BAKLAWA GRIEGO


11-07-2015    |   


ARTÍCULOS



    La cocina griega se ha convertido sin duda en la cuna de la dieta mediterránea, y es que, el país helénico aparte de ser popularmente conocido por sus excelentes productos de la tierra y el mar, también se caracteriza por sus irresistibles duldes, ya que en este país es tradicionalmente popular tomar este tipo de dulce a cualquier hora del día principalmente después de cada comida, acompañado de una pieza de fruta o de un buen café griego.

    Dulces como Amygdalotá, Halwás, Kataifí o Baklawa, elaborados principalmente a base de almendra o frutos secos y bañados a su vez por un jarabe (almíbar de glucosa) o miel y recubiertos por una fina capa de semillas de sésamo tostado, hacen de Grecia... un país por conocer.

    La historia del Baklawa data de tiempos remotos. Aunque no se sabe muy bien cual es su verdadero origen, se dice que remonta a fines del S.VII a.c., y según los escritos, se puede comprobar que los asírios ya elaboraban este tipo de dulce, compuesto principalmente por finas capas de masa (pasta filo) pinceladas con mantequilla fundida y recubierta a su vez con frutos secos en su interior y un toque aromático a canela y nuez moscada. Repitiendo así este proceso entre capa y capa, hasta obtener el número deseado de capas.

    Ya en la primera mitad del s. XV, sería cuando los principales mercaderes griegos, desembarcando en casi todos los puertos, lo introdujeran en Atenas.

 

    Son numerosas las versiones que conocemos del Baklawá, debido a la gran descendencia que ha tenido este tipo de dulce en estos últimos años, pero yo os voy a dar la autentica versión griega, que es la que me enseñaron a mí en mi viaje gastronómico al país helénico.

 

Ingredientes:

 

- 1 rollo de láminas de masa filo ( de venta en cualquier supermercado)

- 100g de almendras

- 100g de nueces

- 100g de pistachos

- 100g de avellanas finas

- mantequilla fundida

- canela al gusto

- nuez moscada al gusto

- clavo molido al gusto

almíbar

- sésamo tostado

- azúcar glace

- azúcar lustre

 

Elaboración:

 

    Disponemos una lámina de pasta filo y pincelamos con mantequilla fundida. Añadimos los frutos secos previamente machacados y especial al gusto. Acto seguido añadimos azúcar glace y disponemos otra lámina de pasta filo y repetimos el paso anterior (y así sucesivamente) hasta obtener las capas deseadas. Una vez que disponemos de todas las capas, procedemos a enrollar hasta obtener una forma cilíndrica. A continuación disponemos en una placa de horno y horneamos a 180 o 185ºC durante 30 o 35 minutos.

    Una vez fuera del horno, dejamos enfriar y añadimos el almíbar y el sésamo tostado al gusto.

 

    NOTA: Se puede dar la forma que se desee o bien dejarlo en forma rectangular para después dividirlo en porciones.

    Una forma de presentación es acompañarlo con una salsa de vainilla y frutas de temporada.

 




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





Raúl García Jiménez

Cocinero. Asesor gastronómico. Articulista de cocina ecológica y más...




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services