Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí (enlace a página de cookies).

Aceptar Cookies
6008 recetas de cocina   |   15792 noticias de gastronomia   |   432 autores   |   19 empresas



de los pacientes oncologicos

Consejos Nutricionales en los Efectos Secundarios Mas Comunes en los Tratamientos



share by WhatsApp

Esta receta forma parte de la «Guía Nutricional para pacientes oncológicos y sus recetas», un proyecto fruto de la colaboración entre la Junta de Baleares de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), la Asociación de Cocineros Afincados en las Islas Baleares (ASCAIB) y el Colegio Oficial de Dietistas-Nutricionistas del archipiélago (CODNIB).

La «Guía Nutricional para pacientes oncológicos y sus recetas» también recoge una serie de consejos dietéticos elaborados por profesionales de las tres entidades. Dichas recomendaciones y las recetas han sido confeccionadas teniendo en cuenta todas las necesidades y las distintas afecciones causadas por el cáncer que pueden padecer los pacientes, como la alteración del gusto y/o del olfato.

A) PÉRDIDA DE APETITO Y PÉRDIDA DE PESO

La pérdida de apetito, o ANOREXIA, interviene en la pérdida de peso y masa muscular. A continuación, se muestran algunos consejos para hacerles frente:

• Hacer 5-6 comidas al día. Puesto que a menudo se comen raciones pequeñas, es necesario incluir tentempiés a media mañana y media tarde. Si cena pronto, conviene tomar algo antes de ir a dormir, como un yogur o un vaso de leche, pues a menos horas de ayuno mejor se conserva la masa muscular.
• En los momentos de más apetito, tome los alimentos más energéticos.
• Haga platos únicos completos, tanto en la comida como en la cena, en vez de un primero y un segundo. Asegure que ese plato contiene una ración de legumbres, huevos, pescado o carne, una de verduras y otra de patata, arroz, pasta, pan, etc.
• Si se fatiga al masticar, adapte los alimentos a texturas más blandas.
• A menudo es más fácil beber que comer. Puede preparar batidos saludables y energéticos con leche o yogur, cereales tipo avena, fruta y frutos secos, para tomar entre horas.
• Beba el agua entre horas y poca durante las comidas para evitar saciarse rápidamente.
• Sirva raciones moderadas y utilice platos grandes para tener la sensación de que hay menos cantidad. Cuide la presentación de los platos, utilice diferentes colores y texturas. • Para estimular el apetito intente pasear un ratito antes de las comidas.

Cómo enriquecer la dieta para que sea más nutritiva:
• Añada a sus platos principales una cucharada extra de aceite de oliva, queso rallado, huevos cocinados (en salsas, cremas o purés) o huevo picado, jamón serrano o cocido troceado, frutos secos, aguacate, etc.
• Puede tomar salsas, rebozar y freír para hacer más apetecible y sabrosa la comida. Moje el pan en aceite o, si le gusta, con humus o guacamole.
• Tome postres energéticos, por ejemplo, añada queso batido, yogur o helado a la fruta troceada junto con frutos secos.
• La leche que utiliza a lo largo del día la puede enriquecer añadiendo leche en polvo (por ejemplo, en cada vaso de leche añadir 3 cucharadas).

Opciones de desayunos o meriendas saludables y nutritivas:
• Pa amb oli. ½ rebanada de pan moreno o integral con tomate a rodajas, ajo restregado y pechuga pollo plancha (tipo montadito) y una pieza de fruta. Otras alternativas pueden ser de lomo con setas, aguacate y sardinas en conserva, huevo pochado, humus, etc.
• Leche o yogur con cereales tipo muesli; puede ser comercial o hacerlo casero tan variado como desee, por ejemplo, copos de avena con pistachos sin sal, higos secos laminados y arándanos, etc.
• Batido casero de leche/yogur/queso con plátano, fresas, avena y nueces, u otra combinación de fruta, cereales, frutos secos y lácteo o bebidas vegetales alternativas a la leche.

Para prevenir o tratar la desnutrición podría ser necesario el asesoramiento por parte de personal especializado en nutrición y dietética, como el dietista-nutricionista, y el uso de suplementos nutricionales por boca o el uso de sondas de alimentación. Consulte con su médico si pierde peso.

B) RECOMENDACIONES DIETÉTICAS EN CASO DE ALTERACIÓN DEL GUSTO Y DEL OLFATO

La alteración del sentido del gusto también se conoce como DISGEUSIA. Algunos consejos para disminuir sus efectos son:

• Enjuagarse la boca a menudo puede hacer que los alimentos sepan mejor.
• Si percibe un sabor metálico, use platos y cubiertos de plástico, cocine con cuchara de madera y evite que los alimentos ácidos como el vinagre, zumos de fruta o tomate, entre en contacto con recipientes metálicos. • Escoja recetas que tengan buena apariencia y buen olor.
• Si el olor le supone un problema grave para alimentarse, no entre en la cocina mientras se está cocinando o compre alimentos ya preparados. Además, evite alimentos de olor fuerte como: café, coliflor, cebolla, carnes rojas, ajo, etc.
• Cocine las carnes y pescados hervidos o al microondas, pues desprenden menos olor que a la plancha o al horno.
• Escoja principalmente pescados y carnes blancas (pollo, pavo y conejo). Otras fuentes de proteínas alternativas son los huevos y el tofu, seitán y soja texturizada si tiene rechazo a la carne o el pescado.
• La carne y el pescado, a veces alimentos poco apetecibles, se pueden enmascarar en purés. Cocinar con gelatina le puede ayuda a mezclar y disminuir el sabor de los alimentos.
• Cocine con condimentos suaves como la albahaca, el orégano, el laurel, el tomillo, o macerar los alimentos con zumo de naranja o limón.
• Se recomienda servir los platos a temperatura templada o fría. 

C) RECOMENDACIONES DIETÉTICAS EN CASO DE NÁUSEAS Y VÓMITOS

Para el control de las náuseas o vómitos, su médico puede recetarle medicamentos. Algunos consejos dietéticos son:
• Coma cada pocas horas y poco volumen. Intente no saltarse comidas, ya que el estómago vacío puede empeorar los síntomas.
• Desayune un alimento seco, como por ejemplo tostadas, galletas o picos.
• Si alguien puede ayudarle a la hora de cocinar, mejor. En caso contrario, cocine platos que no desprendan mucho olor ni que sean muy pesados de digerir.
• Coma en un ambiente tranquilo y aireado, y sin olores fuertes en la habitación.
• Evite cocinar alimentos grasos, fritos, muy dulces y muy condimentados, dando preferencia a cocciones ligeras y a alimentos que sean de fácil digestión.
• Coma los alimentos a temperatura templada o fríos.
• Beba líquidos poco a poco a lo largo del día.
• Evite acostarse inmediatamente después de comer, pero sí descanse y repose estando incorporado.
• No use ropa ajustada.

D) RECOMENDACIONES DIETÉTICAS EN CASO DE DIARREAS

Se considera que una persona tiene diarrea cuando hace tres o más deposiciones líquidas al día. Esto puede causar deshidratación, pérdida de peso, debilidad y pérdida del apetito. Algunos consejos para reducir este riesgo, son:

• Para evitar la deshidratación se deben compensar las pérdidas de líquidos bebiendo mas de lo habitual. Puede tomar agua, infusiones suaves, caldos desgrasados y suaves.
• Si la diarrea es abundante y persiste más de un día, tome 1 litro diario de suero oral de la farmacia además de otros líquidos. En ocasiones es necesario recurrir a anti diarreicos, que le prescribirá su médico.
• Coma cada 2-3 horas y en pequeñas cantidades.
• Cocine de manera sencilla como hervidos, papillote, microondas, a la plancha y evite los alimentos que le empeoran los síntomas.
• Habitualmente se toleran mejor los alimentos fáciles de digerir como arroz hervido, puré de manzana o patata, pescado blanco o pollo hervido, pan blanco, pasta, sopa, tortilla a la francesa, fruta y verdura cocida (sin piel ni pepitas), yogur, plátano, manzana sin piel, queso tierno, fiambre magro, etc.
• Los platos se tolerarán mejor si se sirven a temperatura templada.
• Inicialmente, evite alimentos que producen flatulencias (col, coliflor, pimiento,..) y condimentos irritantes (pimienta, pimentón, nuez moscada,..). También se debe evitar el té, café, chocolate y las bebidas alcohólicas, así como alimentos integrales, legumbres y frutos secos.
• Si nota que la leche le empeora los síntomas, puede tomar sin lactosa o bebidas vegetales de soja, avena, arroz, almendra o similar, enriquecidas en calcio.

E) RECOMENDACIONES DIETÉTICAS EN CASO DE ESTREÑIMIENTO

Los cambios de hábitos alimentarios, la falta de ejercicio, beber poco y la medicación para el tratamiento del cáncer pueden hacer que el ritmo intestinal sea más lento. Beber más líquidos y tomar más fibra son puntos claves para mejorar esta situación.

