Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí (enlace a página de cookies).

Aceptar Cookies
6241 recetas de cocina   |   15981 noticias de gastronomia   |   481 autores   |   21 empresas



¿Hambre O Aburrimiento?


share by WhatsApp

¿Puede llegar a engordarnos el aburrimiento?

Sobre todo en estas fechas en las que el verano está tan cerca, es cuando nos comenzamos a replantear una dieta saludable, salir a correr, apuntarse a un gimnasio... Todo ello para llegar a conseguir el peso ideal. Pero muchos, no logran su objetivo al no controlar sus ganas de comer y es que muchas veces no solo se trata de seguir una dieta sana, sino de saber comer en pequeñas cantidades y de manera saludable y ordenada.

Hay momentos en los que nos encontramos inactivos (ya sea un domingo por la tarde en el sofá) donde nuestras ganas de comer aumentan por aburrimiento. Es una gran verdad aquello de que muchas veces se come por aburrimiento y no por hambre, acción que es totalmente lógica ya que la inactividad hace que tengamos la cabeza libre de todo pensamiento y que nos veamos en consecuencia tentados a comer mucho más entre horas.

Por norma general cuando esto sucede, los alimentos que tendemos a llevarnos a la boca suelen contener un alto contenido calórico lo cual no resulta nada recomendable para nuestra línea. Esta situación de relajación mental y física hace que tengamos más propensión a comer pero por el contrario cuando realizamos una actividad cotidiana (como ir a trabajar) genera en nosotros una situación de alerta constante que nos impide darnos cuenta de que tenemos hambre realmente (lo mismo pasa cuando estamos nerviosos o preocupados).

Queda claro que la actividad física es una buena manera de evitar que nuestro cuerpo se relaje entre horas y tienda a consumir grandes cantidades de alimentos entre horas. Pero no solo practicar cualquier tipo de deporte es la solución, si no que realizar algún tipo de actividad mental (hacer sudokus, crucigramas, sopas de letras, escribir, leer...) hace que ese estado de alerta se encuentre activado y evada esa sensación de insaciedad constante.

Por tanto para llegar a controlar todo lo que comemos, es necesario que nos mantengamos ocupados y que seamos capaces de llenar nuestro tiempo libre con actividades que nos impidan decantarnos por "violar la nevera" como método de entretenimiento. 


  0 COMENTARIOS











AFUEGOLENTO EMPLEO


AUTOR DESTACADO

   

Diego SOTO GALLARDO.

Cocina basada en la calidad del producto, tratado con mimo, una cuidada elaboración y una ejecución con una estética delicada, sencilla y elegante.

3 recetas publicadas

Ver blog del autor









SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE






Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2020. 24 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS