Canapés de ensalada templada de lentejas


   |    Por A fuego lento


RECETAS


COMENSALES
4
SE PREPARA EN
min
DIFICULTAD
Fácil
PRECIO

TAGS    Recetas Fáciles









Hoy os traemos un plato sano, ligero y sabroso que puedes disfrutar todo el año. Por sus características las ensaladas son ideales y apetecibles durante épocas cálidas precisamente.


Ingredientes

100 GR. bacon de pavo
600 ML. CALDO DE AVE
250 GR. lenteja pardina (o de cualquier otro tipo)
1 pieza CEBOLLETA
100 GR. ZANAHORIA
varios pieza COGOLLO cogollos de lechuga o bien endivias
100 GR. CHAMPIÑONES


Elaboración

Ingredientes:
  • 250 gr. De lenteja pardina (o de cualquier otro tipo).
  • 600 ml de caldo de ave
  • 100 gr. Bacon de pavo
  • 1 Cebolleta
  • 100 gr. De champiñones
  • 100 gr. Zanahoria
  • Cogollos de lechuga y/o endivias
  • Aceite de oliva virgen
Para el aliño:
  • 100ml Aceite de oliva virgen
  • 30 ml vinagre de Módena
  • 30 gr de mostaza antigua
  • Perejil
  • Sal y pimienta
  Elaboración:   Hoy os traemos un plato sano, ligero y sabroso que puedes disfrutar todo el año. Por sus características las ensaladas son ideales y apetecibles durante épocas cálidas precisamente. Podéis ver el la elaboración paso a paso en el siguiente vídeo:     En su origen, la ensalada debió su nombre al condimento esencial que sirve para su aliño: la sal. Era principalmente un plato que mezclaba una o varias hortalizas cortadas en trozos y aliñadas básicamente con sal, aceite y vinagre. Y era, por tanto, un plato fundamentalmente frío.   Con el tiempo, la ensalada fue evolucionando hasta alcanzar un gran abanico de variedades. Precisamente por su planteamiento abierto de base, que permite la combinación de ingredientes y sabores, la ensalada es una receta perfecta para estimular nuestra creatividad y buscar una cocina fácil, sabrosa y divertida.   Una de las variedades más interesantes de la ensalada son las llamadas ensaladas templadas. Nos salimos en este caso del planteamiento en origen frío de la ensalada, para ir en busca de nuevos sabores y sensaciones. Así como de nuevos ingredientes. Conseguimos en este caso un tipo de ensalada que enriquece las posibilidades de un primero o un plato único, ganando en sabor sin perder frescor y convirtiéndose en una opción apetecible todo el año.   Además, en lugar de la presentación tradicional con plato de ensalada y tenedor, vamos a proponeros una solución sobre canapé que seguro sorprenderá a vuestros comensales. Os servirá así como entrante, plato para compartir, complemento de un plato principal o como plato único de una deliciosa cena… ¡Una ensalada no tiene por qué ser aburrida! Al revés, es un plato dinámico y lleno de posibilidades.   En primer lugar, empieza por preparar la cebolleta bien picadita. La zanahoria, previamente pelada, córtala en rodajas o taquitos. Corta el tallo de los champiñones, lávalos en abundante agua, escurre y trocéalos. Reserva las verduras, con los champiñones por separado.   Ten en cuenta que queremos que la ensalada sea vistosa así que no trocees demasiado los champiñones y la zanahoria.   ¡Ahora vamos con un poco de rock and roll! Una de las claves que distinguen una ensalada normal de una ensalada templada es algo de carne. Le dará más sabor y fuerza, además de esa sensación de plato recién hecho en boca. Y si pensamos en un ingrediente de carne que funciona a las mil maravillas en infinidad de recetas para ensaladas, ese ingrediente es el bacon.   Sin embargo, muchos de los consumidores habituales de ensalada buscan precisamente un plato sano y ligero. Por eso, prefieren no estropearlo con un ingrediente más calórico y graso como el bacon. Tenemos una solución perfecta: bacon de pavo, en lugar de cerdo (gama BienStar ElPozo). De este modo mantenemos el sabor y ahorramos un 70% de grasa. Por lo que es una opción perfecta para un plato bajo en calorías como la ensalada.   ¿Cómo lo prepararemos? Dora el bacon de pavo con un poco de aceite en una cazuela alta hasta que este adquiera un color tostado, este paso es muy importante ya que si conseguimos dorar bien el bacon le dará al plato un sabor mucho más intenso.  Una vez se dore, añade la cebolleta y la zanahoria, cuando estén blanditas añade los champiñones revuelve y cocina 2-3 minutos.   A las verduras añade las lentejas, remueve y cubre con el caldo. Cuece durante 30-40 minutos. Debes remover de vez en cuando e ir añadiendo más caldo según vaya siendo absorbido por las lentejas.   Transcurridos los 30-40 minutos, comprueba si las lentejas están bien hechas, no deben quedar muy pasadas, sino más bien “al dente”. En cuanto tengan la textura adecuada, retira del fuego y deja que se vayan templando. Si ya están en su punto y tienen caldo, escúrrelas.   Para el aliño, pon cuatro partes de aceite por una de mostaza y otra de vinagre, el perejil muy picadito, sal y pimienta al gusto. Puedes meterlo todo en un tarro con tapa para que sea más sencillo de mezclar, simplemente agitándolo. Finalmente, agrega el aliño a las lentejas y mézclalo bien.   Ahora lo presentaremos como un canapé sobre cogollos de lechuga o endivias, según el gusto de cada uno. Las dos opciones son válidas y riquísimas. Saca de los cogollos o las endivias las hojas y pon en ellas tu ensalada de lentejas.   Una precaución final. Si utilizas lenteja pardina no necesitas ponerlas en remojo, pero si eliges cualquier otro tipo de lenteja debes seguir las instrucciones de uso que encontrarás en la bolsa.   Seguid atentos las indicaciones para disfrutar de este plato sano, sabroso y diferente.   (Receta patrocinada)



COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)








Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services