Los amantes de la cocina

18-12-2007    |    Por Iñigo Zarauz



Cuando se habla de gastronomia, o de cocina en general, pocas referencias pueden encontrarse en relación con ese mundillo de aficionados a la cocina que, desde el anonimato, son los auténticos valedores de la buena gastronomía.

La importancia que reclamo para este grupo, no solo se basa en el hecho de que todos los animales se alimentan, mas unicamente los seres humanos, son capaces de modificar voluntariamente la alimentación, es decir, cocinar. De entre estos, hay quienes lo hacen por necesidad, y otros que le dedican una parte de su tiempo por simplemente afición a comer regaladamente.

La actividad culinaria es un proceso complejo que va desde la selección, preparación, mezclas y eventualmente la cocción de los alimentos, para finalmente presentar un conjunto de ingredientes en los platos de una mesa.

¿Como distinguir a los amantes de la cocina?

Veamos quiénes son:

a) Su tiempo es limitado, ya que de ordinario tienen un oficio o profesión y únicamente pueden dedicar a la cocina, una parte de sus horas de ocio. Bienaventurado quien llega a la jubilación con esta afición y la mantiene?

b) Son aquellos que disfrutan comprendiendo los planteamientos de los demás, están preparados para aprender de quienes más saben.

c) Tratan de aplicar la sencillez en las cosas que hacen, sin ostentaciones que saben que no les lleva a ninguna parte al estar lejos de los conocimientos de los buenos profesionales.

d) Se entusiasman con los descubrimientos en las condimentaciones, buscando las diferencias entre el perfume y los aromas de las especias y hierbas, que aprecian reencontrarse con las texturas, las formas, el colorido de los alimentos que les gustan.

e) Son los que no se conforman con las condimentaciones ?enlatadas?, aunque sin despreciar los avances tecnológicos en la conservación de los alimentos.

f) Si están cansados, son capaces de realizar una condimntación rápida y rica, como los huevos fritos. Si están relajados e inspirados con la musa de los fogones, se entusiasman con la creatividad y el tiempo pasa sin sentir?Les veréis abriendo su frigorífico, examinar su contenido, y disponerse a crear.

g) Disfrutan en su paseo por los mercados, y aunque no compren, se entretienen con los productos de temporada, comparan con experiencias pasadas, descubren alternativas para sus platos.

h) Para ellos no es una pérdida de tiempo el buscar, encontrar y desplazarse a una delicatessen para llevar a casa el producto exclusivo.

i) Pacientemente esperaran a la temporada de los hongos, de la anchoa y del bonito que aparecerá tras ellas, o del atún, de las trufas o de la becada, de los guisantes y de las habas, de las fresas y de las naranjas, etc?

Seguramente dejare en mi ?tintero? algún que otro calificativo, pero para poder disfrutar de esta afición, es preciso que se den determinadas circunstancias.

Hace poco me dirigía a un grupo de aficionados al buen comer que se iniciaban en la afición a los fogones, diciéndoles que:

?Cuando uno se mete en la cocina, es como escribir y poner en marcha un guión de cine, que sabemos como empieza pero no como termina? Disenamos y elegimos los protagonistas, el mensaje que queremos transmitir, pero desde la silla del personaje de director en que nos transformamos, hay que conjugar las variantes que surgen, la creatividad encuentra amplio campo de actuación, y generalmente de una condimentación a otra, siempre hay diferencias? No siempre se ganan los Oscars, y hasta los mejores cocineros fallan más de una vez.

La suerte que se tiene cuando la afición al buen yantar (que es como se define la gastronomía) se desarrolla en familia o con amigos es que al igual que en los deportes de aficionados, no es necesario ser el mejor. Cada uno tiene su handicap, y lo único que se le exige es saber comportarse en el campo??.

Bueno será que el entorno socio-cultural valore este tipo de actividades, como ciertamente ocurre en esta tierra donde me hallo, con sus txokos y/o sociedades gastronómicas. Que nadie piense que se tiene la exclusividad. Yo me he encontrado a lo largo y ancho de este mundo con gentes con esta misma afición, más o menos desarrollada en su entorno, pero con el mismo espíritu.

Se trata simplemente de dedicarle tiempo para formarse y para practicar. No es tan difícil?


COMPARTE   


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)




www.afuegolento.com ©1996-2016. Todos los derechos reservados. Textos legales
Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services