Dieta mediterránea


18-06-2013    |   


ARTÍCULOS



Es una herencia cultural de los países de la cuenca mediterránea, que comparten productos, técnicas de cultivo, sabores, colores, mitología, etc. Se ha transmitido de generación en generación y en cada una de ellas ha incorporado nuevos productos y técnicas culinarias, pero siempre lo importante ha sido comer y beber juntos, por ello el ingrediente principal de la dieta mediterránea, es la sociabilidad.

El resto de ingredientes fundamentales son sobre todo, el trigo, la vid y el olivo. Sin olvidar las legumbres, verduras, frutas, pescados, quesos y frutos secos.

Sobre todo se comen vegetales, pan, arroz, pasta, legumbres, pescado,frutas y frutos secos, como grasa se utiliza casi en exclusividad aceite de oliva y siempre un vaso de buen vino. Las aves, huevos y lácteos, se consumen con moderación y la carne roja, muy poco.

Con todo esto conseguimos una dieta equilibrada y saludable, con un aporte de nutrientes correcto, un consumo bajo de grasas saturadas y elevado si son insaturadas. Así como un aporte elevado de fibra y de compuestos antioxidantes tan beneficiosos para la salud y la longevidad.

Hasta la segunda mitad del siglo XX, no se empezó a hablar de dieta mediterránea. Gracias a los estudios de Leland G. Allbaugh, que comparaba la dieta de los cretenses y los estadounidenses, observando en los primeros una significativa disminución de las enfermedades coronarias y todo debido a su estilo de vida.

Actualmente los mejores embajadores de esta dieta, convertida en Patrimonio Cultural de la Humanidad, son España, Italia, Grecia, sur de Francia y Malta.

Los principios básicos son:

-       Utilizar siempre el aceite de oliva, tanto en crudo como para frituras.

-       Sobre todo platos vegetales.

-       Cereales en forma de pan o pastas, aportan la energía necesaria.

-       Productos frescos y de temporada, hay que huir de los alimentos prefabricados.

-       Los lácteos como yogur y queso, que pueden ser desnatados, aportan las proteínas necesarias y equilibran la flora intestinal.

-       Evitar las carnes rojas, que son tóxicas para el organismo.

-       Comer pescado sin límites y pocos huevos, en contrapartida.

-       Como postre y en meriendas, frutas frescas son la mejor opción.

-       Beber mucha agua beneficia todas las funciones del cuerpo y un vasito de vino en las comidas, también es saludable.

-       Hacer ejercicio, no hace falta correr la maratón, solo caminar, nadar, subir escaleras, es suficiente.

Con seguir estos sencillos consejos mejora de forma apreciable la salud y a largo plazo, se padece menos de enfermedades como el Alzheimer o la demencia senil. Se disminuye además el riesgo de obesidad, hipertensión, diabetes, infartos o accidentes vasculares.

Como vemos todo son ventajas y además siguiendo estos sencillos consejos, la salud mejora y con ello el estilo de vida, siendo más placentero y relajado.

Como recomendación de restaurantes emblemáticos de dieta mediterránea, tenemos en Barcelona, el “Miramar Restaurant Garden & Club” y “La Terraza de Clarís”.

En Madrid, “Paradis Madrid” y “Amayra”.

TAGS    QUESO ARROZ PESCADO VINO




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





A fuego lento

Desde 1996, el magazine gastronómico en internet




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services