Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí (enlace a página de cookies).

Aceptar Cookies
6059 recetas de cocina   |   15863 noticias de gastronomia   |   443 autores   |   21 empresas



10 Mitos sobre Nutrición


share by WhatsApp

Existen innumerables creencias erróneas sobre nutrición en nuestra sociedad. Vamos a repasar las 10 más comunes.

Hoy en día aún existen mitos sobre nutrición que, por absurdos que puedan parecernos, a muchos les suenan tan reales como la vida misma. La prueba más evidente de lo arraigado de estas creencias son las dietas, en las que cada pueblo, país o sociedad refleja sus propias leyendas alimenticias, dando paso a una amplia rumorología, con sus consiguientes daños para nuestra salud.

Aquí vamos a desmentir diez de los mitos más comunes entre la población general, para que todos podamos aprender un poco más sobre cómo comer de forma realmente sana. Así que, digan lo que digan, todo esto es falso:

 

1. Tomar agua durante las comidas engorda

Este es quizá el mito más famoso, y más absurdo, de todos los que existen. El agua NO TIENE CALORÍAS, por lo que es imposible que engorde, se beba en el momento que se beba. Sí es cierto que las personas que retienen fluidos pueden presentar más problemas para eliminarla si se toma con otros alimentos, pero esto no ha sido demostrado por ningún estudio, y en todo caso sólo se cumpliría en aquellos que padecen esta retención de líquidos.

2. El colesterol es malo

Últimamente todo el mundo parece haberse subido al carro de la guerra contra el colesterol. Sin embargo, éste es una grasa necesaria para nuestra vida, e imprescindible en la producción de hormonas sexuales, corticoides, vitamina D... El problema surge cuando la procedencia de nuestro colesterol viene principalmente de grasas saturadas (carnes rojas, huevos, lácteos), pues éstas provocan la aparición de problemas cardiovasculares.

3. Tomar algo después de la leche es malo

Aún hoy existe mucha gente que se guía por aquello de "encima de la leche, nada eches". Es cierto que la lactosa puede producir problemas digestivos, pero sólo a ciertas personas especialmente sensibles o a aquellos que no la toleran. Es decir, que este refrán no significa que la leche vaya a "cortarse" en nuestro estómago si echamos algún otro alimento después de ella. Parece ser que este refrán viene más de una cuestión cultural que médica, ya que antiguamente era común tomar leche al final de las comidas, por el poder protector gástrico y calmante de ésta, que ayuda a hacer las digestiones más fáciles.

4. La cerveza engorda

La inmensa mayoría de los nutricionistas coinciden en que la "barriguita cervecera" no es más que un mito, y aseguran que su consumo moderado es beneficioso para la salud. Un par de cañas en la barra de nuestro  bar favorito nos proporcionarán ácido fólico, fibra soluble y antioxidantes, además de ayudarnos con nuestra salud cardiovascular. Baste decir para aclarar que esta bebida, que además es diurética, no engorda tanto como pensamos que sólo tiene 90 calorías; es decir, mucho menos que un refresco de lata. 

5. La fruta al final de la comida engorda más que al principio

La supuesta base científica de esta afirmación es que la fruta engorda más si se toma como postre porque fermenta en el aparato digestivo. En realidad, lo que ocurre es que si se toma antes de la comida nos llenaremos antes y consumiremos menos cantidad de los platos siguientes. 

6. Los alimentos integrales adelgazan

Las harinas y los cereales integrales tienen prácticamente las mismas calorías que los productos refinados, pero aportan mucha más fibra y minerales. Con ellos no adelgazamos, sino que regulamos la función intestinal y eliminamos toxinas.

7. Para adelgazar, lo mejor es no cenar

Los nutricionistas están hartos de decirlo: para comer bien, hay que hacerlo muchas veces al día, pero en cantidades pequeñas. Lo más recomendable es hacer desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena, eligiendo los alimentos y las cantidades adecuadas a la dieta que queramos seguir.

8. El melón y la sandía sientan mal por la noche

La fruta es un tipo de alimento necesario y recomendable en nuestra dieta, indiferentemente de si se toma por la mañana, durante el día, o por la noche, y por supuesto sin importar si es melón, sandía o cualquier otra fruta.

9. Tomar zumo de naranja previene los catarros

Es cierto que los cítricos con ricos en vitamina C, y por lo tanto ayudan a aumentar las defensas. Pero eso no quiere decir que un par de naranjas al día nos prevengan de caer enfermos, y mucho menos que vayan a curarnos una vez hayamos sido contagiados.

10. La leche de vaca produce mucosidad

Este mito es habitual entre las madres con sus niños. Dejémoslo claro: si el niño tiene mocos es porque sufre algún tipo de afección en las vías respiratorias, y no tiene ningún sentido asociarlo con la leche, por mucha que los pequeños beban, porque la leche se bebe, no se respira.


  0 COMENTARIOS








AFUEGOLENTO EMPLEO


AUTOR DESTACADO

   

Alan Coxon

mirar hacia atrás para seguir hacia adelante

1 receta publicada

Ver blog del autor









SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE






Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2020. 24 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS