Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí (enlace a página de cookies).

Aceptar Cookies
6009 recetas de cocina   |   15792 noticias de gastronomia   |   432 autores   |   19 empresas



¿Qué Es el Kéfir?


share by WhatsApp

La búsqueda frenética por una alimentación sana y natural nos lleva a la demanda de nuevos productos como el kéfir. Pero ¿qué es exactamente?

 

Eva Martín
 
A simple vista, puede parecer una masa grumosa poco apetecible. Sin embargo, el kéfir es un producto lácteo cremoso. Proveniente del Cáucaso, se trata de una combinación de bacterias probióticas y levaduras en un matriz de proteínas, lípidos y azúcares. 
 
También conocido como yogur búlgaro, el kéfir comparte con el yogur su textura cremosa, pero no debe ser confundido con éste, ya que el proceso de fermentación de ambos es diferente: mientra el yogur fermenta la leche a través de una reacción láctica, el kéfir lo hace a través de una reacción lacteo-alcohólica.
 
Existen tres tipos diferentes de kéfir: el de leche, el de agua y El Kombuch o de té, todos ellos diferenciados por el medio en el que las bacterias son fermentadas.
 
El hongo kéfir de leche, que es el más común, debe ser conservado dentro de leche fría, en un recipiente cerrado, dejando un tercio del mismo vacío, para que el aire ayude al proceso de transformación. Los otros dos tipos, deben ser conservados de igual modo en agua y en té endulzado.
 
Si la conservación es correcta, veremos cómo nuestro hongo crece y puede ser cortado para regalar a familiares y amigos, que siguiendo el mismo proceso de conservación podrán criar su propio hongo en casa. 
 
Los beneficios que el kéfir puede aportarnos son muchos y variados. El de agua, por ejemplo, es apto para ser consumido por personas con intolerancia a la lactosa sin problema. Además, el de leche es también apto para intolerantes que no tengan problemas graves, pues el hongo se encarga de descomponer la lactosa en nutrientes más simples, haciéndola más digestiva y tolerable. Es aconsejable su uso también contra el estreñimiento, y regenera la flora intestinal, además de combatir las bacterias perjudiciales que se desarrollan en el sistema digestivo. Por si fuera poco, este alimento contiene tan sólo 60 calorías por cada 100 gramos, y su índice glucémico es bajo.
Entre sus bondades se cuentan también la reducción del colesterol, el fortalecimiento de nuestras defensas, la mejora de infecciones y sus posibilidades de uso cutáneo sobre eczemas e irritaciones.
 
El kéfir nos ofrece también un amplio abanico de posibilidades culinarias. El de leche es, en concreto, el más usado en la cocina. Se puede tomar en forma de yogur, con o sin azúcar. Es también un excelente ingrediente base en la preparación de batidos con hortalizas, frutas, germen de trigo y miel. Además, puede utilizarse también en la elaboración de varios tipos de quesos. Hay quien lo utiliza para elaborar pan más saludable, magdalenas, bizcochos... Existen un sinfín de posibilidades.
 
De este modo, tan sólo el cuidado de la conservación de este saludable hongo nos permitirá tener siempre un producto delicioso, duradero, económico y multiusos con múltiples ventajas para nuestra salud. ¿Te animas a probarlo?

  0 COMENTARIOS







AFUEGOLENTO EMPLEO


AUTOR DESTACADO

   

Koldo Royo Coloma

LA COCINA ES AMOR

369 artículos publicados

246 recetas publicadas

Ver blog del autor









SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE






Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2020. 24 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS