David y Marc a la final


11-12-2014    |   


ARTÍCULOS



El nivel volvía a Top Chef después de varias semanas ausente. El programa comenzaba con los cocineros trabajando junto a Chicote, Susi y Yayo y finalizaba con una prueba a base de corazón apadrinada por Martín Berasategui.   A un paso de la gran final de Top Chef los nervios y la crispación se percibían entre Marc, David y Fran. Uno de ellos se quedaría a las puertas de ganar el concurso. Tres cocineros para tres concursantes, así comenzaba la primera prueba. Cada uno de los participantes trabajaría junto a uno de los miembros del jurado. Estos comenzarían un plato que los semifinalistas deberían acabar sin poder usar nuevos ingredientes e intuyendo qué habían querido hacer con él sus mentores.   Chicote marcaba un caldo intenso de pintada, cuya pechuga preparaba con láminas de jengibre. Además, le dejaba a Marc los ingredientes para preparar un salmorejo de vainilla. El catalán no era capaz de ver esta unión y marinaba la pechuga por un lado y le añadía un salmorejo que no acababa de casar con el plato.   Yayo le dejó a Fran una vieira lista para que la marinase en sal, cebollino picado y una masa preparada. ¿El objetivo? Realizar un carpaccio de vieiras con un aliño crujiente que Fran interpretaría como un ceviche de vieira pasado de comino. Nada que ver con la idea del gallego.   Susi se decantaba por un plato de espardeñas con toques de frutos secos y langostinos. David se quedaba anonadado al ver la mesa ya que no conocía alguno de los productos que Susi le había dejado. Aun así, creó un plato aceptable, aunque pasado de ajo, que le hizo ganador de la prueba.   La siguiente prueba, la que enviaría a uno de los concursantes a la final, consistía en realizar un faisán relleno al estilo clásico. Sobre la mesa había tres animales, uno desplumado y deshuesado, otro únicamente desplumado y otro con un largo trabajo por delante. El privilegio de David le permitía elegir el faisán que cocinaría tanto él como cada uno de sus compañeros.    El cocinero eligió el primero y repartió el segundo y el tercero entre Fran y Marc respectivamente. Aun así, se ofreció para ayudar a Marc con el desplume, un gesto que el catalán rechazó empleando las malas formas a las que nos tiene acostumbrados. El jurado de esta prueba estuvo compuesto por los profesores de cocina de cada uno de los concursantes, que decidieron que sería David el primero de los finalistas de esta edición de Top Chef.   Martín Berasategui se convertía en el padrino de la Última Oportunidad que elegiría al segundo finalista. En 60 minutos tanto Marc como Fran tenían que recrear el pato por el que decidieron dedicarse a la cocina.  El primero se decantó por una experiencia que adquirió durante su estancia en el Bulli: una adaptación que Ferran Adrià del gargouillou de Michel Bras –un plato a base de verduras tratadas en texturas–. El segundo eligió las lentejas estofadas de su madre.   Ambos convencieron al jurado y llegaron a emocionarlos. A pesar de eso Marc conseguía superar las lentejas de sus compañeros y se quedaba con la plaza que quedaba libre en la final.

TAGS    LANGOSTINOS Top Chef




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





A fuego lento

Desde 1996, el magazine gastronómico en internet




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services