Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí (enlace a página de cookies).

Aceptar Cookies
6247 recetas de cocina   |   15983 noticias de gastronomia   |   481 autores   |   21 empresas



Los “yayos” Revolucionan los Bares de Malasaña


share by WhatsApp

Malasaña es el barrio cool y del mundo universitario más indie de Madrid. Pero lejos de lo que se pensaba, no se pierden los bares de toda la vida frente a aquellos de aspecto sofisticado con Franz Ferdinand de música de fondo, luz negra y fotomatón para hacer las delicias que aquellos que lucen sus galas más alternativas.

Las tabernas o “cutre-bares”, como  Fabio Macnamara en la obra de Almodóvar “Laberinto de Pasiones” los calificaba, están más de moda que nunca gracias a su novedad, o no tan novedad, llamada Yayos. Malasaña y sus bares antiguos están llenos de este cóctel o brebaje mágico que hace las delicias entre jóvenes y mayores, castizos y extranjeros, estudiantes y sin oficio ni beneficio. 
 
Sin embargo, el sancta sanctorum del barrio en cuanto a los Yayos se refiere es Casa Camacho, situado en la Calle San Andrés. El Yayo es una mezcla de todo lo cañí en una copa, convirtiéndose en todo un néctar: Vermú de grifo, ginebra, gaseosa y algún ingrediente secreto que hace de los Yayos de Casa Camacho diferentes a los de los otros bares.
 
Luce espectacular ver cómo jóvenes de aspecto vintage, pin-up, los amigos de las Converse y aquellos que llevan gorro hasta el mes de julio se reúnen en estos bares que a priori no es el sitio donde se acostumbra a verles. Esto se une con los niños bien de la sociedad madrileña, los más punkarras y los señores y señoras mayores que creen que es muy pronto para irse a la cama. Todos a una, como Fuenteovejuna, y unidos por un solo fin: los Yayos. En un ambiente de aceitunas y boquerones, camareros de camisa blanca dos o tres botones abierta y de taburete, del duro, del de toda la vida.
 
Casa Camacho abrió sus puertas en 1927 y desde siempre ha sido un punto de referencia en el Madrid nocturno más castizo. Ahora, con el universo indie invadiendo Malasaña, no ha evolucionado, sino que han sido los clientes los que se han adaptado. Los de toda la vida a los nuevos consumidores y los otros a un ambiente atípico para ellos.

  0 COMENTARIOS











AFUEGOLENTO EMPLEO


AUTOR DESTACADO

   

Toño Rodríguez Iguacel

cocina de producto, visual, divertida, atrevida, siempre intentando sorprender pero respetando la cocina de verdad, la del sabor, la que me enseño mi madre

4 recetas publicadas

Ver blog del autor









SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE






Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2020. 24 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS