Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí (enlace a página de cookies).

Aceptar Cookies
6235 recetas de cocina   |   15980 noticias de gastronomia   |   480 autores   |   21 empresas



Galletas: el Desayuno de los Campeones


share by WhatsApp

Las galletas son uno de los alimentos más consumidos en nuestro país. Y no es para menos: sus cualidades pueden aportarnos muchos beneficios

Las galletas llevan toda nuestra vida acompañándonos. Se ocupan de reunir a la familia en torno a la mesa del desayuno y de juntar a los niños en la merienda, pero poca gente se plantea en qué consiste ese pequeño acompañante que le ayuda a afrontar el día desde la mañana temprana.

Este pequeño dulce, típicamente redondo o rectangular, carga a sus espaldas con una extensa historia desde que aparecieran por primera vez, en 1875, la famosas galletas María. Se han fabricado y cocinado miles de variedades de este producto, que nos han permitido diversificar nuestras opciones a la hora de elegir cuál es la que más nos conviene para acompañar el café, el té o el colacao.

Normalmente, la receta base de la galleta consta de harina, mantequilla, azúcar y huevos, aunque ésta puede añadir muchos otros ingredientes, como jengibre o chocolate. Por sus características nutritivas, se trata de un alimento que aporta un alto valor energético a nuestro organismo, por lo que constituye una buena solución a los problemas energéticos. De este modo, se convierten en un pequeño pero efectivo aliado para personas mayores y para todo aquel que necesite un aporte energético extra en general. Además, existen variedades enriquecidas con más nutrientes que favorecen a jóvenes, ancianos y personas enfermas.

Estas características, junto a su bajo precio, su facilidad de conservación, su fácil digestión y la amplia variedad disponible hacen que la galleta sea uno de los productos más consumidos por los españoles, y también por buena parte del mundo en general.

Las calorías aportadas por la galleta oscilan entre las 299 y las 503 por cada 100 gramos consumidos. El número de calorías varía, evidentemente, según la composición de la galleta, siendo las de más bajo aporte calórico las de tipo bizcocho (secos y blandos), seguidas de las María (tostadas y troqueladas), los crackers, las pastas blandas y duras, las recubiertas de chocolate, las bañadas en aceite vegetal, las tipo sandwich y las de barquillos (con o sin relleno).

La cantidad de grasa influye importantemente en las calorías finales de estos productos. Sin embargo, otros factores como las proteínas son bastante similares en todas estas variedades, oscilando entre los 4 y los 6,6 gramos por cada 100g. El contenido en hidratos de carbono se encuentra entre los 69 y los 78 gramos, y la fibra sitúa a las galletas entre los 1,3 y 2,3 gramos. Este último es un factor clave en la digestión y en la "pesadez" de la galleta que escojamos, y su contenido depende del procesado de las harinas con las que se fabricaron las galletas.  

De todas estas, las más adecuadas para el aporte energético y saludable sería las galletas tipo María, por su gran rendimiento energético, unido a la cantidad equilibrada de proteínas y fibra. Además, contienen una cantidad de lípidos menor que el resto de las galletas.

La gran cantidad de galletas existentes se explica mediante la variedad de componentes y los diferentes tipos de masa que se fabrican. Los tres tipos de masas más utilizadas son las masas duras y semiduras (galletas tradicionales), las blandas (bizcochos y pastas) y las líquidas (barquillos).

 

Como última curiosidad, dejamos el proceso de fabricación de una galleta paso a paso:

1. Se produce el aprovisionamiento de la masa y se pesa.

2. Se mezclan los ingredientes de la masa hasta obtener un conjunto homogéneo.

3. Se da forma a la galleta.

4. Se calienta, siempre atendiendo al tipo de galleta: la temperatura puede variar entre los 200 y los 300ªC, y el tiempo de cocción puede oscilar entre los 5 y los 20 minutos.

5. Se envasan y se empaquetan, normalmente en un proceso que auna la maquinaria con la mano de obra humana.


  0 COMENTARIOS











AFUEGOLENTO EMPLEO


AUTOR DESTACADO

   

Diego SOTO GALLARDO.

Cocina basada en la calidad del producto, tratado con mimo, una cuidada elaboración y una ejecución con una estética delicada, sencilla y elegante.

3 recetas publicadas

Ver blog del autor









SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE






Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2020. 24 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS