6720 recetas de cocina   |   16228 noticias de gastronomia   |   565 autores   |   21 empresas



Los Ganadores de los Premios Slow Cheese Inauguran Cheese 2021 este Año los Ganadores Vienen de India, Francia, Albania E Italia



share by WhatsApp

Redacción Afuegolento.com

 

La XIII edición de Cheese ha arrancado esta mañana en Bra, Italia. Entre los asistentes encontrábamos a Fabiana Dadone, la ministra italiana de políticas de la juventud, Marco Protopapa, consejero de agricoltura de la región de Piamonte, Gianni Icardi, consejero de salud de la región de Piamonte, Gianni Fogliato, alcalde de la ciudad de Bra, y Carlo Petrini, presidente de Slow Food International y las principales autoridades.

 

Los Premios Slow Cheese, siendo este su séptimo año, fueron presentados a lo largo de la ceremonia. Los premios rinden homenaje a los pastores y fabricantes de quesos artesanos que se niegan a hacer uso de los atajos que ofrece la tecnología moderna y que trabajan respetando la naturalidad, la tradición y el bienestar animal. La pasión y la dedicación que muestran en su búsqueda de la calidad mantiene vivo un extraordinario legado lleno de técnicas tradicionales y diversos paisajes. Son productores a pequeña escala que, a pesar del duro trabajo, los riesgos y la marginación que conlleva, siguen resistiendo. Los ganadores fueron elegidos según su compromiso, no solo con la fabricación de quesos de leche cruda natural, sino más bien por ser ejemplo de ganadería justa y respetuosa con los animales.

 

Los ganadores de los Premios Slow Cheese de este año son:

 

Angela Saba, productora del queso Pecorino de leche cruda de la Maremma (Toscana, Italia), Baluarte de Slow Food

Angela es un ejemplo para todos aquellos que quieran embarcarse en el maravilloso pero arduo viaje de la ganadería y la producción de queso. Es un camino especialmente difícil para las mujeres y para aquellos que quieran producir un alimento bueno y saludable que vaya en armonía con la tierra. El padre de Ángela es un pastor sardo y su madre es de Abruzo; ella creció en la Maremma y se hizo cargo de la granja con su hermano. Hoy, cuida de 300 ovejas y 20 cabras, y selecciona cuidadosamente pastos y piensos para evitar cualquier producto que pueda ser dañino para los animales o para la tierra. Solo trabaja con leche cruda, sin ayuda de fermentos químicos, lucha por los derechos de los pastores y produce un Pecorino extraordinario.

 

Este premio está dedicado a Agitu Ideo Gudeta, ganadero y productor de lácteos de la comunidad pastoril etíope que emigró a Trentino-Alto Adigio y que fue asesinado en diciembre de 2020.

 

Renato Gortani, productor de Çuç di Mont (Friuli-Venecia Julia, Italia), Baluarte de Slow Food

Renato Gortani es pastor, al igual que las generaciones de sus antepasados, y ha ido transmitiendo su conocimiento y la tradición de la ganadería de pastos alpinos a lo largo de su vida. Gracias a él y a los jóvenes productores de queso que han seguido sus pasos, el Çuç di Mont, un queso de leche de vaca de Carnia que es ahora un Baluarte de Slow Food, se ha podido salvar. En sus prados, a una altura de 1583 metros, cría alrededor de 80 vacas marrones alpinas y, todos los años, se celebra el pastoreo tradicional de animales en los prados: un evento de gran importancia para toda la comunidad ya que es una práctica que se lleva a cabo en esta zona alpina desde antes del año 1000.

Siempre ha estado firmemente convencido de que los animales son los protectores del medioambiente: permanecer en los prados alpinos les permite alimentarlos con un pasto único, lo cual es indispensable para realizar un queso de calidad, pero también es crucial para su bienestar y el de la zona. Puedes ver el vídeo aquí: https://www.youtube.com/watch?v=Uq84T0R_wJE

 

Walter Dragu, productor de Mishavin, Albania, Baluarte de Slow Food

Walter heredó de sus padres unos valiosos conocimientos que estaban a punto de desaparecer y, junto a su mujer Melinda Pepushai, decidió quedarse en una de las regiones más remotas e impenetrables de Europa, sirviendo de ejemplo para otros jóvenes. El Mishavin se produce exclusivamente en los meses de verano, cuando los rebaños pastan libremente en las montañas, en dos pueblecitos en la región de Kelmend, al norte de Albania, en la frontera con Montenegro. Pertenece a la antigua familia de «quesos de saco» y es el resultado de una técnica muy especial: la cuajada se corta en trocitos que se dejan reposar durante 10 días y después se deshacen a mano y se colocan en recipientes de madera. Este queso tan antiguo ha sobrevivido gracias a los pequeños productores de Baluartes, que lo han convertido en una fuente de orgullo para toda la región. Walter Dragu tomó este importante relevo de sus padres Lucie y Tom quienes, a diferencia del resto de la familia que emigró a Estados Unidos, decidieron quedarse en Albania y trabajar para darle un futuro a su tierra.

 

 Daljit Singh – Ganadero migrante (de India a Italia)

La historia de Daljit es extraordinaria, al igual que su relación con los animales. Cuando llegó a Italia por primera vez, trabajó durante unos años en el circo Togni; pero una vez formó su propia familia, pidió trabajo en varias granjas de lácteos en Italia y durante varios años estuvo trabajando en la fábrica Fiandino, en Villafalletto (en la provincia de Cuneo). Su vida diaria está marcada por el ritmo de trabajo en el cuidado de los animales. La calidad de vida de las vacas, la leche y los quesos que producen se ven condicionados por la relación que existe entre el ganadero y el animal: según Daljit, es esencial hablarles amablemente y mostrarles afecto y cariño; pero, sobre todo, rezar cuando se está con ellos y cantarles canciones espirituales para ayudarles a que se relajen y así enriquezcan el lugar donde viven con energía positiva. Hasta los osos sikh son testigos de su fe, gracias a ese comportamiento que le trae paz y espiritualidad en todos los momentos de su vida, de manera diaria, y en su relación con los animales sagrados.

 

François Borel — Pastor de cabras y productor de Brousse du Rove (Francia)

François Borel junto a Bernard Borel, Luc Falcot y otros ganaderos del Groupement des producteurs de la Brousse du Rove —Agrupación de productores de la Brousse du Rove— han estado preservando la raza indígena de cabra rove durante años, criándola en prados durante todo el año en Bouches-du-Rhône, en la Provenza. Su leche se utiliza para hacer brousse, un producto lácteo histórico, con coagulación láctica que ha de comerse muy fresco. Hace años se vio devaluado por su producción en masa utilizando leche industrial de baja calidad, e incluso leche de vaca. La determinación de este grupo de ganaderos era restablecer la dignidad de las prácticas pastoriles, de la raza rove, la cual protegen de manera apasionada, y del brousse; esto llevó a que fuera reconocido como Baluarte en 2007 y que se estableciera como DOP en 2020, apoyado por una especificación que es ejemplar dado su rigor y respeto por la tradición. Brousse du Rove es el queso de denominación de origen más pequeño en toda Francia.

 

Paolo Ciapparelli — Rebelión histórica del queso y Furmàcc del Féen (Lombardía, Italia), Baluarte de Slow Food

Paolo Ciapparelli es uno de los símbolos del activismo lácteo más apasionado. No es productor de queso, no es ganadero, pero para los ganaderos alpinos del valle Bitto es mucho más. Gracias a él y a su energía, hoy todo el mundo conoce la rebelión histórica del queso y su batalla para que se reconozca el valor del pastoreo y la maravillosa historia en la fabricación de quesos en esta zona de los Alpes. «Nos consideraban subversivos porque queríamos que las vacas comieran hierba, y además esta era una de nuestras frases emblemáticas, la cual engloba no solo el sentido de nuestro compromiso en la vida sino también la razón de ser de los Baluartes de Slow Food Cheese. Sin ensilado, sin otra alimentación, solo la hierba de los prados de las montañas; sin fermentos, solo conocimientos artesanos. Esto es lo único que se necesita para producir uno de los quesos más extraordinarios en el mundo». Gracias a Paolo, los productores se han unido y han compartido la gestión de un proceso de maduración colectivo y, juntos, venden su queso de verano y su producción de invierno, Furmàcc del Féen, ambos Baluartes de Slow Food. Incluso el Maschèrpa de montaña, un queso ricota obtenido mediante el procesamiento del suero procedente de otros procesos de fabricación de leche, está ahora sobre la mesa de restaurantes con estrella y en el catálogo del Arca del Gusto de Slow Food.


  0 COMENTARIOS




SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE





AFUEGOLENTO EMPLEO

AUTOR DESTACADO

   

Bernd Horst Knöller

él personalmente todos los días a hacer la compra para el restaurante y a la subasta de la Lonja de pescadores para encontrar los mejores ejemplares.

3 recetas publicadas

Ver blog del autor














Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2021. 26 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS