Vinos del mundo. El Jurançon

08-05-2000    |    Por Joan Berenguer Villar



El Jurançon blanco seco y el "moelleux" (meloso) se prodecen en las 700 ha. de viñas plantadas en las pronunciadas laderas, cara a la cordillera pirenaica.
El el siglo XIV los príncipes de Bearn y el parlamento de Navarra introducen la categoría "cru" según el valor de las parcelas, ello significó la primera tentativa de clasificación en Francia, mucho antes de los demás viñedos o de otras zonas vinícolas francesas, ello constituyó la primera protección para preservar la autenticidad de los vinos de Jurançon.

no lejos de Lourdes y de Biarritz, a una altitud mínima de 300 metros, las viñas se distribuyen por una cuarentena de kilémetros cara a la frontera pirenaica, la rara autenticidad de una tierras formadas por suelos arcillocalcáreos. Las viñas plantadas en terrazas se benefician de microclimas excepcionales asociando el rigor de las montañas, la suavidad oceánica y el calor meridional.

Las variedades especifícas y locales bien adaptadas a las condiciones climatológicas a base de cepas muy altas para evitar las heladas de primavera y granos muy resistentes. En primer lugar el gros Manseng 70% de la variedad de base de los jurançons melosos jóvenes.
El "petit" Manseng 70% de la variedad de pequeños granos muy aptos para la pasificación, producen los grandes Jurançon melosos que permiten un largo envejecimiento.
El Courbu, Camaralet, Lauzet con el 5% aportan notas aromáticas y especiadas.



Los suelos marinos al sur y los suelos terrosos al norte propician vinos blancos que acompañan perfectamente pescados y mariscos así como foie gras.
En el Jurançon seco el color es más o menos dorado verdoso. Jóvenes desarrollan aromas florales (acacia y fruto de la pasión). Con más edad encontraremos aromas de flores blancas, miel, tostados y de frutos confitados.

Según la selección de las uvas, la vinificación y el embotellado, los apreciaremos mejor jóvenes o bien adquiriendo la estructura básica para un largo envejecimiento.
Los vinos jóvenes embotellados en el invierno que sigue a la vendimia, los beberemos en 2 ó 3 años para aprovechar su fruto y su frescor.
Los grandes vinos con dos años de barrica antes de ser embotellados seran muy aptos para envejecer y será de 5 a 10 años para los blancos secos que con ello adquieren un "bouquet" de una rara distinción y de 15 a 25 años para "moelleux" melosos que presentarán un verdadero licor, a estos vinos se les llama también licorosos, pujante y suntuoso.

Los Jurançon secos se aconsejan para acompañar marisco, pescado al horno, pescado al grill o bien salseado.
los jurançon melosos se toman en aperitivo, acompañando el foie gras, el salmón ahumado, carnes blancas salseadas, los quesos de oveja de los pirineos y el queso roquefort.

TAGS    QUESO SALMÓN PESCADO MARISCO


COMPARTE   


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)



Joan Berenguer Villar

Promotor Gastronómico y comunicador

Desde 1972 ejerzo una intensa labor en los sectores gastronómicos en el Principado de Andorra. En su momento propuse y colaboré en la puesta en escena de diversas muestras gastronómicas en el país que dieron un impulso importante a la restauración. He estado vinculado a la prensa española especializada colaborando en diversos medios: Restauradores, Cocina Futuro, Afuegolento.com, así como en los medios andorranos, El Periòdic d’ Andorra i Andorra Radio y Televisión.




www.afuegolento.com ©1996-2016. Todos los derechos reservados. Textos legales
Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services