DESDE MALLORCA


28-09-2014    |   


ARTÍCULOS



Después del verano es la misma isla la que parece querer recuperar su estado natural ,han sido meses de mucho movimiento un ir y venir de gente queriendo saborear la isla en todas sus formas, el sol  nos ha iluminado con intensidad y los cocineros hemos sudado más que una gota. Ahora viene el tiempo para un visitante más relajado que no busca tanto la playa y si más la esencia de Mallorca.

Los primeros síntomas para darnos cuenta de que el verano llego a su fin es pasearse por el mercado y fijarse que las Llampugas se presentan el los mostradores de las pescaderías, los esclatasangs  (níscalos) ocupan una gran parte del surtido de verduras, las vendimias han comenzado y con ellas la posibilidad de probar uno de los platos de este momento, los fideos de vendimia de Binisalen. o  rumorear donde serán las primeras matanzas privadas del porc negre . Mallorca se prepara para  saborear el otoño de forma pausada.

Los establecimientos de verano empezaran a cerrar sus puertas y los cocineros aprovecharemos para dedicar el tiempo a prepararnos para la próxima temporada, tendremos tiempo de organizar cursos, escribir pequeñas notas, visitar a nuestros colegas y atender al cliente más gourmet.

Llevo ya una década en la isla llegado del país vasco y no dejo de sorprenderme de la variedad gastronómica que hay debido a la cantidad de cocineros llegados de otros lugares y que están elaborando una cocina realmente personal, algo tiene la isla que nos cautiva, la luz, el clima, su fisonomía,  un lugar por el que todos los cocineros que conozco nos sentimos atraídos.

Quiero reseñar el trabajo tan interesante que estan realizando los cocineros mallorquines recuperando la esencia de la cocina mallorquina y colocándola junto con el producto en el lugar que se merece.

En fin que Mallorca tiene mucho que contar  y seguiremos contando, mientras tanto os dejo una receta muy sencilla  y muy rica del  plato quizás más conocido de la isla, una coca de cebolla con las últimas sobrasasdas del año y una confitura  de albaricoque que preparamos en primavera, una versión de la coca con producto de la isla.

Receta:

Para la masa de la coca:

250 gr de harina de fuerza

100 gr de agua templada

100 gr de aceite de oliva 

15 gr levadura prensada

Una pizca de sal

Amasar la  harina con el agua y el aceite, diluir la levadura con una pequeña parte del agua y añadir al final junto con la sal. Debe de estar homegéneo que no se pegue pero humeda.

Reposar 20 minutos antes de colocar en la placa.

Cebolla cruda macerada durante 30 minutos con romero, pimentón, sal y pimienta 

Sobrasada

Confitura de albaricoque

Hornear la masa estirada en una placa durante 15 minutos a 150 º, repartir la cebolla macerada y hornear  30 minutos a 160º.

Una vez fuera del horno repartir un poco de sobrasada y confitura de albaricoque.

TAGS    TINTO DE VERANO




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





Julio Garmendia

Chef Garmendia Catering Pasión por la gastronomía




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services