Inés, de vencedora a vencida


04-11-2014    |   


ARTÍCULOS



La gallega, que la semana pasado venció en la Última oportunidad a Fran, uno de los favoritos, abandona el concurso tras una dura prueba final en la que no supo cautivar al jurado con su plato.   Cádiz se convirtió anoche en el primero de los escenarios que pisaron los concursantes de Top Chef. Unas salinas repletas de doradas anunciaban que el programa iba a comenzar pasado por agua y el propio Chicote apuntaba que el que quisiera la inmunidad tendría que “mojarse”. Un cocinero de excepción animó a los concursantes en esta primera prueba, Ángel León, propietario de una estrella Michelín y Premio Nacional de Gastronomía.   Y así comenzaba la lucha por el ansiado brazalete. Todos los concursantes, red en mano, se introdujeron en las salinas dispuestos a pescar la mejor dorada. Marc era el primero en hacerse con el escurridizo pescado, seguido de sus compañeros.  El objetivo ahora era cocinar la dorada viva a la brasa y así conseguir el plato más jugoso. Para ello, debían llenarle al animal las agallas de sal con el objetivo de que este la bombeara en su interior y lograr, de esta manera, el punto exacto de sal.   Tras 45 minutos llenos de carreras y altercados, los platos estaban listos, lo mismo que las guarniciones. Chicote y Ángel eran los encargados de probar los platos y emitir una valoración en la que Inés y Víctor se adelantaban a sus compañeros por sus especiales habilidades con las brasas. Una vez finalizados los elogios, era el valenciano el que se llevaba la inmunidad por primera vez desde el inicio del programa.   De las salinas, los concursantes se trasladaron al restaurante de Ángel León, Aponiente, para probar su conocido menú. El prestigioso cocinero lanzó la invitación al finalizar la primera prueba, pero lo que los concursantes no sabían, es que la segunda prueba se escondía tras esta visita. Todos y cada uno de los participantes en Top Chef tendrían que reproducir sin recetas los platos probados durante la comida, solo con su memoria culinaria.    Tres parejas se enfrentarían reproduciendo, cada una de ellas, uno de los tres platos ofrecidos por Ángel. Víctor e Inés realizaron el primer plato, compuesto por una tortilla de camarones, una falsa anchoa hecha con pechuga de pichón marinada en sal de anchoas y una empanadilla de plancton con calamar crudo. Peña y Marc se enfrentaron a unos callos marineros hechos a base de piel de atún y piel de raya. Por último, eran David y Carlos los que más problemas encontraban en su plato, unas papas con choco y sus interiores.   El jurado formado por el propio Ángel León y los trabajadores de Aponiente juzgaron los platos de los concursantes y decidieron que el equipo formado por Peña y Marc se salvaba de la expulsión. De esta manera, Inés, Carlos y David se iban a ver las caras en la Última oportunidad.   Top Chef es un programa que destaca por sus sorpresas y, en esta ocasión, no podían ser menos. La prueba que expulsaría a uno de los concursantes no iba a ser fácil. ¿El objetivo? Cocinar una cabeza de atún.   Hubo muchas idas y venidas a la despensa y el caos fue uno de los protagonistas de la prueba. Carlos estaba desorientado, mientras que David, con su galete, se mostraba totalmente seguro. Finalmente ni uno ni otro, el plato de Inés era el que menos convencía al jurado en su cata a ciegas. La gallega escuchaba la temida frase: “Inés, coge tus cuchillos y vete”.

TAGS    PESCADO Top Chef




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





A fuego lento

Desde 1996, el magazine gastronómico en internet




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME








www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services