Comida sana...vida larga


26-01-2000    |   


ARTÍCULOS





Primero, dejadme felicitaros a todos para este año nuevo, siglo nuevo, milenio nuevo.
Que sensación más curiosa me produjo el hecho de escribir por primera vez : enero de... 2000.
Haber hablado tanto del 2000, haber leído tanto sobre el 2000, haber esperado tanto del 2000 ! y ya estamos en ello sin que nos parezca haber cambiado nada.
El tiempo es igual, la gente tiene la misma pinta, el trabajo sigue idéntico, la comida sabe a lo mismo, los productos en las tiendas no cambiaron para nada... pues, ¿ que pasó en realidad? casi nada, sino más bien... nada de nada.
Hemos preparado las fiestas, hemos abusado de las delicias, de las bebidas, del baile y de la juerga, quizas un poco más o un poco mejor que otros años, pero realmente nada del otro mundo.
Finalmente no ibamos tampoco a comer dos cenas o dos almuerzos el mismo día por motivo del año 2000... eso es cierto, pero una cosa parece mas que comprobada : las píldoras que nos prometían los científicos para reemplazar la comida en el siglo 2000 no eran más que una utopía ! Y nos alegramos mucho ! ! !
Hoy en día se comprueba que el ser humano, cuando puede permitirse este lujo, quiere comer bien y dedica gran parte de su presupuesto familiar a la buena mesa. Ojala sea así muchos años más, muchos siglos más y porque no muchos milenios más.
Feliz año 2000 a todos los lectores y a la redacción de Afuegolento.
Hablando de las fiestas, ya es tiempo de sanear un poco el cuerpo de los posibles abusos de las últimas semanas.
Entonces os propondré lo típico para una buena « limpieza del organismo » de todas las maneras muy apetecible y sabroso.


Un buen día de ayuno
Para empezar, y si algunos tienen bastante valor, lo ideal sería una día completo de dieta a base de zumos de fruta naturales y de caldos de verdura.
Alimentarse únicamente a base de líquido durante 24 horas permite una buena asimilación de todo lo absorbido los días anteriores y permite aliviar el sistema digestivo y el hígado.
Algunos que otros preferirán hacerlo un domingo, tranquilamente en casa, y si pasan demasiado hambre podrán tomar 3 ó 4 yogures naturales sin azúcar a lo largo del día, así como 3 manzanas si los yogures no bastan.
Es un remedio de abuela bastante eficaz para limpiar el organismo y ayuda a tomar medidas de comida sana inmediatamente después, ya que el paso mas difícil es siempre aplicarse a sí mismo las decisiones saludables.
Las recetas que siguen hacen parte también de una dieta de reabilitación al vivir normalmente sin pasar hambre y recibiendo los nutrimentos esenciales al buen equilibrio alimenticio.


Puchero de pescado con verduras
Ingredientes : (por persona)
2 cucharadas de guisantes congelados
1 zanahoria, 1 cebolla, 1 rama de apio, 1 puerro,
œ vaso de vino blanco seco, œ limón
200 g de filetes de pescado (merluza, bacalao fresco, rosada,etc.)
1 cubito de caldo de pescado
sal, pimienta, laurel, 2 dientes de ajo, un poco de perejil.
Preparación
En un cazo, calentar un litro de agua con el vino blanco. Echarle la cebolla, el ajo, el cubito de caldo de pescado, 2 hojas de laurel y el perejil.
Cuando rompa a hervir, disminuir el fuego y dejar cocer 15 minutos.
Mientras tanto, pelar la verdura y cortarla en bastoncillos finos.
Lavar el pescado y cortarlo en lazos medianos.
Echar la verdura en el caldo y dejar cocer a fuego lento entre 5 y 12 minutos, según gusto y añadirle el pescado.
Cocer 5 minutos más y servir muy caliente sazonado con el zumo de medio limón.
Salpimentar según gusto.


Ensalada brasileña
Ingredientes (para 2 personas)
2 corazones de palmitos (de lata), 4 hojas de lechuga, 1 huevo duro,
1 cebolla pequeña, œ aguacate maduro, 2 rodajas de piña natural (o un poco más según guste)
salsa de soja, 1 limón, aceite de girasol, sal y pimienta
Preparación
Lavar, cortar las hojas de lechuga y ponerlas en el fondo de un plato hondo.
Cortar en tiras el aguacate, en rodajas los palmitos, en 4 el huevo duro y en cubitos la piña.
Repartir todos estos ingredientes en los platos hondos y dejar en el frigorífico un momento.
Mientras tanto preparar la salsa :
En una taza, exprimir el zumo del limón y mezclarlo bien con 2 cucharadas de aceite de girasol, hasta darle un poco de consistencia.
Añadirle una cucharada de salsa de soja y si le apetece unas gotitas de tabasco.
Salpimentar. Repartir la salsa encima de los platos y comer bien fresquito.

TAGS    HUEVO MERLUZA PESCADO VINO




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





Evelyne Ramelet




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services