Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí (enlace a página de cookies).

Aceptar Cookies
6031 recetas de cocina   |   15820 noticias de gastronomia   |   437 autores   |   20 empresas



De Charla con Sumilleres


share by WhatsApp

Aprovechando nuestra presencia en La Nariz de Oro celebrada ayer, aprovechamos para codearnos con los sumilleres asistentes y que nos contasen cuales son las claves para realizar una buena cata, cómo se preparan ellos para este tipo de convocatorias y algunos secretillos del mundo del vino.

 

Sara López
 
“Hay que meter la nariz en todos los lados”, esta es una de las claves que uno de los asistentes nos revelaba como una de las principales reglas para ir bien preparado a una cata, y sobre todo cuando esta es la Nariz de Oro, cuya prueba a través de la Copa Negra, hace que el olfato tenga el papel protagonista.
 
Frente al resto de sentidos, como la vista, el tacto, el gusto y el oído… el olfato es el menos educado desde que somos niños. “Olemos, sí… pero la mayoría de las veces no somos conscientes de que lo hacemos, ni de qué es lo que olemos”  nos comentaban tres miembros de la Asociación de Sumilleres de Segovia, la primera asociación de sumillería española.
 
El olfato, como bien nos explicaban estos tres participantes, es uno de los sentidos más primitivos, el cual produce respuestas y reacciones que nuestra parte consciente muchas veces no llega a procesar y por ellos hay que aprender a educar a nuestra nariz, entrenarla cotidianamente “Por ejemplo, tú misma, en tu casa, puedes oler un pimiento sin mas, córtalo con un cuchillo y huele de nuevo, pártelo con la mano y volver a olfatear… el mismo alimento sometido a nuestras pituitarias tres veces, y cada una de ellas, el olor es distinto, sólo hay que concentrarse y sentirlo.  Así aprendes a diferenciar los matices”.
 
Muchos admiten no hacer una preparación específica ni especial para este tipo de convocatorias “no dejar de probar vino a lo largo de año. Oler… oler todo; frutas, verduras, materiales…, mantenerse informado sobre las novedades en el mundo del vino…”. Son actuaciones clave e importantes para estar en forma como sumiller, pero que para ellos responde a un impulso natural, a una inquietud personal, que se ve potenciada gracias a sus profesiones; la mayoría procedente del mundo hostelero, y muchos de ellos son miembros de Asociaciones de sumillería, donde las citas, los eventos, las visitas a bodegas y las catas son continuas.
 
Hablando de los concursos, muchos reconocen ser aficionados a participar en este tipo de convocatorias. Encontramos un número considerable de sumilleres que ya habían participado otros años en este evento “conocer el funcionamiento de la prueba, también es importante”, nos confesaba otro de los sumilleres conocidos a lo largo de la jornada.
 
Pero casi todos coincidían en una idea general, y aunque suene a tópico, lo que realmente les llena de estos eventos es participar, asistir, vivir la experiencia, tener un punto de encuentro en el que ver a compañeros.  Porque lo cierto es que, en un mundo que despierta tanta afición, se hacen muchos amigos. Las charlas, las opiniones, los consejos, las reflexiones proliferan por doquier. No había más que ver el salón  de actos del Holtel Silken  Puerta de América ayer para saber que el vino sigue siendo uno de los protagonistas de nuestra gastronomía. 

  0 COMENTARIOS







AFUEGOLENTO EMPLEO


AUTOR DESTACADO

   

Jani Paasikoski

1 receta publicada

Ver blog del autor









SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE






Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2020. 24 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS