Cake Pops, la última tendencia en las pastelerías


23-02-2013    |   


ARTÍCULOS



Los cake pops son pequeños dulces hechos a base de galleta o bizcocho que van sujetados en un palito, como si fueran una piruleta. Suelen ser redondos, cubiertos de chocolate y existen muchas formas de decorarlo por lo que son muy divertidos. A menudo, se preparan en fiestas de cumpleaños, bodas o cócteles, pues dan un toque muy especial a estos eventos y consiguen sorprender a los invitados.

Estos pequeños bocados cada vez son más demandados y ya podemos encontrarlos en muchas pastelerías de nuestro país. ¿Tienes ganas de probarlos? Si en tu pastelería más cercana aún no los tienen puedes hacerlos tú mismo, verás que es muy fácil y sencillo y además, podrás dar rienda suelta a tu creatividad.   Vamos a necesitar:   - 200 gramos de bizcocho - 100 gramos de queso mascarpone - chocolate para fundir o ‘candy melts’ - palitos de chupa chups   En primer lugar, hay que desmigar el bizcocho que puede ser comprado o artesanal. También, hay quien en vez de bizcocho utiliza galletas como las oreo y la verdad es que los cake pops quedan deliciosos.  Nosotros hemos elegido para esta ocasión el bizcocho pero si preferís galletas tan sólo tenéis que sustituirlo por éste.   Una vez que esté desmigado lo mezclamos con el queso para así obtener una masa homogénea. Otros utilizan mantequilla, nutella o leche condensada en su lugar. Cuando tengamos la masa vamos formando bolitas que no sean excesivamente grandes y una vez que estén todas listas, las metemos durante 15 minutos en el congelador. Hay que destacar que ya existen moldes de diferentes formas para hacer estos dulces, así que si puedes hacerte con ellos utilízalos.   Mientras tanto fundimos el chocolate o los candy melts. Estos últimos se venden en tiendas especializadas de repostería y los hay de diferentes colores pero, si no los encontramos, podemos utilizar chocolate para fundir sin preocuparnos, porque nuestros cake pops quedarán igualmente deliciosos.   El siguiente paso es muy importante. Una vez que tengamos el chocolate fundido sacamos las bolitas del congelador, mojamos la punta de cada palito en el chocolate y los vamos introduciendo en las bolitas para que así queden unidos. Para que estén  bien agarrados los volvemos a meter en el congelador durante diez minutos. Pasado este tiempo llega el momento más divertido, la hora de decorarlos. Volvemos a fundir el chocolate y vamos cubriendo las bolitas completamente. Las sacudimos con mucho cuidado para eliminar el exceso de chocolate y las pinchamos sobre un cartón o corcho para meterlas en la nevera. Antes de meterlas en el frigorífico y cuando el chocolate aún esté caliente, podemos decorarlas a nuestro gusto con fideos o azúcar de colores, perlitas o coco rallado.  Después de una hora estarán listos y será el momento de envolverlos en bolsitas transparentes y añadirles alguna tarjeta si se trata de una fiesta o un regalo especial.   ¿Te atreves con esta receta? Si tienes una fiesta o un regalo esta es la mejor opción, pues seguramente no dejarás indiferente a nadie.

TAGS    QUESO




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





A fuego lento

Desde 1996, el magazine gastronómico en internet




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services