Comprar platos cocinados y comer fuera de casa en la antigüedad


14-08-2007    |   


ARTÍCULOS





Comprar comida hecha y comer fuera de casa está documentado desde las primeras civilizaciones. Los hostales y tabernas antiguos eran concebidos para los viajeros, comerciantes, mercaderes, el concepto actual de ir al restaurante con los amigos en aquellos tiempos no existía. En la antigua Mesopotámica, se sabe que las tabernas estaban regentadas por mujeres y en ellas se podía comer pecado asado, salchichas, dátiles y pistachos entre otros, todo ello acompañado de una bebida fermentada de cebada. En Roma había diferentes tipos de tiendas de comida, las había de lujo y las había humildes, se diferenciaban según lo que vendían, su situación estratégica y según su decoración y presentación de los platos:

Las cuppediae eran las tiendas de más lujosas, servían comidas exquisitas, sus clientes eran ricos; normalmente eran dirigidas por mercaderes de alimentos.

Las popinae eran más populares y para gente más modesta, ofrecían platos calientes para consumir in situ o para llevar; también vendían altramuces, nueces fritas, sémola, embutidos y salchichas de cerdo.

Las cauponae eran como las anteriores, pero además servían bebidas y funcionaban como hostal.

Las thermopolias vendían bebidas calientes en invierno y frías en verano, vinos y vinos dulces, vinos especiados e hidromiel. En estos locales también se podía degustar empanadas saladas rellenas de salchichas y cocas de verduras, antecedentes a las empanadas y pizzas actuales.

Había tiendas que vendían legumbres cocidas, costumbre que perdura en algunas zonas, como en Cataluña y en Portugal. También se podían comprar comida a algunos de los muchos vendedores ambulantes que existían. Estas tiendas acostumbran a estar situadas cerca de los baños, en muchas de ellas era posible comer in situ.

En las tabernas romanas a parte de beber, también se podía degustar una gran variedad de platos, como sopas, pescados, mariscos, guisos de carne, embutidos y todo siempre acompañado de vino, que se tomaba mezclado con agua. Comían sentados en bancos y eran sitios con mala fama, eran famosas porque allí se hacían excesos y porque los clientes a veces tenían que pernoctar, no siempre se tenían en pie.



Menú de una taberna romana: Tenemos pollo, pescado, jamón y gallina

Museo de la Civilización Romana



En Ostia, uno de los puertos importantes romanos, allí llegaban productos procedentes de todo el Imperio, situado a 30 kilómetros de Roma, se ha encontrado los restos de un local de comidas muy grande con varias picas para lavar platos y en sus paredes hay listados de los platos que se podían consumir.

Esta tradición de comer fuera de casa la continuamos encontrando unos siglos más tarde en los zocos medievales del Al-Andalus, donde había multitud de puestos ambulantes, se podían comprar y degustar platos cocinados como albóndigas, salchichas o empanadas saladas y dulces. Hoy en día continuamos encontrando comida preparada y lista para comer en la mayoría los países, que continúan haciendo lo que se hacía hace miles de años. La hay toda Asia, por ejemplo encontramos paradas ambulantes de fideos, de raviolis o de dim sum. La hay en todos los países árabes, encontramos venta de pinchos, de empanadas, de falafels todo recién hecho y a punto de degustar, o la hay en Centro y Sur América como en Méjico, inseparable de los puestos que hacen a la vista tortillas, que sirven con diferentes rellenos. En la antigüedad, y aún ahora en muchos países, las calles, sobre todo los mercados y sus alrededores, eran y son un espacio social donde nos relacionamos y compartimos y la comida forma parte de este acto.



www.nuriabaguena.com

TAGS    POLLO PESCADO VINO TINTO DE VERANO




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





Núria Bàguena

Profesora, Investiga la historia y evolución de la cocina.




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services