¿Croquetas de la abuela o ternera con miel y espuma de boniato?


08-11-2014    |   


ARTÍCULOS



Algunos considerarán que la segunda opción es mucho más apetecible y atractiva que las conocidas y nada sorprendentes croquetas de la yaya. Otros, por el contrario, se decantan sin lugar a duda por los sabores de toda la vida, la cuestión es ¿cocina tradicional o de vanguardia?

Es una pregunta con tantas respuestas como platos cocinados de una forma u otra.

La cocina tradicional, la que siempre echamos en falta cuando nos vamos de casa (¡viva los tuppers!), cumple una función básica: alimentarnos. Aún así, este tipo de gastronomía está acompañada de algo muy importante: tradición. La paella que prepara nuestra madre los domingos siempre va a ser completamente diferente a cualquier otro plato similar que probemos. Ella lo cocina siguiendo la receta que su madre y su abuela ya habían utilizado anteriormente. Por lo tanto, detrás de esos platos hay más que una serie de ingredientes. Hay recuerdos y costumbres. La cocina típica forma parte de la cultura de un lugar, habla de él y por lo tanto no puede olvidarse o desvalorizarse.

No hay que infravalorar tampoco a la cocina moderna. La primera impresión que ésta causa en muchos es la de “un enorme plato para un insignificante bocado”. Sin embargo, esta forma de cocinar no existiría sin la cocina tradicional, que es su gran base. La cultura gastronómica de España cuenta con excelentes ingredientes repartidos por toda la geografía del país. Materias primas que no pueden quedar aisladas o inmóviles. Esta enorme oferta culinaria ha de crecer y enriquecerse y la cocina de vanguardia es su mejor aliada. Este “método” de preparación de los alimentos no sólo innova con lo que ya posee, sino que también toma prestados de otros pueblos sus aromas, sus carnes y pescados, sus especias y sus modos de cocinar para obtener auténticas exquisiteces.

La cocina de innovación es, por lo tanto, un aspecto positivo para nuestro país, pues ésta ha sabido explotar favorablemente nuestros productos tradicionales y darlos a conocer internacionalmente, aportando además, un sello de calidad a todos ellos.

En definitiva, para quien comer sea todo un placer y no solo el simple acto de alimentarse, será igual de placentero disfrutar de una tortilla española tras una larga temporada fuera de casa, como atreverse a probar el plato más novedoso y extraño de la carta de un restaurante.

TAGS    ENSALADA CROQUETAS paella




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)






A fuego lento

Desde 1996, el magazine gastronómico en internet




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services