Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí (enlace a página de cookies).

Aceptar Cookies
6066 recetas de cocina   |   15867 noticias de gastronomia   |   442 autores   |   21 empresas



Alimentos Perecederos


share by WhatsApp

Vienen estos días sucediéndose noticias alarmantes, sobre la cantidad de alimentos que acaban en la basura.

Tenemos que hacer un buen examen de conciencia, como individuos y como sociedad, para ver dónde está el problema y la manera de solucionarlo.

La comida acaba en la basura por distintos motivos, entre ellos las fechas de caducidad, de ahí el debate actual para aumentar las mismas de algunos alimentos. Los yogures por ejemplo pueden comerse mucho tiempo después de la fecha indicada en la tapa. Muchas de estas fechas son preferentes, no de caducidad, es decir, puede que el alimento haya perdido alguna de sus propiedades organolépticas (sabor, olor…) pero de ningún modo es perjudicial y acaba indefectiblemente en la basura. Otros apuntan a estrategias comerciales, el producto caduca pronto, se tira y se compra otro. En la misma línea estarían algunas promociones, como el 3x2, envases muy grandes tamaño ahorro, etc. que lo único que consiguen es no se consuman en cortos espacios de tiempo y vayan donde ya sabemos.

Del mismo modo los productos en bandejas preparadas y que nunca son de 2 o 3 unidades, a los que acudimos muchas veces por prisa llevándonos lo que no necesitamos. Junto a novedades, promociones y un sinfín de estrategias, que nos hacen cargar con cosas que luego no comemos.

Esto a nivel casero es bastante sangrante, pero la cosa se agrava si hablamos de comunidades, en estas podemos afirmar sin miedo a errar, que el despilfarro se incrementa exponencialmente según el número de miembros de la misma.

El peor caso, aunque parezca increíble, lo tenemos en los centros hospitalarios, en estos los contenedores llenos de raciones sin empezar siquiera, producen un espectáculo, por qué no, doloroso, sobre todo en los tiempos que vivimos, en los que hay mucha gente pasando hambre.

El problema de estos centros parece estar en la uniformidad de las raciones, todos los platos son iguales, en un colectivo en el que muchos enfermos apenas comen, deberían estar calculados individualmente.

Lo mismo sucede en colegios, centros de trabajo y otros comedores colectivos. Los platos vienen pre-cocinados y envasados desde las empresas de catering y para estas no sería rentable individualizar las raciones.

El problema no está solo en los alimentos elaborados, en muchos casos las materias primas, sin llegar a la venta ya están abocadas al contenedor.

Uno de los peores casos sucede en la pesca. En las capturas actuales con redes de arrastre, se cogen peces de cualquier especie y unos porque no tienen el tamaño mínimo permitido y otros porque no se van a vender en las lonjas, son devueltos al mar, muchas veces ya muertos o gravemente lesionados.

Pero la cosa no acaba aquí, en las lonjas los lotes que no se venden, se rocían con una sustancia venenosa para impedir su consumo.

Así de este modo toneladas de pescado que podrían alimentar a un gran número de personas, son inutilizadas por tácticas comerciales.

Lo mismo sucede con la producción lechera e incluso de algunas frutas y verduras, las leyes de la oferta y la demanda, sobre todo desde que estamos en la Comunidad Europea, obligan a deshacerse de cantidad de alimentos e incluso no llegar a producirlos.

En un mundo en el que la mitad de la población se muere de hambre, no deja de ser un sinsentido.

Hay que empezar a poner remedio antes de que la deshumanización galopante que vivimos, acabe con la humanidad.

Las sociedades ricas y del despilfarro acabaremos pagando nuestro tributo, más pronto que tarde.


  0 COMENTARIOS








AFUEGOLENTO EMPLEO


AUTOR DESTACADO

   

Alan Coxon

mirar hacia atrás para seguir hacia adelante

1 receta publicada

Ver blog del autor









SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE






Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2020. 24 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS