Prácticas y tradiciones navideñas en Latinoamérica


08-12-2005    |   


ARTÍCULOS





La Navidad, fiesta de mayor emotividad de la Cristiandad, tiene, amén de su significado religioso y profundamente humano, raíces ancestrales que la convierten en el momento más luminoso del año ya que sintetiza tradiciones y costumbres de toda índole.

La celebración llega a nuestras tierras de la mano de los primeros religiosos: franciscanos, jesuitas y dominicos, supieron adecuar las tradiciones europeas que ellos traían con las de los mundos indígenas, no desdeñando lo autóctono de cada región. Sus huellas pueden apreciarse tanto en la arquitectura de sus catedrales como en la de sus pequeñas capillitas. También calaron hondo en las tradiciones de los pueblos que evangelizaron, y éstas fueron transmitiéndose de padres a hijos, siendo la de armar el pesebre una de las más arraigadas. Pero la alegría navideña se expresaba también en canciones, danzas y representaciones teatrales realizadas en los atrios de la iglesias o en las plazas de los pueblos. Asimismo se expresaba en comidas y bebidas especiales y en regalos entre los seres queridos, especialmente en los niños.

En todo el mundo latino no hay una tradición más universal y que nos una e identifique tanto como la celebración anual de las festividades de Navidad. Su sola mención trae emociones, excitación y alegría en los niños, días de fiesta y buenos ratos en los jóvenes, así como gratas añoranzas y la esperanza del reencuentro con familiares desplazados o amigos de siempre en los mayores.

El 25 de diciembre es cuando se conmemora el Nacimiento de Jesucristo en Belén según los evangelios de San Mateo y San Lucas, dando lugar a la Navidad. Después de la Pascua de Resurrección es la fiesta más importante del año eclesiástico. Es prácticamente imposible exponer los platos centrales y dulces que ocupan la mesa durante la cena de Nochebuena o comida de Navidad, dado que varían extraordinariamente por países, regiones y hasta ciudades. Nuestra cultura esta influenciada por aquellas en las cuales la Navidad, el año nuevo y la fiesta de reyes están matizadas por el consumo de alimentos de épocas invernales asociándola a las fiestas europeas y estadounidenses.

Uno de los temas más sabrosos de la Navidad son las comidas celebradas en ambiente festivo junto a familiares y amigos, desfilando por la mesa deliciosos platos preparados con esmero, muchas veces sólo en esta época del año. Se producen comidas frescas porque generalmente hace mucho calor; la mayoría de las personas consumen asado o pollo al horno, con ensaladas, de postre ensaladas de frutas y helados. El cerdo también tiene su lugar en la mesa. A la medianoche, sidra bien fría y turrones, nueces, avellanas, pan dulce, tortas de arroz (como un cereal crocante, en forma de tortas chatitas), y cosas parecidas.

TAGS    ARROZ POLLO




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





Celia Escuela Integral Gastronomía




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services