• Sustituya gradualmente parte de los cereales refinados por integrales: pan integral, pan moreno, arroz integral, pasta integral, cereales de desayuno sin o con poco azúcar, por ejemplo, copos de avena o muesli.
• Tome legumbres con mayor frecuencia (3-4 veces por semana): garbanzos, lentejas, alubias, habas y guisantes. Es preferible tomarlas cocidas y enteras, con su piel.
• Tome al menos 5 raciones entre frutas y verduras cada día: Frutas frescas crudas y con piel cuando sea posible (pera, manzana, ciruelas, naranja, etc.), frutas desecadas (ciruelas, orejones, dátiles, pasas, etc.); verduras (alcachofas, acelga, espinacas, espárragos, puerros, judías verdes, etc.)
• Tome cada día 1 puñadito (con la mano cerrada), de frutos secos sin sal: almendras, avellanas, nueces, etc. También puede tomar 1-2 cucharadas/día de lino triturado previamente remojado.
• Aumente la ingesta de líquidos a lo largo del día (1.5-2 litros). Puede tomar agua, infusiones, caldo sin sal, leche, etc. Inicie el día con una buena taza de líquido.
• Reduzca el consumo de los alimentos refinados y bajos en fibra como el pan blanco, el arroz blanco, la pasta normal, las patatas, los alimentos con mucho azúcar (por ejemplo, bollería, galletas, algunos cereales para el desayuno, pasteles, chocolate.)
• Para aumentar el movimiento intestinal y disminuir las molestias, intente hacer ejercicio a diario, como ir a caminar.
• No retrase el momento de ir al baño cuando tenga ganas. Intente habituarse a seguir un horario regular para ir al baño, por ejemplo, después de desayunar, aunque no sienta la necesidad.
• El hecho de comer, estimula los movimientos intestinales, sobre todo por la mañana, por tanto, es bueno desayunar.

*Si los cambios dietéticos y de ejercicio no son suficientes para resolver el estreñimiento, es importante consultar a su médico para una ayuda farmacológica.

F) RECOMENDACIONES DIETÉTICAS EN SITUACIÓN DE SEQUEDAD DE BOCA

La sequedad de la boca, o XEROSTOMÍA, es un efecto secundario habitual a los tratamientos. Algunos consejos para reducirlo son:

• Enjuáguese la boca con infusiones de manzanilla, tomillo o con un poquito de bicarbonato, tres o cuatro veces al día, especialmente antes y después de las comidas. Evite los enjuagues bucales con alcohol.
• Mantenga una buena higiene dental después de cada comida.
• Tome líquidos frecuentemente para hidratarse y facilitar la deglución: agua, infusiones, té, limonada, zumos, entre otros. Beba sorbos de agua durante todo el día y lleve siempre consigo una botellita de agua para poder dar pequeños tragos según lo necesite. Otras formas de refrescar la boca y ayudar a hidratar son: las gelatinas elaboradas con zumo de fruta o infusiones, dejar deshacer en la boca cubitos y granizados caseros a base de fruta.
• Incremente el consumo de alimentos ácidos en las preparaciones culinarias para ayudar a incrementar la cantidad de saliva: frutas cítricas, zumo de limón, tomate, pimiento, frutos rojos u otros alimentos ácidos.
• Tome alimentos fáciles de masticar, jugosos y con salsas: purés y cremas de verduras, sopas, pescado con salsa, canelones, lasaña, tortilla o huevo frito, verduras hervidas bien cocidas, platos de arroz caldoso y pasta bien cocida, quesos frescos, pudin, purés de fruta o frutas maduras, flanes, batidos de leche, gelatinas, yogures, etc.
• Evite los alimentos secos y fibrosos (pan, tostadas, frutos secos, carnes fibrosas a la plancha, quesos secos…) y los pegajosos (puré de patatas muy espeso, croquetas, pan de molde, etc.)
• Evite el alcohol porque pueden irritar la mucosa.
• No tome bebidas con cafeína porque pueden resecar la boca. 

