5567 recetas de cocina   |   15639 noticias de gastronomia   |   346 autores   |   12 empresas



La Ensalada de Apio Y Remolacha


share by WhatsApp



Disculpad que en el número anterior os diera la receta de la ensalada de romolacha y olvidara los ingredientes. Aquí los tenéis junto con el resto del menú.



2 ó 3 ramas de apio en dados.
Una remolacha fresca finamente rallada.
Un puñado (50 gr.) de pasas.

Mezclar bien en un bote: El zumo de medio limón, 2 cucharadas de levadura de cerveza, 3 cucharadas de salsa de soja o tamari, 6 cucharadas de aceite de oliva o sésamo y finas hierbas al gusto. Agitar y mezclar con los ingredientes anteriores.
Dejar reposar los ingredientes en el aliño media hora.
añadir, antes de servir, la lechuga cortada al gusto.
Volver a mezclar.



Seguimos el menú con unas judias blancas o habichuelas con manzana, ¿por qué no?
Hervimos las judias (300 gr) en una cazuela hasta que las encontremos tiernas (más o menos una hora a fuego lento). Las hemos hervido en el mismo agua en las que se habrán echado a remojo unas 3 ó 4 horas. Si nos pilla el toro, es decir, si vamos sin tiempo o sin cabeza y no hemos tenido la previsión, aún podemos guisarlas si llevamos a ebullición el agua, en cantidad de cuatro veces el volumen de las judias, y echamos estas, dejándolas hervir sólo dos minutos, momento en el que apagamos el fuego y las mantenemos así tapadas una hora.

Mientras se hacen las judías, podemos preparar un sofrito con dos cebollas, una rama de apio, y dos zanahorias. Es el momento de poner un poco de pimienta negra recién molida, al gusto. Cuando el sofrito está dorándose, añadimos un par de manzanas peladas y cortadas en dados. Recomendamos de la variedad golden, más dulces. Pronto, en cinco minutos, llegarán los trozos de manzana a deshacerse y fundirse con los otros ingredientes. Es el momento en el mezclamos este sofrito con las judias ya tiernas, y hervimos el conjunto media hora más a fuego lento. Finalmente completamos el guiso con 75 gr de copos de avena, que hemos dejado en remojo media hora y ahora añadimos al conjunto. Estos copos de avena, como cereales que son, combinarán perfectamente con las judias, permitiendo que asimilemos sus proteínas (combinación cereal más legumbre) y darán un toque más dulce al guiso y una textura muy suave. Hervimos sólo diez minutos, también a fuego lento, y dejamos reposar. Es el momento de sazonar con tamari o salsa de soja. Y, como todos los guisos, sabéis que estarán más ricos y sus sabores más
asentados al día siguiente. Disfrudad.



  0 COMENTARIOS





AUTOR DESTACADO

   

Ernesto Gallud Mira

Comunicador y cronista gastronómico. Promotor del disfrute armonizado entre la comida y el vino.

266 artículos publicados




SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE








Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2019. 23 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS