El aguacate


21-02-2013    |   


ARTÍCULOS



El aguacate es otra de las maravillosas frutas que llegaron a Europa con la conquista de las Américas. En concreto, esta especie es originaria del centro del continente que se convirtió en el Nuevo Mundo, y curiosamente hasta hace pocos años era un ingrediente poco conocido en nuestras cocinas.

Los aztecas lo llamaban "Mantequilla de los Bosques", y no iban desencaminados: con su aspecto exterior rugoso y verde oscuro, el aguacate cuenta con una pulpa de textura blanda y mantecosa de color verde amarillento que rodea a una semilla de gran tamaño. Y es que, como su semilla podría haceros sospechar, el aguacate es un fruto de un tamaño bastante considerable: suele medir entre 12 y 15 centímetros de largo, y tiene un peso que ronda los 150-400 gramos.   Procedente de un árbol originario de México, el Ahuacatl, cuenta con unas características nutricionales muy beneficiosas para nuestra salud. Aún sabiendo que su carne encierra hasta un 20% de grasas, éstas (o la mayor parte de éstas) son monoinsaturadas, lo cual quiere decir que son beneficiosas, al participar en la eliminación del colesterol y los triglicéridos. Su valor calóricos es, por esto, de unas 180 calorías por cada 100 gramos. Sin embargo, aunque pueda parecernos que su aporte calórico es excesivo, cuenta con numerosas vitaminas en su interior: A, para la vista y la piel; E, para la protección de los ácidos grasos; C, antioxidante; B9, imprescindible en la prevención de enfermedades del feto; y B6, importante en la labor de metabolizar las proteínas.   También debemos tener en cuenta que, aunque sus calorías sean elevadas y por ello no sea recomendable en casos de dietas hipocalóricas, esta fruta contiene paralelamente unos niveles de hidratos de carbono y proteínas muy escasos.   Así, el aguacate es un alimento ideal para introducir dentro de una dieta equilibrada, y además es aconsejable para niños en fase de crecimiento, embarazadas y personas diabéticas, al equilibrar los niveles de azúcar en sangre gracias a su alto contenido en grasas monoinsaturadas. Su bajo contenido en sodio, junto con sus cualidades contra el colesterol, lo convierten también en un alimento ideal para personas que sufren de hipertensión arterial y afecciones de corazón en general.   Además de su uso en alimentación, esta fruta exótica es también uno de los componentes principales en muchos productos de la industria farmacéutica y cosmética.  Las propiedades suavizantes del aceite de aguacate, extraído de su semilla, son muy utilizadas como ingrediente habitual de muchas cremas y productos para el cuidado de la piel y el cabello. Son utilizados especialmente para el cuidado del cutis y, por su riqueza en grasas, suelen ser recomendados para pieles secas o arrugadas.   Un problema muy común que nos frena a la hora de llevar esta fruta a nuestra cocina es que no sabemos muy bien qué hacer con ella. Sin embargo, no es tan difícil de utilizar. Todo aquel que quiera invitar al aguacate a entrar a su cocina podrá utilizarlo en ensaladas, con mariscos, acompañando a ahumados, en cócteles o en la típica y exquisita salsa guacamole. Es importante, eso sí, saber que no deben ser pelados ni troceados hasta el momento de comerlos, pues se oxidan y su aspecto empeora notablemente. Si no nos quedara más opción, podemos añadir un chorrito de limón a su carne para evitar que se ennegrezca.   Se trata de una fruta que puede degustarse sola o en compañía de otros ingredientes, creando recetas con un curioso y estupendo sabor que no es comparable a ningún otro.  

TAGS    Guacamole




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





A fuego lento

Desde 1996, el magazine gastronómico en internet




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services