Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí (enlace a página de cookies).

Aceptar Cookies
6059 recetas de cocina   |   15863 noticias de gastronomia   |   442 autores   |   21 empresas



Entrevista a Sor Lucía, Volumen I: las Recetas de Sor Lucía Caram


share by WhatsApp

Los comienzos de esta monja amante de la cocina: Argentina, Líbano y España.

 

Sor Lucía es una monja dominica contemplativa nacida en Tucumán, al norte de Argentina. Vive en un convento de Manresa, en Barcelona, y se dedica al estudio y la oración. Pero ella es especial por algo más: Sor Lucía es la cocinera del convento, y sus recetas la han hecho tan popular que tiene un programa en Canal Cocina. Esta monja, popular por su programa en el canal de gastronomía por excelencia y por sus colaboraciones en otros programas como Las mañanas de Cuatro con Jesús Cintora, se ha convertido en todo un fenómeno mediático, y por eso acaba de publicar un recetario propio en el que desvela todos los secretos de sus platos. Nosotros hemos hablado con ella para que nos cuente un poco más de su vida en el mundo culinario y su amor por la buena comida.

 

“Mi pasión viene un poco por contagio y por observación, gracias a mi madre y a mi abuela Faride”, nos cuenta. Su abuela, nacida en el Líbano, fue la primera en transmitirle sus conocimientos culinarios: en la tradición oriental la comida es un bien que hay que compartir, para demostrar a los huéspedes y a la familia amor a través de los platos que uno prepara. “En mi casa éramos siete hermanos, cada comida era una fiesta”, dice Sor Lucía entre risas. Sus conocimientos son una mezcla de lo que le enseñó su abuela árabe, su madre argentina y María, una mujer criolla que la cuidaba desde pequeña. Primero observaba, y después empezó a experimentar con las tres grandes mujeres de su vida, a las que recuerda con el cariño de una hija y una alumna privilegiada. Es por esto que su recetario cuenta con todo tipo de platos, desde las recetas más latinas hasta las más árabes, creando un mosaico inimaginable.

 

¿Cómo mezcla estos tres tipos de cocina tan diferente? Muy fácil, aplicando sus raíces argentinas. Nos explica que en Argentina, “como tú sabes”, hay una gran diversidad de culturas, “nadie tiene un padre y una madre del mismo país”. Y por eso ella combina a la perfección su país natal con la cocina mediterránea que aprendió al llegar a Valencia, la primera ciudad española que la acogió. “Luego fue Cataluña la que me trajo los arroces más caldosos, la escalivada o, por supuesto, mi crema catalana”. De España adopta los guisos y el pescado, que confiesa que descubrió al llegar a nuestro país, pues la cocina argentina casi no tiene productos del mar.

 

Sin embargo, en su libro nos cuenta que cuando llegó a España perdió la posibilidad de cocinar, mientras ejercía de “aprendiz de monja”, aunque sí que actuaba como pinche en alguna ocasión. Fueron años de crecimiento personal y adaptación a un nuevo país, una nueva profesión y una nueva vida, al fin y al cabo. Pero cuando volvió a los fogones fue cuando recuperó su espíritu alegre y vivaz, aquella niña argentina había vuelto con ayuda de sus hermanas del convento. “Fue para mí un regalazo entrar en la cocina del monasterio”, escribe en la introducción de Las recetas de Sor Lucía. Cocinar es su vida, una vida por y para los demás, una vida en la que cada plato lleva kilos de cariño y litros de gratitud.

 

Estas y muchas más cosas nos contaba esta mañana Sor Lucía. Continuará...


  0 COMENTARIOS








AFUEGOLENTO EMPLEO


AUTOR DESTACADO

   

Alan Coxon

mirar hacia atrás para seguir hacia adelante

1 receta publicada

Ver blog del autor









SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE






Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2020. 24 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS