Entrevista a José Hidalgo


25-03-2011    |   


ARTÍCULOS



 

Por Conchi de Miguel

 

José Hidalgo es Doctor, Ingeniero agrónomo, diplomado superior en viticultura y enología. Actualmente imparte clases en la Universidad de la Rioja y es socio fundador de las empresas Tribal-Wines y Vinos Singulares. Ha asesorado a numerosas bodegas españolas y es autor de prestigiosos trabajos de investigación en torno al vino. Trabajo en todo el norte de España prácticamente, desde Galicia, Rías Baixas, Valdeorras, Ribeiro, Ribera del Duero, Rueda, Rioja, País Vasco, Valladolid, Cigales y algo en Cataluña, La Mancha y Mallorca.

 

Como ponente en el reciente Encuentro Terra de Vins, en Palma de Mallorca, abordó "La influencia del terroir en los vinos de calidad". En esta video-entrevista resume su mensaje y conocemos su opinión sobre otros temas en torno al sector del vino.

 

 

 

 

¿Cómo es el trabajo de un profesional como usted asesorando a tantas y dispares bodegas de Rueda, Rioja, Rías Baixas, etc.?

 

De entrada en estos momentos de mi vida el haber llegado a conseguir esto es un lujo, mis colegas y compañeros de profesión para llegar a esta situación hemos tenido que trabajar muchísimo. Llegas a este nivel a lo largo de rodar mucho y picar mucha piedra, como yo digo. Para mi desde luego es enriquecedor. Te encuentras con situaciones y retos muy diferentes, y el hacerlo mal, bien o mejor depende sobre todo de un concepto, que es respetar la uva. De alguna manera, cuando uno trabaja en una zona vitivinícola nueva por primera vez tiene que ver lo que hay, tener respeto hacia lo que está haciendo todo el mundo, sobre todo a lo que se ha hecho tradicionalmente, ver qué variedades tradicionales y formas de cultivo ha habido; y con toda esa información después cabe la pregunta: ¿Yo esto cómo podría mejorarlo? O mejor dicho: ¿Cómo podría actualizarlo, modernizarlo? De tal manera que el vino de esa zona que tiene esa serie de condiciones casi ocultas, se saque a la luz y que el público lo reconozca, que tenga una calidad, etc. Esa es la base del trabajo que normalmente hago, por un lado respeto a la zona, por otro ver qué quiere el consumidor y tratar de unirlos.

 

¿Qué recomendación daría a personas que estén pensando en introducirse en este mundo y elaborar vino?

 

Pienso que primero deberían tener una cierta formación académica para saber interpretar fenómenos en viticultura, es decir, cómo se comporta el viñedo y lo que es el cultivo de la vid; y en enología lo mismo, conocer las reglas fundamentales. Hay muchos centros dentro y fuera de España que se dedican a formar viticultores y enólogos. Luego el sueño de un enólogo suele ser siempre tener una viña, luego, que sea en una zona de cultivo vieja a ser posible, que tenga una tradición y de alguna manera también proyección hacia el futuro, y hacer un poco lo que yo hago que es, en base a eso, tratar de hacer una cosa verdadera y auténtica. Por ejemplo, en Mallorca, yo tengo como referente la bodega Ánima Negra, son gente que tienen formación en viticultura y enología, pero sobre todo gente que se ha enamorado de su tierra y de sus uvas autóctonas. Les ha costado mucho trabajo llegar al objetivo pero ahora mismo sus vinos están en la cumbre. Han trabajado mucho pero lo importante es que han creído y mantenido su idea clara y no han desmayado.

 

¿Entre todas las zonas en las que trabaja cómo ha visto afectar la crisis económica?

 

La crisis afecta al consumo y, por lo tanto, como el vino es consumo afecta y además es un producto que no es de primera necesidad. La gente no deja de comer pan pero puede dejar de beber vino. Entonces lo que se ha visto es que el consumo de vino ha bajado un poquito y sobre todo que ha bajado de precio, aunque no de calidad. Muchas bodegas han hecho el esfuerzo, ante el fenómeno de la crisis, de elaborar las mismas calidades con precios más bajos. Pero también esto va por sectores, dentro del de los vinos, los blancos de calidad que tienen características fuertes donde yo estoy, que es en Rías Baixas, Valdeorras, Ribeiro, prácticamente no han tenido crisis en estos dos últimos años, salvo algún problema comercial puntual. Sí he encontrado muchas más dificultades en tintos. Quizás la reconversión que ha venido de Europa entre los últimos diez y quince años ha hecho que todo el mundo se trasladara hacia el tinto y han dejado un nicho en el blanco, por lo que los que ya estaban en el blanco y haciéndolo bien no han tenido serios problemas. Yo vivo en La Rioja, también llevo alguna bodega allí, y se ve que el mercado más o menos se está empezando a recuperar, se está reactivando un poquito y esperemos que salga para adelante.

 

Ante la necesidad de esa recuperación, ¿queda alguna solución en manos del bodeguero?

 

No hay mucha, lo único hacer cosas pequeñas y originales como comentábamos antes. De hecho los trabajos que estoy desarrollando últimamente no son en bodegas grandes sino en pequeñas que hacen producciones muy cortas, vinos con mucha personalidad, con nichos comerciales muy reducidos y todo muy controlado, de tal manera que la persona que al final pone el dinero no se aburra de poner y el capricho, por llamarlo de alguna manera, sea defendible y se pueda asumir.

 

 

 

 

 Artículo relacionado:

Futuro y sostenibilidad del vino en el III Encuentro Terra de Vins

TAGS    VINO Rioja TINTO DE VERANO




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





A fuego lento

Desde 1996, el magazine gastronómico en internet




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services