G) RECOMENDACIONES DIETÉTICAS EN SITUACIÓN DE INFLAMACIÓN DE LA MUCOSA DE LA BOCA

Durante el tratamiento, la mucosa de la boca se puede inflamar y producir llagas o úlceras, conocida como MUCOSITIS, que provoca molestias a la hora de comer. Los siguientes consejos pueden ayudarle a manejar esta situación:

• Enjuáguese la boca con infusiones de manzanilla, tomillo o con un poquito de bicarbonato, de tres a cuatro veces al día, especialmente antes y después de las comidas. Evitar los enjuagues bucales con alcohol.
• Mantenga una buena higiene dental después de cada comida.
• Antes de las comidas, aguantar unos minutos en la boca agua muy fría o hielo picado, puede calmarle las molestias.
• Evite el uso de palillos o de cualquier objeto afilado.
• Evite alimentos que puedan irritar la mucosa de la boca: café, alcohol, picantes, alimentos o bebidas ácidas (tomate, salsa de tomate, limón, piña, pimiento, mandarina, naranja, gazpacho, zumo de fruta cítrica, zumo de tomate, vinagre, conservas envinagradas, etc.), agua con gas, bebidas carbonatadas (limón, cola, naranja, etc.), alimentos de textura muy seca o fibrosa (frutos secos, patatas fritas, quesos muy curados, pan tostado o tipo biscote, picatostes, picos de pan, carnes fibrosas a la plancha, etc.) y alimentos muy salados o condimentados.
• Tome líquidos frecuentemente: infusiones, zumos de frutas (no ácidas) diluidos, caldo, polos (no ácidos), gelatinas, entre otros. Intente realizar pequeños tragos entre comidas durante todo el día. Si le resulta doloroso el acto de beber, pruebe de emplear una pajita para evitar que el líquido recorra las partes dolorosas de la boca.
• Evite los alimentos calientes, dado que pueden dañar todavía más la boca. Es mejor escoger alimentos fríos o a temperatura ambiente.
• Adapte la textura de los alimentos según el grado de mucositis de cada persona a alimentos de fácil masticar o alimentos triturados. Ver la tabla de textura de sólidos del apartado siguiente sobre dificultad al tragar.

El tratamiento médico de la mucositis incluye el uso de enjuagues anestésicos, medicación para el control del dolor, así como antibióticos o antifúngicos en caso de infección.

Para ayudar a prevenir o tratar la desnutrición, puede ser necesario el uso de suplementos nutricionales y en ocasiones el uso de sondas de alimentación.

H) DIFICULTAD PARA TRAGAR

La incapacidad o dificultad para deglutir de forma segura y suficiente se denomina DISFAGIA, que puede ser para líquidos, alimentos sólidos o para ambos. Es importante consultar al especialista para individualizar el tratamiento, determinar la textura y el volumen de los alimentos más adecuados.

En muchos casos es necesario la utilización de preparados nutricionales bebibles para evitar la desnutrición, y el uso de espesantes para adaptar la textura de los líquidos. En ocasiones, se precisa la colocación de sondas de alimentación para asegurar una correcta nutrición e hidratación.

Disfagia a alimentos sólidos. Según el grado de disfagia a sólidos se puede producir una disminución de la ingesta, pérdida de peso y desnutrición.
• Las claves del tratamiento son adaptar la textura de los alimentos sólidos a fácil masticar o triturada (Ver tabla 1; textura sólidos)
• Si precisa dieta triturada es aconsejable realizar platos únicos completos, que incluya los tres grupos de alimentos necesarios (alimentos farináceos, verduras y proteicos).
 

Disfagia a líquidos. Ocurre cuando al ingerir líquidos finos como el agua y muchos otros alimentos, estos se van hacia los pulmones en vez de al estómago.

Un signo habitual de disfagia a líquidos es la tos o atragantamiento al comer o beber, aunque puede no estar presente. La disfagia a líquidos puede llevar a infecciones respiratorias y a deshidratación.
• Las claves del tratamiento son: 1) Adaptar los líquidos a la consistencia indicada por su especialista con el uso de espesantes específicos 2) Evitar la ingesta de alimentos de riesgo de atragantamiento y 3) Adaptar la textura de los sólidos a dieta túrmix o fácil masticar (Ver tabla 2; disfagia a líquidos).
• Su especialista, si lo ve oportuno, le indicará qué postura le facilita tragar mejor y ejercicios de rehabilitación.

Asegure que se encuentra bien sentado durante las comidas.

Distribuya su alimentación en 5 o 6 comidas al día con volúmenes pequeños de una vez y mastique bien, formando una pasta antes de tragar.

En caso de falta de apetito, es importante enriquecer los purés con alimentos de alto valor energético y proteico, como el aceite de oliva virgen, la nata, los quesitos, el huevo, los frutos secos molidos, etc.


  0 COMENTARIOS







AFUEGOLENTO EMPLEO


AUTOR DESTACADO

   

Koldo Royo Coloma

LA COCINA ES AMOR

369 artículos publicados

246 recetas publicadas

Ver blog del autor









SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE






Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2020. 24 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS