6719 recetas de cocina   |   16228 noticias de gastronomia   |   565 autores   |   21 empresas



Cómo Descongelar Alimentos: una Guía Segura



share by WhatsApp

Redacción Afuegolento.com

Los frigoríficos y congeladores llegaron para facilitar la vida de las familias, profesionales de la hostelería, catering de hospitales, etc. Gracias a estos aparatos de refrigeración se pueden mantener los alimentos en perfecto estado por mucho más tiempo.

Pero eso no quiere decir que el uso del frigo o el congelador sea sencillo y todo el mundo lo sepa usar bien: existen alimentos que no son ideales para guardar en la nevera, los congelados no son eternos y hay que saber bien qué balda del frigo utilizar para cada tipo de productos.

Estos son solo algunos ejemplos, a los que se pueden sumar otros como el desconocimiento que existe sobre cómo descongelar bien los alimentos para que estos no pierdan sus propiedades y texturas.

La descongelación se puede hacer de manera rápida gracias al uso del microondas (uno de este tipo es ideal para ello) o más lenta dejando que el hielo desaparezca de forma natural. Pero en ambos casos existen formas correctas de hacerlo y formas erróneas que pueden perjudicar al alimento.

Esta guía segura pretende ofrecer opciones profesionales y testadas por chefs y expertos en alimentación para que todo el mundo pueda trabajar el proceso de descongelado sin deteriorar la pieza ni que esta pierda sus propiedades, dureza o texturas.

 

El microondas, principal aliado

 

El microondas es otro de los grandes electrodomésticos del hogar. Ayuda a calentar un vaso de agua para el té, a cocinar alimentos al vapor, sirve para hacer bizcochos rápidos... Y, por supuesto, también es excelente para una descongelación rápida de los alimentos.

¿Basta con meter la pieza de carne, verdura o pescado y darle la máxima potencia al electrodoméstico? No, eso sería un completo error, pues podemos caer en el error de 'recocer' el alimento y que luego no soporte bien un segundo cocinado en la sartén, el horno, etc.

Los microondas modernos y de buena calidad incluyen un programa de descongelación. En este caso, lo que hacen es reducir la potencia de funcionamiento para que la pieza pierda el frío de la manera más uniforme posible.

Además, no se puede meter la pieza congelada, darle un largo tiempo y olvidarse: se recomienda utilizar periodos cortos (de unos 30 segundos) para ir comprobando cómo va quedando en cada ciclo.

En esas comprobaciones también se puede ir retirando el agua descongelada que vaya llenando el plato, para evitar así que haya interferencias con el alimento y este vea cambiada su textura.

Es importante, también, que la pieza descongelada no se caliente: debe retirarse del proceso de descongelación cuando aún esté algo frío y dejar que termine de atemperarse sobre la encimera.

Con todos estos consejos es posible recuperar cualquier alimento congelado en pocos minutos y sin apenas esfuerzos.

 

Método tradicional: al 'aire'

 

La mayoría de chefs recomiendan que, si se trabaja con tiempo y previsión, los alimentos se descongelen poco a poco y de manera natural, sin intervención de ningún aparato.

Para ello, la mayoría de personas piensan que lo que hay que hacer es sacar el trozo de carne, el pan o el pescado y dejarlo sobre la encimera. ¡Error!

Es importante no romper de manera tan brusca la cadena del frío. Para ello, se recomienda sacar la pieza del congelador y guardarla en el frigorífico, en un plato y sobre papel absorbente que vaya recogiendo todo el líquido que tiene por exceso el alimento.

Este proceso de descongelación puede durar unas 24 horas, o incluso más, pero es el mejor si se quiere tener el alimento tal y como se encontraba antes de congelarlo. Tan solo hace falta un poco de previsión: ¿qué voy a cocinar mañana? Y sacarlo con esas 24 horas de margen.

Pese a ello, siempre será interesante atemperar las piezas en la encimera unos 20 minutos antes de cocinar. La diferencia es que al estar ya descongeladas en frío, ese atemperado es natural y no somete al ingrediente a un proceso que pueda resultar perjudicial para el sabor o el bocado.

 

En agua fría

 

A medio camino entre una y otra opción está la posibilidad de descongelar en agua fría. Lo que hace esto es acelerar el proceso de lo que ocurre en el frigorífico, pero de manera menos rápida que el microondas.

Basta con poner un buen bol con agua y cubitos y meter el ingrediente congelado ahí por un par de horas.

Hay un riesgo: si el alimento entra en contacto directo con el agua, puede echarse a perder totalmente. Por ello, para usar este método se recomienda que esté guardado en envases herméticos que tengan contacto con el agua, pero no haya intercambio con ella.

Por otro lado, hay que ir cambiando el agua en periodos de 30 minutos o así para que siga realizándose el trabajo de la manera más oportuna y profesional posible.

Todos estos son métodos seguros, prácticos y profesionales para descongelar una pieza de carne, pescado o verdura. Utilizar uno u otro depende del tiempo que se tenga y del objetivo de uso del ingrediente.


  0 COMENTARIOS




SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE





AFUEGOLENTO EMPLEO

AUTOR DESTACADO

   

Bernd Horst Knöller

él personalmente todos los días a hacer la compra para el restaurante y a la subasta de la Lonja de pescadores para encontrar los mejores ejemplares.

3 recetas publicadas

Ver blog del autor














Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2021. 26 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS