Ziaboga, todo el País Vasco en uno


16-05-2008    |   


ARTÍCULOS





Hablar de cocina vasca es sinónimo de una gastronomía sabrosa, abundante y siempre elaborada con los mejores productos que dicha tierra y el mar que baña su costa regalan. Ahora, es posible satisfacer al paladar con un banquete según los parámetros del País Vasco sin salir de Madrid. Y es que los kilómetros que separan la capital, del norte se salvan dirigiéndose a Ziaboga (General Moscardó, 39, Madrid. Tel. 91 553 12 94 www.restauranteziaboga.com ), un nuevo restaurante donde deleitarse con los mejores manjares y apuntarse a una de las tres fórmulas que allí tanto se estilan: pintxos en la barra, menú tradicional en la sidrería y platos más elaborados en el comedor principal.

A la entrada, se encuentra la barra, de madera oscura, contrastando con el vivo azul de las paredes. Un ventanal llena de luz el espacio, y sobre una de las paredes cuelga una pizarra con los pintxos del día: bonito en escabeche casero, suprema de merluza con vinagreta de percebe, o brocheta de langostinos son algunas de las sabrosas especialidades que pueden acompañarse con un buen vino por copas. Todos los pintxos de Ziaboga se elaboran en el momento y el precio varía de 3 a 5 ? la unidad y se pueden encargar para llevar o para buffet de empresa. La barra tiene un horario independiente e ininterrumpido de 11.00 a 00.30 horas.

Al subir las escaleras y de frente, el comensal se encuentra con una auténtica sidrería vasca, tanto por su decoración como por su carta. Cuatro mesas y sus correspondientes bancos corridos invitan a compartir la comida con amigos o desconocidos; tampoco faltan dos barriles para los ?txot? de sidra (tradición de abrir un barril y beber toda la deseada), a 6 ?, y para acompañar esta típica bebida, las raciones más tradicionales de las vascongadas: txistorra de Larrasoaña, pimientos de Guernica, tortilla de bacalao, costilla asada... a un precio medio de 9 ?. Para los que prefieran darse un auténtico festín, la mejor opción es uno de los menús, que oscilan entre 30 y 40 ? por persona, se incluyen cuatro tapas más el postre por excelencia de las sidrerías vascas, queso, membrillo y nueces. Y por supuesto: toda la sidra o vino que uno quiera.

En esta misma planta pero a la izquierda, se sitúa el restaurante, donde reina una cocina tradicional vasca con platos elaborados a partir de recetas de toda la vida y con la mejor materia prima del mercado nacional. La carta presenta deliciosos entrantes como revuelto de hongos, caldo gallego con sus grelos y judías, txangurro a la donostiarra y distintas y apetecibles ensaladas, entre las que destaca la de la casa: mixta Ziaboga. Tampoco faltan los mariscos más frescos y entre los segundos, por supuesto, excelentes pescados, como merluza a la vasca, kokotxas y almejas en salsa verde, txipirones a lo Pelayo o el arroz con bogavante o carabineros para dos personas y que se ha convertido en la especialidad de la casa. Y selectas carnes: solomillo a la plancha, entrecot con sus piquillos, txuletón de buey o solomillo al foie con crujiente de ibéricos. Los postres son todos caseros: la tarta de queso o las deliciosas filloas constituyen el final idóneo.

Los vinos... a precio de tienda

En la carta de vinos, con 50 referencias, cobran gran relevancia los champagnes y tintos. Y sobre todo, conquista el precio: el de tienda, concretamente los mismos de la Enoteca Barolo. Tan sólo se suman 6 ? por el descorche. Pero, además, en el restaurante el cliente puede disfrutar del vino traído de casa, cobrando el descorche y si lo prefiere, puede guardar sus botellas en el local, teniendo así su propia bodega en Ziaboga, y consumir en cada momento el caldo que mejor armonice con la comida, o incluso comprarlo para llevar a casa, ya que además las 1.500 referencias con las que cuenta esta conocida enoteca, pueden pedirse en el restaurante, tanto para llevar, como para tomar en el mismo.

En Ziaboga el objetivo es dar bien de comer y fidelizar al cliente por la cocina y por el servicio. La idea ha sido llevada a cabo por: José Antonio Rodríguez, socio gestor, donostiarra de padre gallego, quien desde la infancia siente pasión por la cocina y el buen comer. De hecho, fundó el restaurante homónimo en Pasajes de San Juan (Guipúzcoa); Floren Hernández, maitre y primo de José Antonio, trabajó con él en el restaurante y otros lugares gastronómicos. Y por último, Ramón Castellano, gallego, hijo de mariscador y cocinero, es el tercer socio y jefe de cocina. El restaurante Ziaboga tiene capacidad para 30 comensales en el restaurante y 24 en la sidrería. Su horario es de 11:30 a 16:30 horas y de 20:30 a 00:30 horas. Cierra los domingos y tiene aparcacoches.

--
Información: Aires News Comunicación

TAGS    QUESO ARROZ MERLUZA VINO VINAGRETA LANGOSTINOS TAPAS




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





A fuego lento

Desde 1996, el magazine gastronómico en internet




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services