5571 recetas de cocina   |   15641 noticias de gastronomia   |   347 autores   |   12 empresas



Copa de Melocotones Macerados en Vinagre de Módena Y Yogur


share by WhatsApp

Tatiana Suárez



Esta receta es una variación de la copa de fresas y yogur que
Koldo elaboró en uno de sus programas televisivos. Se me ocurrió
porque tenía unos cuantos melocotones "aburridos" en el frutero.
Visto el resultado, me atrevo a vaticinar el éxito de cualquier receta con
fruta macerada en ese divino vehículo que es el vinagre de Módena, que
convierte todo lo que toca en delicia extrema. Dado que tiene un sabor
muy concentrado, debe utilizarse con moderación (a veces incluso con
cuenta gotas).



Por ejemplo, se podría hacer con bolas de melón, con nectarinas, con
cerezas, con moras...o con un poco de todo.
Desde estas lineas animo a todos los amantes de la cocina y de las
emociones que ésta proporciona a experimentar con cuanto tengan a
mano y a desarrollar su imaginación al máximo, ya que los duendes
culinarios siempre se esconden en los rincones más insospechados y
nos brindan insólitas sorpresas que no harán sino acrecentar nuestro
amor por la cocina y nuestra propia satisfacción.


Ingredientes para dos personas
3 melocotones amarillos,
1 1/2 cucharada de vinagre de Módena ( yo
recomiendo "FINI" o "DEL DUCA"),
azúcar al gusto,
2 yogures naturales.



1) Pelar los melocotones, deshuesarlos y cortarlos en dados de 1
cm. de lado. Ponerlos en un cuenco amplio, espolvorearlos con el
azúcar y rociarlos con el vinagre de Módena. Remover a fondo con una
cuchara de madera hasta que el azúcar se disuelva y el vinagre esté
bien distribuido. Tapar con una hoja de film transparente y meter al
frigorífico durante dos horas como mínimo, removiendo de vez en
cuando para mezclar los sabores.

2) Al cabo de este tiempo, los melocotones habrán soltado un jugo
que, unido al vinagre y al azúcar, constituirá un auténtico "almibar".

3) Para servir, poner los dados de melocotón en cuencos
individuales, que se habrán metido al frigorífico previamente, junto con el
jugo de maceración. Seguidamente batir el yogur con azúcar al gusto y
verterlo por encima.

Decorar, si se desea, con una hojita de menta y servir
inmediatamente.

Sugerencia de presentación:
Para colmo de refinamientos, este postre se puede servir en cuencos de
hielo, entre cuyas paredes se habrán introducido hojas de enredadera,
de hiedra, flores, etc.
Y, como toque final, se puede culminar con una bola de sorbete de
limón, aunque personalmente encuentro la mezcla de melocotones,
vinagre y yogur más que suficiente para seducir el paladar.


El melocotón
Esta fruta deliciosa, emblema del verano, cuyo origen se remonta a la
noche de los tiempos, procede de Asia y nos fue traída por navegantes,
mercaderes y aventureros de todo el mundo. Si se injerta con la ciruela,
se obtiene un híbrido de piel lisa y más firme, la nectarina, otra delicia
estival, que, además, ofrece la ventaja de que se puede degustar sin
pelar.

La receta más celebrada hecha con esta fruta es el "Pêche Melba", a
base de melocotones con helado de vainilla y puré de frambuesa, obra
del insigne Auguste Escoffier.
Inspirándose en la representación de la ópera "Lohengrin", en la que
Dame Nelly Melba, famosa soprano australiana, interpretaba el papel de
Elsa, Escoffier creó un nuevo postre para ella, que acudiría a cenar al
"Savoy", donde éste oficiaba como jefe de cocina, al día siguiente.

Sirvió el postre sobre una fuente de plata dispuesta entre las alas de
un cisne, recreando la famosa escena de la ópera; el cisne se hizo
tallando un bloque de hielo y se cubrió con "sucre filé" (hilos de azúcar).
El postre recibió el nombre de "Les Pêches au Cygne" (Melocotones al
Cisne). La necesidad de esculpir el cisne en hielo, utilizando cinceles,
escoplos y otros utensilios calientes, evitó que el postre se hiciera en
exceso popular. Ocho años más tarde, el 1 de julio de 1899, y para
celebrar la apertura del Hotel Carlton en Londres, Escoffier incorporó el
puré de frambuesa a la receta y pidió a un camarero que lo presentara
ante Melba. Le gustó tanto el postre que preguntó cómo se llamaba, y
Escoffier le envió la siguiente nota: "¿Me permitiría llamarlo "Pêches
Melba (Melocotones Melba)"? Así nació el auténtico "Pêche Melba".



  0 COMENTARIOS





AUTOR DESTACADO

   

Ernesto Gallud Mira

Comunicador y cronista gastronómico. Promotor del disfrute armonizado entre la comida y el vino.

267 artículos publicados




SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE








Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2019. 23 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS