Que no te apriete la Navidad


14-12-2009    |   


ARTÍCULOS





Se acerca otro cambio de año y, como es habitual en esta época, las cestas con dulces y licores están a rebosar en los supermercados y establecimientos del gourmet. Como novedad tenemos las primeras angulas, que tanto nos gusta preparar en estas fechas. Y a la vez está el apogeo de capones y pavos, de ahí la tradición de estas aves como eje de los grandes banquetes familiares, sin olvidarnos del cordero que junto con las ostras son dos de los productos más demandados.



Pienso que el último mes del año es un buen momento para empezar a cuidarnos. Por lo menos a mí me gusta hacerlo y creo que la cuestión más importante es prevenir antes que curar en la época de los excesos. Y, claro está, si lo hacemos vigilando el bolsillo será mucho mejor. Hoy en día podemos encontrar productos congelados magníficos. ¿Por qué digo esto? Básicamente porque me parece una postura errónea comprar un pescado fresco antes de que suba su precio para congelarlo después cuando en casa no nos va a quedar igual de bien ni contamos con unas pautas de sanidad cien por cien adecuadas para congelar productos. Además, si miramos bien, podemos encontrar verduras frescas, como los cardos por ejemplo, que tan típicos son para Navidad en muchas de nuestras regiones. Perfecto. Pero ¿qué os parece si lo compramos ya limpio, en botes o congelado? Un acierto.



Antes de que lleguen las bacanales gastronómicas, os recomiendo recorrer bien el mercado y fijaos en la cuarta gama donde hay productos muy interesantes. También hay unos pescados magníficos que verdaderamente pueden ocupar el puesto del besugo o la merluza y a un precio bastante inferior. Caballas, sardinas y bonitos nos pueden dar una alegría cuando otras piezas están tan caras. En carnes, ¿por qué siempre nos fijamos en el cordero o el pavo, y no en la pularda que está a muy buen precio?



Estas Navidades hay que comer a gusto. A veces nos empeñamos en comer almejas o langostas que resienten los bolsillos cuando hay unas conservas estupendas de navajas, (por dar un ejemplo). Hay que salir un poco del esquema que a veces nos ahoga y atrevámonos a buscar cosas nuevas, cambiar de cadena para ver las campanadas..., en fin, abramos los ojos y hagamos esos pequeños cambios en las costumbres que pueden ayudarnos a disfrutar más de las fiestas. Claro que pasaremos tiempo en la cocina elaborando con cariño la comida para la familia -es más, debe gustarnos hacerlo-, pero esta vez intentaremos que sean las horas justas y necesarias. El objetivo es pasarlo bien y compartir el disfrute de la mesa con las personas que tenemos. Por eso, terminando estas líneas aprovecho para felicitar la Navidad a todos los amigos de Hola.com con un consejo: no nos refugiemos tanto en qué comemos y más en cómo y con quién comemos. ¡Felices fiestas!

TAGS    MERLUZA SARDINAS PESCADO




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





A fuego lento

Desde 1996, el magazine gastronómico en internet




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services