6780 recetas de cocina   |   16394 noticias de gastronomia   |   563 autores   |   21 empresas



Quesos de Oveja Y Quesos de Cabra: ¿Cuáles Son sus Principales Diferencias?



share by WhatsApp

Redacción Afuegolento.com

No existe un único tipo de queso. En España, hay muchas empresas que se dedican a la elaboración, distribución e incluso exportación de este alimento. De hecho, un referente por sus reconocimientos internacionales por sus quesos es Manchegos R, especialistas en quesos de toda clase.

Pero, ¿qué tipos de queso hay? Dejando a un lado las denominaciones, una de las principales diferencias que se marcan en este sector está entre los quesos de cabra y los quesos de oveja. Saber distinguirlos es clave para saber qué se compra y qué se sirve a la mesa, o qué se usa como ingrediente. Desafortunadamente, no todo el mundo sabe diferenciarlos, aunque aquí vamos a poner remedio a este problema explicando sus principales diferencias.

 

¿Qué diferencia a los quesos de cabra de los quesos de oveja?

 

Todo conocedor del queso sabe que hay ciertas diferencias bastante notables entre los quesos de oveja y los quesos de cabra. Su procedencia, la leche con la que se hacen, influye en los procesos que se llevan a cabo y en los tiempos a controlar a la hora de prepararlos. Todo esto, al final, aglomera una serie de factores que provocan que surjan productos alimenticios completamente diferentes.

Hay paladares más o menos refinados, pero todo el mundo nota que hay algo distinto cuando prueba cualquiera de estos dos quesos. No obstante, sus diferencias van mucho más allá, van a la apariencia, a los nutrientes que contienen, incluso se extiende a los platos en los que se pueden usar como ingredientes.

De primeras, puede parecer difícil distinguir un tipo de otro, pero no te preocupes si todo esto te está sorprendiendo. Con toda la información que te vamos a dar, tendrás muchísima facilidad para ver qué queso es de cada tipo y de dónde procede. Y no será un sexto sentido, ni mucho menos, será, simplemente, la ventaja que te dará el estar bien informado.

A continuación, repasamos las principales diferencias que hay entre el queso de oveja y el queso de cabra. ¿Con cuál te quedarás tras saberlo todo?

 

El sabor

 

Lo cierto es que tanto el queso de cabra como el queso de oveja se caracterizan por su intenso sabor. No obstante, hay pequeños matices que hacen que la balanza se decante por uno o por otro según los gustos del comensal.

Por ejemplo, el queso de oveja suele ser más fuerte y aceitoso que el de cabra. Sin embargo, el queso de cabra tiene un toque bastante más ácido y que "se queda" más en el paladar. Lo cierto es que los dos son también bastante fuertes, pero, como decimos, hay pequeñas diferencias que los distinguen considerablemente a la hora de comerlos.

 

El aspecto

 

Esto es algo que salta a la vista, y nunca mejor dicho. Hay muchas cosas que diferencian a los quesos de cabra de los quesos de oveja, pero, puestos a destacar las más importantes, no podemos pasar por alto el aspecto

El queso de oveja suele ser más consistente que el de cabra, ya que este es semiblando. Gracias a esa consistencia, además, su masa suele ser también más cremosa, más densa, que la del queso de cabra. Si planeas hacer salsas con alguno de ellos, ya sabes cuál escoger en base a lo densa y espesa que la quieras.

 

Los nutrientes

 

La procedencia de la leche con la que se hace el queso influye, obviamente, en los nutrientes que este tiene. La leche de oveja es rica en vitaminas A, B, C y K. Además, tiene una gran cantidad de calcio y grasa, con la ventaja de que sus niveles de colesterol son muy bajos. Por otra parte, la leche de cabra es más rica en vitamina D, calcio y proteínas, además de tener la mitad de grasa y un 80% menos de calcio que la de oveja.

Esto influye mucho en su consumo recomendado. Si una persona busca integrar más queso en su dieta para sumar proteínas y una buena variedad de vitaminas, es mejor que recurra al queso de oveja. En cambio, si lo que desea es sumar proteínas, pero también evitar las grasas, lo mejor es usar el queso de cabra. Se pueden combinar ambos, pero conocer sus composiciones nutritivas es bastante interesante para decidirse.

 

Cómo se comen

 

Puede parecer un detalle muy tonto, pero uno de los muchos factores clave que hay a la hora de distinguir los quesos de cabra de los de oveja es cómo se consumen. Cualquiera podría pensar que se pueden comer como cualquier queso, cortando cuñas y acompañando con un buen vino y embutidos de toda clase. No obstante, tienen aplicaciones muy distintas dentro de la gastronomía.

¿Por qué lo decimos? Porque, por textura, sabor e intensidad, los quesos de cabra suelen ser ideales para la elaboración de cualquier tipo de pasta, ensalada o incluso para añadirse en pizzas. También van muy bien a la hora de servirse como quesos fritos o si, simplemente, prefieres complementar su sabor con una buena mermelada dulce. En cambio, los quesos de oveja tienen un sabor mucho más intenso, lo que limita su uso a los arroces y las pastas, y no en grandes cantidades.

Si quieres saber más al respecto, puedes echar un vistazo a la comparativa que hacen en la web de todos los hechos. Con esa información, y con la que te hemos ofrecido aquí, sabras diferenciar entre un queso de cabra un queso de oveja casi al instante. Puede que por el olor, puede que a simple vista, puede que incluso al cortarlo.

Los quesos son una parte fundamental de la gastronomía española, de hecho, hay zonas cuyo principal negocio es precisamente la fabricación y distribución de este tipo de alimento. Conocer a fondo el producto patrio siempre es aconsejable, y más cuando se trata de algo tan nutritivo y sabroso como un buen queso. Siempre viene bien como aperitivo aunque, como has podido ver, también puede ser el ingrediente que te faltaba para conseguir la receta perfecta que se te escapaba.


  0 COMENTARIOS




SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE





AFUEGOLENTO EMPLEO

AUTOR DESTACADO

   

Cristian Rivera Rodríguez

Nuestra filosofía se basa en el mejor producto, de cercanía y con el trato justo y necesario para darle el valor que el producto merece.

2 recetas publicadas

Ver blog del autor














Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2022. 27 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS