¿Bares y restaurantes con o sin humo?, ésa es la cuestión


18-01-2010    |   


ARTÍCULOS



El comité contra el tabaquismo, encabezado por profesionales de la salud, inicia en España una campaña por los espacios libres de humo mientras otro sector, representado por la FEHR, apoya la ley antitabaco vigente y advierte de que la prohibición total será la ruina de la hostelería



En España, el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), integrado por médicos de todo el país, ha lanzado la campaña "212.000.000 de europeos viven sin humo, ¿por qué nosotros no?", dirigida a que la población tome conciencia de los efectos negativos que produce la exposición involuntaria al humo del tabaco, lamentando no contar con una ley más restrictiva.

Según el vicepresidente y portavoz del CNPT, Rodrigo Córdoba, el comité insistirá en que la ciencia y la ciudadanía colaboren para que la anunciada revisión de la Ley del Tabaco llegue a ser una verdadera herramienta de Salud Pública, algo que no perjudicaría los intereses de la hostelería, según reiteró este médico atendiendo a la experiencia de otros países.

Así mismo, Joseba Zabala, representante de la Asociación Vasco-navarra del Comité y coordinador del grupo de dinamización de la campaña, aseguró que países como Irlanda, Italia o Francia, con una ley antitabaco más avanzada que la española, vieron incrementada la frecuencia de clientes a sus establecimientos tras el endurecimiento de la normativa y la ausencia de locales en los que se permitiera fumar. "No consta que los hosteleros hayan salido perdiendo -añadió- ni tampoco que este sector tuviera actitudes negativas ante el cambio de norma".

Sin embargo esta postura no coincide con la de la Federación Española de Hostelería (FEHR), que este lunes 18 de enero, representada por su presidente José María Rubio, junto con los presidentes de la Asociación de cadenas de Restauración,



Bernardo Rodilla, de la Asociación de Hostelería de la Comunidad de Madrid, Tomás Gutiérrez, la Asociación Madrileña de Empresarios de Restauración, Rafael Andrés Lorente, y la Asociación de Empresarios por la Calidad del Ocio Nocturno, Dionisio Lara, han explicado que las razones de la oposición de los hosteleros españoles a que se modifique la vigente ley de medidas sanitarias contra el tabaquismo para imponer una prohibición total de fumar en todos los establecimientos de hostelería son las graves pérdidas económicas que esa medida provocará en las empresas del sector, sobre todo en los pequeños negocios familiares que son gran mayoría.

Las pérdidas se producirán, según han explicado, porque una parte importante de la clientela (en torno a un 40% - 45%) el consumo de productos hosteleros está vinculado al consumo de tabaco y, por tanto, una prohibición total conlleva una menor demanda con la consiguiente caída de ventas.

Según los hosteleros, eso es lo que ha pasado en Irlanda, único país de la Unión Europea en el que está vigente la prohibición total de fumar que se impuso en 2004 para todos los establecimientos de hostelería irlandeses y, según los últimos datos oficiales de la de la Oficina Central de Estadística de ese país, entre 2003 y 2007, han cerrado el 8,6% de los restaurantes y el 24% de los bares. Por su parte, el Ministerio de Sanidad, en el dossier informativo que ha enviado al Congreso de los Diputados para la reforma de la ley antitabaco, únicamente dice de Irlanda que "en el año siguiente a la aprobación de la ley, los ingresos del sector hostelero se redujeron un 3,3%, menos que en los tres años previos a la prohibición".

Según las estimaciones de la Federación Española de Hostelería y de las 75 asociaciones que la integran, en España la prohibición provocará una menor frecuencia de visitas en un porcentaje importante de clientes (fumadores y no fumadores, ya que lo normal es acudir en grupo) y una caída de las ventas, que en los restaurantes se situaría en torno a un 7% y en los bares y cafeterías entre un 10% y un 15%. Para los locales de ocio nocturno se señala un impacto negativo incluso superior al 15%.

La propuesta del Ministerio de Sanidad se produce en medio de la profunda recesión que padece el sector y que hace de este momento el más difícil de los últimos 15 años. Según datos del Instituto Nacional de Estadística, las ventas del sector de restauración, a lo largo de 2009, han sufrido una caída media del 8% con relación al año 2008, año en el que, a su vez, se registró una caída media del 6% con relación a 2007. Esto significa una tasa acumulada de caída de ventas del 14% en el conjunto del sector de restauración desde que eclosionó la crisis.

Pero el impacto no ha sido igual en todos los grupos de empresas: mientras algunas cadenas de comida rápida informan que mantienen el nivel de ventas de otros años o que incluso tienen crecimientos del 2%, las microempresas de bares presentan caídas de ventas que superan el 25%. El ocio nocturno es otro de los grandes perjudicados, con caídas de facturación también en torno al 27%.

El grupo más afectado será el de bares, constituido en su gran mayoría por microempresas familiares. Es el sector más característico de la hostelería española, el más débil por su atomización y exceso de oferta, pero también el más importante. La producción de los bares en 2008 fue de 59.000 millones de euros, lo que equivale al 46% de la producción total de la hostelería, incluido el alojamiento.

La hostelería aporta un 7% al PIB de España y sólo los bares un algo más del 3%. Por eso, el descalabro que sufrirá este gran grupo de pequeñas empresas se dejará sentir en el conjunto de la economía del país.

Y a esto habría también de sumarse el impacto indirecto en los sectores de alimentación y bebidas que tienen en la hostelería su principal canal de comercialización, como el café y la cerveza, que destinan a la hostelería el 70% de su producción.

Los dirigentes de FEHR y de todas sus asociaciones se están dirigiendo a todos los poderes públicos, tanto al gobierno central como los gobiernos autonómicos y partidos políticos para pedirles que tengan en cuenta el grave perjuicio que la prohibición total causará a la economía y el empleo y que se mantenga la ley actualmente vigente, que es una buena ley, que se adapta a la realidad social y de la hostelería de nuestro país.

Su entrada en vigor ha significado un cambio muy importante: antes de la ley el espacio hostelero destinado a las personas no fumadoras no llegaba al 0,5%; hoy el espacio libre de humos supera el 50% del total.



¿Te gusta este artículo? Comenta en el foro

TAGS    CAFÉ CERVEZA




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





A fuego lento

Desde 1996, el magazine gastronómico en internet




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services