La hora de tomar el té


31-10-2006    |   


ARTÍCULOS





Cuando empieza la temporada invernal, no hay cosa que me guste más que llegar a casa y prepararme un té bien caliente. Además, tomarse un té no es lo mismo que tomarse un café, es decir, al té le acompaña todo un ritual de preparación que forma parte también del placer que supone saborearlo después.
A mí en particular me gusta mucho el té negro, más aromático y suave que el verde, cuyo sabor es más áspero y amargo. Y del negro me encantan los que además de aroma tienen un ligero toque de sabor, sobre todo el de vainilla y el de canela.

El té es la segunda bebida más consumida en el mundo, después del agua. Los chinos consumen té desde hace más de 3.000 años pero en Europa no llega hasta el siglo XII.

El té verde y el té negro provienen del mismo árbol, la Camellia sinensis pero lo que varia entre ellos es el tratado de las hojas, es decir, el verde está formado por hojas no fermentadas ( se tratan las hojas después de la recolecta con vapor de agua y seguidamente se secan sin fermentar) al contrario que el negro, cuyas hojas han sido fermentadas ( se recogen la hojas y se dejan marchitar, se enrollan, se fermentan y finalmente se secan)
Por ese motivo, al té verde se le atribuyen más propiedades terapéuticas ya que mantiene más cantidad de polifenoles o sustancias antioxidantes que previenen la aparición de radicales libres, responsables del envejecimiento celular.
Además, el té presenta fluoruros en su composición y ello es interesante en la prevención de la caries dental.

Otras propiedades atribuidas al té son su efecto diurético, contribuye a la hidratación de la piel, por el sabor amargo que le confieren los taninos tiene efecto astringente y además posee un bajísimo valor calórico, muy a tener en cuenta como bebida que puede sustituir a los refrescos gasificados y azucarados.

Pero como nada es perfecto, también presenta algún inconveniente muy a tener en cuenta sobre todo si se padece anemia, y es que el té dificulta la absorción del hierro presente en los alimentos.

Y como siempre en alimentación y nutrición, tan malo es el exceso como el defecto así es que, se debe comer de todo pero no se puede abusar de nada.
Y para despedirme, yo les recomiendo que se preparen un té y que lo disfruten al estilo oriental, es decir, disfrutando únicamente el instante presente y recuerden que por algo existe una hora a la que desde hace muchos años se le dedica siempre el mismo acto:

? HA LLEGADO LA HORA DE TOMAR EL TÉ?

TAGS    CAFÉ




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





Fanny Pons




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services