5571 recetas de cocina   |   15641 noticias de gastronomia   |   347 autores   |   12 empresas



El Tempe: Pasado Y Futuro en tu Cocina



share by WhatsApp



El Tempe es el resultado de la fermentación del grano de soja por medio de un moho (Rhizopus oligosporus), que se encuentra en la misma raíz de la planta. Este producto se originó hace cientos de años en la Java central y del este. Pasó a ser el alimento más popular en Indonesia y a partir de 1975, está despertando un gran interés en occidente.


Consejos para su conservación
El Tempe empaquetado en bolsa tiene una vida de doce días. Aconsejamos hervir la pieza entera aunque no se vaya a consumir toda, manteniendo el resto en la nevera dentro de una bolsa. El Tempe hervido (esterilizado en bote de cristal) tiene una conservación mínima de 3 años. Una vez abierto, conservar el resto en la nevera, siendo diez días el período recomendable para su consumo.
Al comprar tempe, éste debe estar unido y no en trozos separados (no confundir con su típica presentación en varios filetes).

De textura similar a la carne, se suele presentar en botes o envasado al vacío, y cortado en filetes.

Tempe frito
Características del Tempe
El Tempe posee un 19,5% de proteínas de gran calidad y está libre de colesterol. Sólo contiene un 7,5% de grasas, casi todas no saturadas, y aporta 175 calorías cada 100 gr. Es muy digestible gracias a los enzimas producidos durante la fermentación, ya que rompen y digieren parcialmente los aceites y proteínas de la soja, haciéndolos más asimilables. Sintetiza ácido nicotínico y vitaminas del grupo B, sobretodo B12 (importante para la formación de glóbulos rojos) de la que está falta la dieta vegetariana. 100 gramos de Tempe contienen un promedio del 120% de la dosis diária recomendada de vitamina B12.

Este cultivo produce agentes naturales antibacterianos que actúan como antibióticos contra algunos microorganismos patógenos. Esto explica que los indonesios lo reconozcan como un medio contra la disenteria y demás enfermedades intestinales. Posee propiedades estimulantes del crecimiento. Contiene un antioxidante natural que evita se estropeen las grasas de la soja y preserva biológicamente activa la vitamina E.

El tempe contiene agentes naturales antibacterianos que actúan como antibióticos contra algunos microorganismos patógenos. Es por ello que se le atribuyen cualidades terapéuticas más que demostrables, sobretodo intestinales.


¿Cómo como "esto"?
El tempe puede servirse como plato principal o como un ingrediente más en otros platos. Es mucho más versátil que la mayoría de ingredientes de tu "actual" cocina: frito, estofado, al vapor, rallado o troceado, o incluso puede cocinarse en el microondas. Sirve también como ingrediente para ensaladas o en la preparación de canapés. Echa cuentas...

¿Dónde puedo comprarlo?
Puedes encontrar tempe en prácticamente todas las tiendas de comida macrobiótica, herboristerías y comercios similares y cada vez más en establecimientos de alimentación general. Vivimos en un país lento para según que cosas pero, aún así, el tempe se está abriendo camino a pasos agigantados entre el mundo alimentario no vegetariano.

A continuación te sugerimos una receta para que te introduzcas en este ingrediente, si es que todavía no lo conoces. ¡A ver qué te parece!


Tempe con Salsa de Almendras
Ingredientes:
1 bloque de Tempe fresco (250 gr.)
2 cebollas cortadas muy finas
1 taza de champiñones
1 tira de alga Kombu
1/2 taza de guisantes verdes (hervidos 5 minutos)
Polvo de almendras
Ralladura de limón
Salsa de Soja
Laurel y aceite de oliva

Elaboración:
Cortar el bloque de Tempe en 4 trozos y cada uno en diagonal, obteniendo 8 piezas de forma triangular. Dorarlos en una sartén y secarlos en papel absorbente. Dorar la cebolla cortada muy fina sobre un fondo de aceite de oliva y unas gotas de salsa de Soja durante 10 minutos. Añadir el laurel, el Tempe frito, alga Kombu, los champiñones cortados muy finos y cubrir de agua hasta la mitad del volumen de los ingredientes. Tapar y cocer a fuego medio durante 20 minutos.
Colocar las piezas de Tempe en una fuente para servir.
Quitar el laurel y la Kombu. Hacer puré el líquido con las verduras salteadas. Ajustar el punto salado con más salsa de Soja, si fuera necesario. Añadir ralladura de limón al gusto.
Ajustar la consistencia con polvo de
almendra. Añadir la salsa bien caliente sobre el Tempe y acompañarlo con los guisantes verdes cocidos. Servir bien caliente.

http://www.vegetalia.com


  0 COMENTARIOS





AUTOR DESTACADO

   

Ernesto Gallud Mira

Comunicador y cronista gastronómico. Promotor del disfrute armonizado entre la comida y el vino.

267 artículos publicados




SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE








Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2019. 23 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS