6963 recetas de cocina   |   17316 noticias de gastronomia   |   579 autores   |   21 empresas



José Luis Jiménez nos cuenta como se reunía la sociedad, celebritis alrededor de las mesas

Relatos Sabrosos, una Visión Muy Particular de la Historia Gastronómica (Cap.32)



José Luis Jiménez
share by WhatsApp

TragaFiestas
Fiestas y su disfrute gastronómico

LA LAMPREADA DE COMBARRO 1994 (1). PEPE DOMINGO CASTAÑO

Su faceta de escritor gastronómico
“La queimada debe de ser la bebida nacional de Galicia” declaró en 1984
Su relación con Julio Iglesias

El pontevedrés Manuel Domínguez Limeres abrió a finales de 1973 un restaurante en Madrid que marcó tendencia durante mucho tiempo en lo que a la cocina gallega se refiere. Especialmente en la que podíamos llamar tradicional. Nunca olvidaré sus empanadas, especialmente la de perdiz. Y con una oferta de marisco muy cuidada. Sus estándares de calidad de producto y de servicio eran de primer orden. A lo que se añadió su espíritu inquieto que le llevó a presidir el Grupo Amigos de la cocina gallega creado en 1983 al que le dedicaremos un próximo Relato.

  Fue el pionero de un plato que si bien era, y sigue siendo, de gran identidad en Galicia, no lo era en cambio en los comedores capitalinos: La lamprea.

  Y en torno a la misma creó un evento anual que era muy apreciado por aquellos que tenían la posibilidad de acudir el mismo, entre los que, afortunadamente me encontraba. Lo conocíamos como “La lampreada de Combarro”

  En la de febrero de 1994, coincidí con un muy buen amigo, Pepe Domingo Castaño, al que le dedicamos este capítulo como recuerdo-homenaje.

  Mi relación con él comenzó de una manera más fluida desde comienzos de 1976, con motivo de mi incorporación a Radio Intercontinental. Coincidíamos con mucha frecuencia en un lugar emblemático para todos los noctámbulos, la discoteca Long Play, regentada de manera magistral por el gran Paco Santos. Precisamente allí conoció a  la que sería el gran amor de su vida, Teresa.

  Mucho, y muy bien, se ha escrito y hablado, en su reciente desaparición. Destacaría especialmente, el gran aprecio que había conseguido en muchas capas de la sociedad, que se ha visto reflejado en numerosos homenajes de diferente índole. Lo más reciente ha sido el bautizar con su nombre, por parte del Ayuntamiento capitalino, a una glorieta muy cercana a su casa. Y lo destaco porque en temas “administrativos” no es precisamente la rapidez lo que impera.

  Reseño el comentario de una persona referente a ese evento: “¿Cómo se puede echar de menos a una persona que no conoces?. Creo refleja un sentimiento mayoritario.

  Quisiera también destacar el papel que juega la COPE como cadena y sus compañeros, especialmente de deportes, para que se mantenga vivo su recuerdo.

  De su faceta, en el ámbito radiofónico deportivo, y en algo tan complicado como es la publicidad, creo que ha creado escuela, aunque los alumnos lo tienen complicado. Logró darles a los anuncios vida, vibración, emoción y sentimiento. Aliñado con un condimento de sabio cocinero de los mismos: la música. Habitualmente adaptando  temas muy conocidos que, finalmente los hacían más populares y cercanos. Pero con la vibración de su voz que emergía al exterior y los hacía familiares y, por tanto, populares.

  De su faceta musical simplemente recordar su paso, en los años 70 por grupos como Los Ibéricos o Blue Sky y su posterior carrera en solitario con el gran éxito de Neniña (1975), que se popularizó como Viste pantalón vaquero. Al que acompañaron algunos más.

  Con Julio Iglesias inició su relación cuando le llamaron para que le ayudase en una canción que se le había atascado, “Canto a Galicia”, que sigue siendo uno de sus grandes temas. La misma continuó a lo largo de décadas. En el último libro publicado por Pepe Domingo, Hasta que se me acaben las palabras, ha escrito el prólogo. Y le dedicó un sentido recuerdo de despedida con una fotografía de los dos.

  Otros libros suyos son Andadura (1978) y Debajo de la parra (2008) en cuyo prólogo nombra de forma destacada a Emilio José, Jesús Ayuso, Ginés Liébana, Paco Vázquez y Augusto César Lendoiro.

  Y ha tenido otra faceta literaria no tan conocida, como la de escritor gastronómico. Bajo el epígrafe de Vete de mi parte se inició, creo recordar hacia 1917, aunque es posible que ya lo hiciese anteriormente. En 1921, concretamente el 15 de octubre El Debate anuncia que se inicia su colaboración de críticas gastronómicas. La primera fue sobre La Portada del Mediodia, y la última el 15 de septiembre de 1923 sobre “El Urogallo de Pozuelo. Aunque creo que más que críticas son crónicas o vivencias.

  En 1984 Jorge Víctor Sueiro publica Galicia: Aguardientes, licores, queimadas . En la página 95 plantea: Siete preguntas a dieciocho gallegos buenos . La tercera dice “¿Es partidario de la queimada?”. José Domingo, así aparece reseñado, contesta: “Soy partidario, pero me molesta que haya tantas maneras de hacerla. Debemos de institucionalizar la queimada, de forma que todos la hagamos igual. La queimada debe de ser la bebida nacional de Galicia. Soy partidario de la queimada y abogo porque no falte en ningún yantar de mi tierra y de todas las tierras”

 

No os perdáis el siguiente Relato. La lampreada de Combarro 1994 (2). Críticos, político y cocineros

  



  0 COMENTARIOS




SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE





AFUEGOLENTO EMPLEO

AUTOR DESTACADO

   

Albert Adrià

Redes sociales: https://www.instagram.com/enigma_albertadria/ https://www.instagram.com/albertadriaprojects/

3 recetas publicadas

Ver blog del autor














Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2024. 29 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS