El comino: apreciado en todo el mundo


19-05-2009    |   


ARTÍCULOS





El comino (Cuminum cyminum) es una planta herbácea que pertenece a la familia de las umbelíferas, compuesta por más de 2.000 especies. Esta planta se denomina así debido a que la forma de sus flores están en forma de paraguas invertido (umbela).

Originario de Egipto, Siria y Oriente medio en general, hoy día es una planta que se cultiva en casi todos los países de clima templado y cálido.

Cultivo ecológico del comino

El comino es una planta que se adapta muy bien a todo tipo de terrenos, especialmente calizos. A la hora de su plantación, es recomendable hacer un pase de arado ligero al suelo, evitando siempre suelos nitrogenados. Una vez arado, nos disponemos a hacer la siembra (preferiblemente en primavera) separando bien unos de otros.

Es recomendable que el suelo esté siempre húmedo, por lo que debemos de regarlo a menudo.

La recolección se realizará a finales del verano. Los tallos se cortarán y se introducirán en una bolsa de papel para que sus semillas sequen y caigan en el interior de la bolsa. Se conservarán siempre en lugar fresco y seco.



Variedades

De las variedades del comino, podemos distinguir:

? Comino blanco: Es el mas común. Su planta puede llegar a alcanzar hasta 40 cm de altura. La recolección será siempre a finales de verano.
? Comino negro: Este tipo de comino, surge después del florecimiento de la planta, en el interior de unas cápsulas. Provienen de plantas silvestres, por lo que son ecológicas por naturaleza. Es muy característica de la zona del Amazonas.


El comino en nuestra gastronomía
El comino es un condimento aromático muy utilizado en nuestra gastronomía por su peculiar sabor. Se puede utilizar tanto entero, como molido, tostado y crudo. Es una especia muy apreciada, especialmente en Oriente y África. Sus semillas generalmente se emplean para elaborar platos de arroz, carnes de caza, verduras, pescados y mariscos.

En el norte de África es muy utilizado en la elaboración del cuscús y brochetas, en Turquía lo utilizan en los kebab, en La India, Tailandia e Indonesia para la mezcla de especias y la elaboración del curry e incluso los judíos los suelen utilizar para la elaboración de panes de especias.

El comino es muy digestivo, por lo que está presente en la elaboración de infusiones.

Dentro de España es muy utilizado en Andalucía y Murcia, como uno de los elementos principales para la elaboración de embutidos y platos típicos regionales. En Andalucía es un condimento esencial para gazpachos, potajes, asados y todo tipo de carnes de caza. En la cocina tradicional murciana, el comino juega un papel fundamental, heredado quizás, de la cultura árabe en platos típicos como el ?ajo colorao mazarronero? o los ?caracoles chupaeros?, una auténtica delicia, que a continuación os explico cómo elaborar. El origen de su nombre deriva de que se toman absorbiéndolos desde la propia concha del caracol. Su nombre científico es theba pisana, pero en el sur y centro de la península ibérica lo conocen como "chupaeros", en la zona de Valencia y Mallorca como "avellanes" y en otras parte de España desde "chichos" a "caracol de dunas".

Caracoles chupaeros

Caracoles chupaeros

Ingredientes:

? caracoles chupaeros
? 2 tomates rallados
? 1 pimiento
? 1 calabacín
? cominos
? sal
? pimienta
? 1 guindilla
? perejil picado
? 1 dientes de ajo
? media cucharada de pimentón
? aceite de oliva virgen extra

Elaboración:

Primeramente tenemos que limpiar los caracoles 24 horas antes de su preparación, si es que los hemos cogido del campo. Su limpieza consiste en meterlos en un recipiente ventilado con harina, con el fin de que coman y se limpien bien de residuos orgánicos. Pasado ese tiempo, los enjuagamos y reservamos.

En una olla, cocemos los caracoles durante 40 minutos. Reservamos. En una sartén, sofreímos todas las verduras con los aromáticos y salpimentamos. Trituramos con ayuda de una turmix. Acto seguido, lo introducimos en la olla, rectificamos de sal y cocinamos a fuego lento durante 10 minutos más.

Para su presentación, los disponemos en unas cazuelas de barro y decoramos con perejil picado.

Este plato se suele acompañar de una buena copa de vino tinto.

Nota: Si no tenéis la posibilidad de coger caracoles en el campo, no hay problema, ya que hoy día los venden en las grandes superficies envasados al vacío.

¡¡Buen provecho, amigos!!



¿Te gusta este artículo? Comenta en el foro

TAGS    ARROZ VINO TINTO DE VERANO




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





Raúl García Jiménez

Cocinero. Asesor gastronómico. Articulista de cocina ecológica y más...




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services