Floreffe Blonde


09-05-2016    |   


ARTÍCULOS



De nuevo con vosotros, esta vez para presentaros la Floreffe Blonde. Se trata de una cerveza belga de estilo Abadía. Originalmente se elaboraba en la Abadía de Floreffe, perteneciente a la orden de Premonstratenses, en España también conocida como Mostenses o Norbertinos, situada en la ciudad del mismo nombre en la región de Namur, en Bélgica. Los monjes de esta orden elaboraban esta cerveza desde 1250. En 1794, con la llegada de la revolución francesa, la Abadía fue abandonada. En 1960, la cervecera Heat Anker Brewery restauró las instalaciones y volvió a comercializar la marca. Ya en 1983, Lefebvre se hizo con la licencia para elaborar la cerveza y desde entonces es propietaria de la marca. 

Las cervezas de Abadía toman su nombre del hecho de haber sido elaboradas, o lo fueron en su día, en una abadía. Esta es su principal característica. Los monjes llevan siglos haciéndolas, elaborando gran variedad de cervezas dentro de un mismo estilo. La mayoría de ellas son dulces, aunque también puede haberlas más secas. Su color varía desde el dorado hasta tonalidades más pálidas. Siempre suelen ser afrutadas, dulces e intensas, y con una graduación alcohólica alta, pudiendo superar el 11%. La mayoría de las cerveceras suelen comercializar tres versiones: la Blonde (rubia), la Dubbel i la Triple.

La Blonde es la más ligera de entre las cinco variedades de cerveza que comercializa Floreffe, juntamente con la Dubbel, la Triple, la Prima y la Blanche.  Pero que sea la más ligera no quiere decir que sea una cerveza suave. Como ya hemos comentado, se trata de una cerveza de Abadía, de alta fermentación, con segunda fermentación en botella. Para elaborar está cerveza se han utilizado maltas pálidas de primavera siguiendo la receta original de los monjes de Floreffe.


Una vez servida, apreciamos una cerveza de un bonito color dorado con toques anaranjados. Es un poco turbia, sobre todo si se sirve fría, debido a que no se realiza filtración, aunque sí que se aclara en una centrifugadora. La espuma es blanca, amplia y esponjosa, aunque necesita servirse de manera correcta si queremos conseguirla. Su burbuja es fina y constante. Su aroma no es muy resaltable, aunque sí que se pueden percibir toques frutales.

El primer trago es fresco y ligero, de fácil entrada. No es una espumosa con mucho cuerpo y la burbuja en boca es agradable. Como buena cerveza belga, en seguida aparece el dulzor. Es muy dulce, se aprecia claramente que han utilizado caña de azúcar durante el proceso de ebullición. Para mi este es uno de sus puntos débiles. No es que no me gusten las cervezas dulces, que si lo hacen. Sin embargo, esta cerveza puede que sea demasiado dulce, hasta el punto de tapar cualquier otro sabor o matiz que pueda poseer.

A pesar de ello, sí que se perciben toques afrutados en el retrogusto, con sabor a piña y plátano. Como la mayoría de las Blonde, el amargor no es una de sus características principales. Su toque es sutil. La mezcla suave de lúpulos seleccionada para la ocasión y el dulzor predominante hace que sea prácticamente imperceptible. Estas características la convierten en una cerveza ideal para introducirse en este mundo.


Como muchas cervezas belgas, la Floreffe Blonde puede ser una cerveza traicionera. A pesar de su suavidad y frescura, es una espumosa con una considerable carga alcohólica, 6,3%. Su dulzor puede ocultar esta graduación e invitarnos a abrir una tras otra, algo que podría conllevar alguna desagradable sorpresa. No llega a los extremos de, por ejemplo, la Gulden Draak, de 10,5%, pero no es una cerveza que se pueda tomar a la ligera. 

La Floreffe Blonde es una cerveza ideal para acompañar aves de corral, quesos jóvenes o suaves, salmón ahumado o ensaladas de marisco. Una combinación sorprendente seria junto a una macedonia de frutas en el postre. Como buena cerveza de Abadía, es recomendable servirla en copa de cáliz.

En definitiva, no es una de las cervezas más representativas de Bélgica, ni tampoco es una de mis preferidas, pero es una cerveza agradable y fácil de beber por su dulzor. Es relativamente sencillo encontrarla en grandes superficies, pero su precio, alrededor de 2,50€, hace que no sea muy recomendable, ya que se pueden encontrar cervezas de mayor calidad a un mejor precio. 

TAGS    SALMÓN CERVEZA floreffe blonde cerveza belga cerveza abadia abadia




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





Josep Medrano

Periodista y aficionado a la cerveza




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services