Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí (enlace a página de cookies).

Aceptar Cookies
6059 recetas de cocina   |   15863 noticias de gastronomia   |   442 autores   |   21 empresas



Con Sabor a Artistas


share by WhatsApp

Arte y literatura en consonancia con un buen café humeante o una comida suculenta. Madrid ofrece distintos lugares inspirados en las letras para visitar y...degustar.

Ha sido el epicentro de dilatadas reuniones y el contexto de la obra del sociólogo Amando de Miguel, `Judíos en la ciudad de los ángeles´. El Café de Van Gogh es más que un lugar para recordar. Se trata del núcleo de peroratas entre amigos, para platicar y conversar, para disfrutar de un buen desayuno matinal o de un almuerzo suculento, aliñado de esa distensión en mitad del fragor de los coches al pasar, dentro del mismo corazón de Moncloa. Hacer una parada tras unas compras en Princesa y, en medio de un ambiente agradable, paladear alguno de sus tentempiés más típicos. Un tándem ideal para un plan perfecto. Además, ubicado en el distrito de Chamberí, el que entra en el Café Van Gogh, se retrotrae hasta la pincelada del pintor postimpresionista. Distintos cuadros visten sus paredes, más pequeños aquellos que circundan la barra, mayores esos enmarcados. Pero en todos y cada uno se observa la impronta del artista holandés: una simbiosis de clase y elegancia, destinado tanto a jóvenes como aquellos de edad provecta. Y es que degustar una exquisita tapa acompañada del arte de un bohemio como fue Van Gogh, siempre constituye un placer.

Un día, un grupo de alumnos del Liceo Francés decidió montar un restaurante de comida típica francesa. Y así fue como surgió Le Petit Prince, que título homónimo a la gran obra de Saint-Exupéry. Uno de esos lares pequeños y discretos que no pretende desentonar junto a otros bares entre los que se ubica, cerca del Palacio de Deportes y en el epicentro de Goya. Pero además de su terraza, tranquila y encuentro de muchos galos, este sitio cosmopolita invita a degustar unos platos exquisitos sin producir un menoscabo en nuestra faltriquera, pues su menú, por un módico precio, integrado por comidas y postres propios de territorio francófono, permite saciarse e incluso apiporrarse. Un lugar para rememorar y, sobre todo, para repetir una vez más.

El café Gijón supuso la musa para autores implacables como el gallego Camilo José Cela u otros escritores anteriores procedentes de la Generación del 27 o de la del 98. Pero su rasgo esencial es que, desde un tiempo reciente, posee un híbrido de terraza: una al aire libre y un velador, para sorber un buen café en medio de una ubicación emblemática: entre Cibeles y Colón. Conversar, escuchar, saborear y revivir momentos de obras magnas de la literatura española se aúnan en un lugar inolvidable tanto para turistas nacionales como internacionales.
 


  0 COMENTARIOS








AFUEGOLENTO EMPLEO


AUTOR DESTACADO

   

Alan Coxon

mirar hacia atrás para seguir hacia adelante

1 receta publicada

Ver blog del autor









SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE






Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2020. 24 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS