Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí (enlace a página de cookies).

Aceptar Cookies
6641 recetas de cocina   |   16165 noticias de gastronomia   |   560 autores   |   21 empresas



¿Qué Son los Embalajes para Alimentos Y Cuáles Son sus Beneficios?



share by WhatsApp

Redacción Afuegolento.com

La forma en que se clasifican y almacenan los productos repercute directamente en la experiencia del cliente y en la tasa de ventas. El embalaje alimentario está compuesto por todos aquellos elementos que se utilizan para acondicionar los productos, clasificarlos y protegerlos temporalmente prestando especial atención a las fases del proceso de compra: Manipulación, transporte y almacenamiento.

¿Conoces sus beneficios? A continuación, te hablamos de ellos:

 

 

3 beneficios del embalaje de productos alimentarios

 

Cuestión de seguridad

 

Los productos alimentarios son especialmente sensibles a la contaminación por influencia de agentes externos. Un embalaje específicamente diseñado para salvaguardar la integridad de los alimentos supondrá una garantía de seguridad. No sólo en materia de salud al mantener los alimentos aislados de cualquier tipo de agente nocivo o tóxico, también a nivel económico en la dimensión empresarial. Muchas empresas de alimentación se ven obligadas a desechar una gran cantidad de alimentos por fallos de aislamiento o protección. Cuando el embalaje de un producto no es eficaz y se produce algún tipo de filtración o rotura, los alimentos no pueden comercializarse y su destino debe ser, por ley, la basura. Contar con un embalaje adaptado a las necesidades de los productos reducirá el volumen de pérdidas.

 

Garantía de protección durante el transporte y distribución 

 

Los embalajes de productos alimentarios ayudan a garantizar la conservación de los alimentos en la fase de distribución. Durante su transporte se incrementan las probabilidades de que se produzcan incidentes que puedan derivar en roturas y desperfectos. 

Este tipo de problemas se dan con cierta asiduidad, especialmente en aquellos negocios de alimentación que se basan en un modelo e-commerce. Si un producto se daña durante el transporte como consecuencia de un embalaje ineficaz, la empresa debe asumir los gastos y debe hacer llegar un nuevo pedido al cliente.

Este tipo de problemas se traduce una vez más en pérdidas evitables. El diseño y la implementación de embalajes preparados para todas las fases de vida del producto pueden marcar la diferencia.

 

Incrementan la tasa de fidelización y reincidencia

 

El embalaje para productos alimentarios es una pieza clave del discurso corporativo. Por un lado, actúa como un soporte comunicativo y por lo tanto es susceptible a generar impactos emocionales en los usuarios. Su diseño, su estructura o su funcionalidad, pueden ayudar a incrementar el valor diferencial haciendo los productos más visibles y atractivos. Sin embargo, también puede actuar como una garantía de calidad. 

Es habitual, por ejemplo, que las botellas cuenten con tapones sellados a prueba de manipulaciones. En el momento de comprarlos, es fácil detectar si han sido abiertas. Sin embargo, existen otros productos que por todo envoltorio cuentan con una tapa o una caja fácilmente manipulables. Algunos usuarios hacen un mal uso de los productos en stock y los abren para probarlos antes de comprarlos. Una vez los prueban, ni siquiera los compran. Este tipo de manipulaciones pueden comprometer la integridad de los productos. Como consecuencia, otros posibles compradores deciden evitarlos. Mientras que incluir, por ejemplo, sellos adhesivos en las juntas o zonas de apertura, proporciona cierta tranquilidad porque los usuarios tienen la certeza de que el producto no ha sido manipulado.

Este tipo de embalajes proporcionan garantías de seguridad y además incrementan indirectamente el volumen de ventas. La seguridad, la higiene o la calidad son factores determinantes. Especialmente en el sector de la alimentación. Si el envoltorio o packaging está diseñado para ofrecer este tipo de garantías, incrementará el número de ventas, pero también las tasas de reincidencia y fidelización.


  0 COMENTARIOS




SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE





AFUEGOLENTO EMPLEO

AUTOR DESTACADO

   

Martín Lippo

“La cocina es vida, es movimiento, es aprendizaje, es creación, por eso tengo un taller y no un restaurante”

3 recetas publicadas

Ver blog del autor
















Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2021. 26 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS