Una historia de foodtruck, un viaje a Bruselas y una receta de mejillones


22-05-2015    |   


ARTÍCULOS



 

Ya está aquí, ya llega. En breve empezará un programa de televisión de cocineros al volante producido por uno de los mejores canales de España en el que se buscará el mejor foodtruck de la carretera, con un participante expulsado cada programa. Espero que  los jurados sean buenos críticos y los motiven mucho. Yo decliné participar como jurado pues tenía ya un compromiso con otra televisión y la palabra hay que cumplirla, pero quiero agradecer a Macarena, Esther y a todos los que pensaron en mí para participar; con eso ya estoy feliz. Y ahora que sé que mi gran amigo Arrechu será mi suplente, más. ¡Felicidades, hermano!

Cambio de tema. Estuve en Bruselas en la cata de productos para sacar el ITQI (International Taste & Quality Institute), que consiste en dar estrellas para que las marcas puedan decir “un grupo de cocineros han probado nuestros productos y les han dado una estrella o dos o tres porque les gustaron”. El criterio principal que se sigue es que sea rico, que uno piense para sí “esto me lo llevo para casa”: huele bien, tiene buen sabor y buena textura. Por cada uno de esos aspectos le das unos puntos y si no te gusta puedes añadir unas anotaciones.

Puede tratarse de un producto que funciona muy bien en su país pero ves que para un público europeo no funcionaria; o también puede ser simplemente malo, que los hay. A veces parece que dicen “vamos a ver si se lo colamos”, pero si miras a tu alrededor ves las caras de los demás miembros del jurado y sabes que estás cerca de lo que opinan otros. En este concurso nunca estás con compañeros de tu país, sino que nos intercalan. En los tres días que dura se suelen catar entre todos unos 180 por cocinero y grupo, o sea que se catan más de 700 entre todos, productos que van desde una mantequilla hasta aceite o caviar.

Dejando de lado el concurso pero sin salir de Bruselas: cómo son de piratas los taxistas de esta ciudad. Hay que informarse bien y poner el GPS porque sino te pasean de más y te la clavan.

Hay sitios interesantes para ir a comer que ya contaré, pero lo más bonito es su Ayuntamiento y las galerías de la Reina, donde están las chocolaterías más importantes: Darcis, Galler, Au Manon d'Or, Godiva, Corné, Marcolini... Todo el mundo sabe que el chocolate belga es delicioso, así que atacad, que un día es un día -yo compraba un bombón de cada tipo para probarlos-.

Luego está la ruta de la cerveza. En Bélgica se producen más de 600 cervezas distintas: desde la cerveza rubia servida en un vaso largo con fondo grueso para conservar su sabor hasta la negra clásica consumida en una copa tipo globo. Las cervezas afrutadas, por otro lado, están cada vez más en auge con sus recetas a base de frutos rojos, miel o cítricos.

Al lado está un típico local, La mort subite, un lugar para tomar sus cervezas de sabores y su pâté de lengua. Yo recomedaría ir a tomar un bogavante a la calle de al lado y hacer unas risas con sus bandejas variadas. ¡Ojo, no es  Galicia! Si esperáis algo así, dejadlo correr.

Aprovechando que estamos aquí, propongo una rica receta de mejillones:   

Ingredientes

 

  • 1 K de mejillones
  • 3 dientes de ajo
  • 2 cebolletas
  • 2 tomates maduros
  • 1 cuchara de estragón
  • 1 cayena poco picante
  • 1 dl de brandy
  • 1 cuchara de harina
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • Sal al gusto


Elaboración

 

  1. Picamos muy fina la cebolla, pelamos los ajos y los picamos y rallamos los tomate.
  2. Limpiamos los mejillones y les quitamos la barba.
  3. Pon una cazuela a fuego lento y echa aceite. Cuando el aceite esté caliente añade la cebolla y los ajos para que se doren.
  4. Le echamos la cayena (si te gusta el picante la rompes en trozos).
  5. Lo sofríes todo durante 3 minutos aproximadamente, hasta que la cebolla esté transparente.
  6. Ponemos la harina, rehogamos y ponemos el brandy a reducir. Añadimos el tomate y el estragón y lo sofreímos.
  7. Antes habremos cocido y abierto los mejillones. Quitamos una concha y del caldo de los mejillones que habíamos reservado, echamos  un vaso pequeño en la cazuela de la salsa.
  8. Lo dejamos un par de minutos, ponemos sal, lo pasamos por un colador, ponemos en una cazuela y calentamos.
  9. Ahí, echamos los mejillones, los trabajamos con cuidado para que no pierdan la concha, lo dejamos reposar y listo.

TAGS    CAVIAR CERVEZA




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)






Koldo Royo

Cocinero, asesor, impulsor del movimiento food truck y más
www.koldoroyo.com
CV Koldo Royo




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services