Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí (enlace a página de cookies).

Aceptar Cookies
6008 recetas de cocina   |   15792 noticias de gastronomia   |   432 autores   |   19 empresas



¿Sexismo en la Alta Cocina Norteamericana?


share by WhatsApp

Comentario sobre el ensayo de Charlotte Drukman.

Sara López

 “¿Por qué no hay grandes chefs mujeres?”, este es el título del artículo que en 2010 publicó Charlotte Drukman en la Revista Gastronómica. La periodista se inspira en el ensayo escrito, años antes, por la historiadora Linda Nochlin “¿Por qué no hay grandes artista mujeres?”, y analiza la diferencia entre el reconocimiento de los chefs femeninos y masculinos en EEUU y las causas de dicho contraste.
 
La periodista comienza su reflexión con una enumeración de premios, nominaciones o categorías de reconocimientos, de entidades culinarias muy prestigiosas como la guía Michelin o los premios James Beard, donde la presencia de las mujeres ha sido más bien escasa, o de carácter conmemorativo o modo compensatorio.
 
Una de las tendencias en el imaginario colectivo en la diferenciación entre hombres y mujeres en la cocina, es que la mujer cocina con el corazón y el hombre con la cabeza. Lo cual se traduce en que la mujer tenderá a un tipo de cocina más tradicional con menos expectativas de negocio. Sin embargo, la concepción de que el hombre cocina con el cerebro, le hace más audaz y ambicioso hacia el negocio.
 
Todo esto se traduce en hechos patentes de la actualidad norteamericana. Lidia Bastianich, es una de las chefs más conocidas, la cual ha conseguido impulsar la cocina Italiana, es dueña de varios restaurantes y escritora de varias obras culinarias. Lo que se ha potenciado de esta profesional de la cocina ha sido su lado casero y tradicional a través de un programa llamado “La mesa familiar de Lidia”, pero no es considerada una chef de elite.
 
En EEUU, se ha producido incluso una diferencia geográfica en cuanto al tipo de cocina y la distribución de género. Fue Alice Walter, la que inauguró la tendencia en la costa Oeste. Siguiendo su modelo, comenzaron a proliferar negocios donde mujeres chefs se encargaban de su propio restaurante. Restaurantes de altísima calidad, y con una gran aportación gastronómica pero que no gozan de un reconocimiento trascendente.
Sin embargo, la costa Este, predomina un modelo de cocina dominado por chefs hombres. Los principales chefs poseen varios restaurantes a su nombre. 
 
Los medios, ayudan a estereotipar la imagen de la mujer. Dos mujeres chefs muy conocidas en los Ángeles, son N. Silverton y S. Goin. La prensa se ha empeñado más en indagar sobre sus facetas como madre, mujer sexy o bellas, que por su trayectoria profesional, cosa que no ocurre con sus colegas masculinos.
 
Lo cierto es que en los últimos programas de la televisión norteamericana, la presencia masculina es predominante y siempre está asociada a personalidades duras, audaces, agresivas, extravagantes, innovadoras…  todo lo relacionado con la genialidad y el éxito. Si encontramos alguna mujer en este plano su imagen resulta andrógina y fría.  La chef elegante, delicada o femenina se reserva para programas de tipo familiar, más dirigidos a la ama de casa y con menos reconocimiento profesional.
 
El problema, según Drukman, reside en que, es cierto que las chefs ofrecen, en muchos casos, un tipo de cocina diferente. Como demuestra el caso de la costa Oeste, muchas chefs se encuentran mas cómodas  con un sistema de negocio en el que domina el equipo, o las cocinas de tipo no- estandarizadas ni militarizadas. Esta cocina, no es reconocida al mismo nivel que el sistema predominante. La cocina militarizada de tipo industrial y modelo de negocio expansivo. Una cocina donde predomina el género masculino.
 
El primer modelo, es valorado como una excepción, tiene un cierto reconocimiento, pero puntual y simbólico. La solución está en tratar las propuestas típicamente femeninas, y la presencia de una chef, como parte de una realidad y no como una excepción meritoria de aplausos.

  0 COMENTARIOS







AFUEGOLENTO EMPLEO


AUTOR DESTACADO

   

Koldo Royo Coloma

LA COCINA ES AMOR

369 artículos publicados

246 recetas publicadas

Ver blog del autor









SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE






Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2020. 24 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS