Alimentación y Embarazo


21-04-2006    |   


ARTÍCULOS





El embarazo es una etapa de la vida en el que la mujer descubre toda una serie de cambios, sensaciones y emociones muy difíciles de describir. Yo diría que es una experiencia diferente a todo y que sólo se puede entender cuando se pasa por ella.

También es cierto que durante el embarazo, se suelen recibir consejos de todo tipo y el tema de la alimentación no iba a ser menos.

Si nos centramos ya en el tema, muchas mujeres se preguntan cómo debe ser la alimentación durante el embarazo, si hay que comer más cantidad, cuáles son los alimentos más convenientes, etc...
Respecto a todas estas dudas, podemos decir que la alimentación a seguir en esta etapa de la vida debe ser la misma que para el resto de población sana en general, es decir, variada y equilibrada antes, durante y después del embarazo, siempre y cuando no surja ninguna patología que obligue a modificarla. De ello dependerá la correcta evolución del embarazo y la salud del futuro hijo.

En este periodo de la vida, cobra especial importancia el consumo de frutas y verduras, ricas en agua, fibra, vitaminas y minerales y que además ayudan a prevenir o corregir el estreñimiento que a veces aparece.

Debe ser también una dieta especialmente rica en productos lácteos, para asegurar un buen aporte de calcio ya que sus requerimientos se ven aumentados por el crecimiento del feto. Si el aporte de este mineral es insuficiente, el feto lo obtendrá de las reservas de la madre presentes en huesos y dientes.

Respecto a las cantidades, deben aumentarse a partir del primer trimestre ya que evidentemente los requerimientos nutricionales y energéticos aumentan con el crecimiento y desarrollo del niño, aunque no se debe comer por dos. Simplemente un aumento de unas 350 calorías son suficientes para cubrir el aumento de energía necesario y ello se aleja mucho del concepto de doblar cantidades.

Respecto a posibles náuseas, vómitos y acidez, es mejor realizar comidas más ligeras, más frecuentes y poco abundantes, disminuir el consumo de bebidas estimulantes y excitantes como el té o café y evitar el consumo de alimentos muy grasos que puedan resultar pesados e indigestos.

Es cierta la frase que dice que ?A veces al cuerpo hay que escucharlo? y nunca mejor dicho en el caso de los famosos ?antojos?. Existen estudios que demuestran que el deseo de consumir un determinado alimento durante el embarazo es debido a que contiene un nutriente que es requerido en mayor cantidad. Por ejemplo, una mayor apetencia por los helados, nata, flanes etc.. podría justificarse por una mayor demanda de calcio; una mayor apetencia por las fresas, con un mayor requerimiento de vitamina C y así con otros muchos.

Y ya para terminar, recordar que además de una alimentación sana son también muy importantes los estilos de vida saludables, incluyendo el abandono del tabaco, prestando mucha atención a las bebidas alcohólicas y sobre todo, disfrutar plenamente esta etapa de la vida con tranquilidad y muchísima ilusión.

Hasta el mes que viene.

TAGS    CAFÉ




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





Fanny Pons




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services