6740 recetas de cocina   |   16259 noticias de gastronomia   |   565 autores   |   21 empresas



Comer Al Revés



share by WhatsApp

Pablote



Cambiamos el delantal por la bata blanca para escribir este artículo acerca de un tema espinoso y curioso a partes iguales: los trastornos de la alimentación. Muchas veces me he preguntado si un gusto excesivo por la comida y la degustación podría considerarse patológico o perjudicar de alguna manera al individuo que lo poseyera, entre los que me puedo catalogar. Sin embargo, leyendo acerca del tema, descubro que precisamente es ese placer por la comida (siempre y cuando no llegue a convertirse en una adicción o una obsesión) lo que protege a las personas de caer en el hoyo que suponen los trastornos psicológicos de la alimentación, que por cierto, hay para todos los gustos.

La anorexia y la bulimia son probablemente los más conocidos por todos. Tristemente conocidos como los frutos podridos de una cultura hiperexigente con el aspecto físico, que condena a algunas personas a la enfermedad, el sufrimiento y a la paradójicamente lamentable imagen que les deja la enfermedad. Por otro lado, también es habitual en los gimnasios la vigorexia, trastorno alimentario que consiste en la obsesión por obtener un cuerpo con una masa muscular desorbitada. A diferencia de la anorexia, afecta más a hombres que a mujeres y aparte del tiempo excesivo de entrenamiento así como el uso de suplementos y hormonas poco indicados para la salud de la persona, las dietas se ven claramente afectadas por un consumo inapropiado de proteínas y la reducción de otro tipo de nutrientes que favorecen un desarrollo normal y saludable. Y precisamente esto último es lo que persiguen los pacientes de ortorexia, la enfermedad que describe una obsesión inquebrantable acerca de alimentarse sólo con productos biológicos y 100% sanos, y que lleva a estas personas a gastar más de tres horas diarias en pensar en su dieta y vigilar hasta el último detalle de la misma. A mí me han comentado alguna vez que el giro ecológico que ha tomado el mercado de productos alimenticios e incluso muchos restaurantes no es más que un intento de satisfacer a una sociedad cada día más ortoréxica. ¿Estarías de acuerdo con esta afirmación?

Imagino que en el párrafo anterior la mayoría no habréis encontrado nada nuevo. Se trata de pautas de alimentación indeseables que son ya parte de la cultura popular por sus elevadas tasas de incidencia. Otro mundillo aparte son las fagias o picas, conductas encaminadas a la ingestión de productos no nutritivos.

Muchas de las fagias son aún un misterio y siguen siendo objeto de estudio e investigación. Por ejemplo, la geofagia (consumo de tierra fértil) es un trastorno cuyo origen se cree que está en la necesidad de las personas de calmar impulsos ansiosos y obsesivos, al mismo tiempo que compensar un desorden metabólico y su consecuente falta de minerales. Se asocia normalmente con cierto retraso mental y es un buen ejemplo para presentar otro tipo de fagias, algunas de las cuales estoy seguro que os dejarán con los ojos abiertos de par en par:

Geofagia: Comer barro
Xilofagia: Madera
Rizofagia: Raíces
Ofiofagia: Serpientes
Hematofagia: Sangre
Coprofagia: Heces
Bacteriófago: Bacterias
Necrófago: Seres Muertos
Saprofagia: Materia en Descompocisión
Paedofagia: Crias de otras especies
Lepidofagia: Escamas
Cautopirofagia: Cenizas
Pagofagia: Hielo
Amilofagia: Harina
Lectofagia: Lechugas
Foligofagia: Hojas
Litofagia: Piedras
Tricofagia: Pelos
Onicofagia: Uñas

De todas las fagias enumeradas en la lista hay casos clínicos descritos, por sorprendente que parezca. El avispado lector se habrá dado cuenta que los objetos de las fagias son tan variados que la lista puede ampliarse casi hasta el infinito, y efectivamente así es, aunque sea un requisito imprescindible que para el diagnóstico de una nueva fagia se den ciertas condiciones duraderas en el tiempo. En cualquier caso, la detección del problema y una eficaz e inmediata intervención psicológica son pasos importantes a dar para salir del atolladero. Para terminar el artículo, recordarnos a todos los que gozamos de salud alimenticia, que seguir disfrutando de la comida es la mejor vacuna contra cualquiera de estos trastornos.

Pablote
dgusto.es


  0 COMENTARIOS




SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE





AFUEGOLENTO EMPLEO

AUTOR DESTACADO

   

Bernd Horst Knöller

él personalmente todos los días a hacer la compra para el restaurante y a la subasta de la Lonja de pescadores para encontrar los mejores ejemplares.

3 recetas publicadas

Ver blog del autor














Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2022. 27 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS