hasta que se convence que, si los integradores funcionan con una específica dosificación, entonces lo hacemos todavía mejor si redoblamos las cantidades. Nada más equivocado. Un ejemplo es el uso exagerado de píldoras de vitamina A: puede llevar a un aparente estado de ictericia (piel amarilla), limitando la visión en las horas crepusculares. Entonces la pregunta debe ser: ¿los integradores son propiamente necesarios? Tal vez en algunos casos, pero en todos los demás es mejor el alimento cotidiano".


  0 COMENTARIOS




SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE





AFUEGOLENTO EMPLEO

AUTOR DESTACADO

   

Bernd Horst Knöller

él personalmente todos los días a hacer la compra para el restaurante y a la subasta de la Lonja de pescadores para encontrar los mejores ejemplares.

3 recetas publicadas

Ver blog del autor














Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2021. 26 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS