6937 recetas de cocina   |   17228 noticias de gastronomia   |   577 autores   |   21 empresas



La Fiesta de los Sentidos


share by WhatsApp

Karina Pugh Briceño



Las tradiciones religiosas hablan de los sentidos como
los grandes traicioneros, aquellas vendas que no nos
dejan percibir la realidad... Los científicos se valen
de los sentidos para calificar los hechos, su premisa
es "Sólo lo que percibo a través de mis sentidos es
real"... Y en el medio estamos nosotros... Quienes
pensamos que los sentidos son un puente, un ticket de
entrada a una fiesta que muy bien podríamos llamar
espiritual.

Y si no, prueba esto...

Toma un alimento de consumo cotidiano, un trozo de
pan, una uva, una hoja de lechuga... Mírala con
detenimiento, descubre todos los colores que tiene,
aprecia su forma, tócala, recorre sus bordes, siente
su textura con los dedos... Ahora siéntela con tus
labios. Huélela, trata de identificar la gama de
aromas que despide... Llénate de su olor.

Luego introduce tu alimento en tu boca... Hazlo con
lentitud, casi con devoción. Siente como tu alimento
es una explosión de sabores en tu lengua, paséalo
dentro de tu boca descubriendo la multiplicidad de
sabores que destellan. Mastica durante el doble del
tiempo que acostumbras a hacerlo y escucha como lo
haces, siente el grado de dureza o suavidad, repártelo
por toda tu boca y traga.

Podemos probar con dos alimentos al mismo tiempo, un
trozo de mango y una ciruela, por ejemplo, ambos
bailando, dando lo mejor de sí mismos a nuestras
papilas gustativas que festejan la llegada de sabores
frescos e intensos, ambos expresando sus naturalezas
distintas, ambos llenándonos de sensaciones extremas
¿Contradictorias? ¿Complementarias?

Con el segundo bocado, recuerda algún episodio
interesante ligado a tu alimento, es probable que
recuerdes a tu mamá dándotelo de comer o alguna
emoción que esté asociada a este alimento... Mientras
tengas tu segundo bocado en la boca, siente tus
emociones, tal vez te sientas tranquilo, relajado y
disfrutando de esta experiencia o quizás puedas
sentirte un poco ansioso por la novedad de dedicarle
tanto tiempo y atención a un trozo de pan, realmente
no importa lo que sientas, lo importante es el hecho
de sentirlo.

Tercer bocado... Es momento de la reflexión, mientras
saboreas y sientes tu alimento, piensa en su origen,
piensa en las manos que cuidaron de él, piensa en toda
la cadena económica que finaliza cuando comes tu
alimento, piensa en años y años de evolución biológica
para que tu alimento sea lo que hoy es. No dejes de
percibir tu alimento, podemos pensar y sentir al mismo
tiempo... Vuelve a tus emociones... ¿Cómo podrías
calificar el sabor de tu alimento en términos
emocionales? ¿Nostálgico? ¿Alegre? ¿Violento? Cada
sabor tiene una personalidad, que se desarrolla cuando
hace contacto con tu lengua.

Podemos seguir así, conectándonos con nuestras
sensaciones cada vez que comamos algo... Podemos ser
más atrevidos aún y preguntarnos ¿Cuál es el sentido
de mi vida en este momento al saborear esta uva? ¿Qué
me dice ella de lo trascendente o no de la vida?
Podemos aventurarnos más y preguntarnos ¿Qué cosa
sublime, espiritual percibo cuando siento el estallido
de sabores en mi boca? ¿Los sabores me dan alguna
noticia de lo esencial de la existencia?

Y seguimos comiendo... Día tras día, podemos hacer
del acto de comer un júbilo, una oportunidad para
sentirnos vivos en el sentido más amplio y literal de
la palabra.

Nuestros sentidos están allí para nuestro disfrute,
eso es obvio, pero podemos hacer uso de ellos también
para nuestro propio crecimiento como seres humanos,
para intensificar nuestras experiencias en la vida,
para bailar al son de la música de "La fiesta de los
sentidos".


  0 COMENTARIOS




SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE





AFUEGOLENTO EMPLEO

AUTOR DESTACADO

   

Picoteo del Bueno

Buscadora de cosas ricas, ya sean desayunos, comidas o meriendas. Por los Madriles y alrededores. Y productos. Que no todo es salir, a veces cocino en casa.

5 artículos publicados














Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2024. 29 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS