Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí (enlace a página de cookies).

Aceptar Cookies
6100 recetas de cocina   |   15915 noticias de gastronomia   |   443 autores   |   21 empresas



Ángel León descubre en el escenario de Reale Seguros Madrid Fusión 2019 una técnica clinaria que revoluciona nuestra manera de entender la sal.

ángel León Y el Milagro de la Sal



share by WhatsApp

Madrid Fusión

Ángel León, el cocinero de Aponiente, considera que hay un antes y un después en su carrera a partir de 2007, cuando descubrió buceando un coral semejante a un ramo de flores submarino. Así comenzó a construir un futuro para su restaurante fundamentado en la evolución. Hay que investigar qué más esconde el mar: ¿frutas, legumbres, cereales marinos?

Aún no los han encontrado, pero el camino ya está iniciado. Hay nuevos ingredientes este año en su cocina que recuperan aquella semejanza con las flores: como su “apio marino”, que está encurtiendo actualmente; otra alga tiene forma de pera, casi una de esas frutas soñadas, sus “grosellas marinas”, sus “rabanitos de mar” o el “tomate marino”. Todos ellos son ejemplos de esa forma suya de mirar el mar.

Y es esa mirada la que descubre productos como el cangrejo guisante, una plaga que se come a los ostiones y las ostras y adquiere todo su sabor, es crujiente, y sabe a pura ostra. Otro de los ingredientes nuevos.

Pero el tema que dirige esta ponencia es la sal: un producto presente en todo el planeta y en nuestro propio cuerpo que hace tiempo no emociona a nadie. León busca crear esa emoción por la sal, un producto que en Cádiz tarda dos meses en producirse en las marismas. ¿Y si pudiéramos ahorrarnos, comprar, captar, adueñarnos del tiempo de su cristalización, se pregunta Ángel?

En Aponiente han conseguido saturar en directo, de forma perfecta la sal del agua de mar, que se cristaliza ante la vista del comensal. Pero aún hay más. Consigue, mediante una combinación de sales, que esa cristalización cobre temperatura y cueza mientras cristaliza. Es mágico. Precioso. Insólito.

Solo un apunte más, para cocineros. La combinación necesaria es: Sal de mesa, más sal de mesa sin sodio, más cloruro de calcio, más sal de vinagre, más sal viva.

Esta mezcla obra el milagro. A partir de agosto, podrá adquirirse en el restaurante.



  0 COMENTARIOS








AFUEGOLENTO EMPLEO


AUTOR DESTACADO

   

Alan Coxon

mirar hacia atrás para seguir hacia adelante

1 receta publicada

Ver blog del autor









SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE






Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2020. 24 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS